Sala Segunda

 

AGUINALDO Y SALARIOS SON

DERECHOS LABORALES INDEPENDIENTES

 

·       Cálculo de aguinaldo debe comprender salario base, comisiones, bonificaciones, horas extras y salario en especie.

·       Ex gerente gana demanda laboral a empresa privada.

 

 

Andrea Marín Mena

Periodista

 

Reafirmar el derecho de los trabajadores de que el cálculo de su aguinaldo comprenda el pago de de las comisiones, bonificaciones y salario en especie, fue lo que estableció la Sala Segunda de la Corte luego de resolver una demanda laboral.

La resolución 2008-000840 indica que no es correcto ver el aguinaldo como un “décimotercer mes”, pues este extremo laboral y el salario son derechos independientes de los trabajadores.

Para el Alto Tribunal de Casación Laboral, los términos de una contratación deben ser lo suficientemente claros por razones de seguridad jurídica, máxime porque el aguinaldo es un derecho irrenunciable. 

 “…Resulta incorrecto el proceder de la accionada de dividir el salario base anual entre 13 mensualidades, teniendo por incluido ahí el aguinaldo, por cuanto el aguinaldo y el salario son dos derechos laborales independientes (pese a que comúnmente se conozca al aguinaldo también como “décimo tercer mes”)”,  puntualizó el fallo.

Para el Alto Tribunal de Casación Laboral, los términos de una contratación deben ser lo suficientemente claros por razones de seguridad jurídica, máxime porque el aguinaldo es un derecho irrenunciable. 

 “…si en la retribución pactada el empleador tiene como objetivo considerar incluido el aguinaldo en el monto fijado, así debió especificarse a la hora de contratar y no al liquidar con la finalidad de abstenerse de otorgar suma anual por ese rubro.  Para calcular el aguinaldo se toman en cuenta tanto las remuneraciones ordinarias como las extraordinarias (comisiones, bonificaciones, horas extras, salario en especie, etc.) devengadas de diciembre de un año a noviembre del siguiente, de conformidad con la “Ley de Pago de Aguinaldo a Servidores de la Empresa Privada”, señalaron los magistrados laboristas.

La demanda laboral que dio paso a este fallo, la presentó en setiembre del 2004 un hombre de apellido Villalobos contra una empresa privada para la cual laboraba.

El accionante, quien se desempeña como Gerente de Canales de Distribución de la compañía, solicitó el pago de los montos retenidos y omitidos por concepto de comisiones, vacaciones adeudadas, las diferencias no pagadas por concepto de aguinaldo, preaviso, auxilio de cesantía, entre otros

Alegó que durante la relación laboral su salario estaba compuesto por el salario base, las comisiones y bonos (que ascendían a un 120% del salario base), así como el salario en especie que comprendía seguros de vida y gastos médicos de carácter internacional, servicio de Internet en la casa de habitación y teléfono celular.

Sin embargo, con el tiempo la empresa varió el sistema de comisiones reduciéndolas significativamente, además de que creó el concepto de “comisiones negativas”, que no fueron pactadas desde el inicio y que establecía que si un cliente devolvía algún producto, la comisión se rebajaba al vendedor.  Además de se le retuvo el pago de una importante comisión.

La compañía demandada alegó que ellos ofrecieron condiciones laborales determinadas objetivamente y predefinidas, las cuales siempre fueron aceptadas por el actor, en las que se le ofreció al actor un jugoso salario base, un sistema de remuneración variable que comprendía un sistema de comisiones, definido en función de los objetivos y productos de la empresa y con una duración anual.

El Juzgado de Trabajo del Segundo Circuito Judicial de San José declaró parcialmente con lugar la demanda interpuesta por Villalobos  y condenó a la compañía al pago de comisiones adeudadas por un monto de ¢34 millones, además del preaviso, cesantía, vacaciones, feriados y las diferencias adeudadas por concepto de aguinaldo. Además ordenó testimoniar las piezas del expediente ante la Caja Costarricenses de Seguro Social (CCSS) para que iniciara la investigación administrativa correspondiente por el presunto incumplimiento de la parte demandada sobre sus obligaciones patronales.

La empresa apeló ante el Tribunal de Trabajo, Sección Cuarta, del Segundo Circuito Judicial de San José, despacho que revocó parcialmente la sentencia recurrida, declarando sin lugar en cuanto al extremo del aguinaldo.

Sin embargo, el caso finalmente se elevó a la Sala Segunda, que confirmó la sentencia de primera instancia, e incluyó el pago del extremo laboral del aguinaldo al trabajador, por considerar que “…la remuneración del actor tenía un doble componente variable (comisiones y bonos), que en conjunto equivalían a un 120% de ese salario base anual. Como el salario anual servía de base de cálculo de dichos incentivos variables, es obvio que el monto anual convenido era en su totalidad salario y no puede considerarse que allí estuviese contemplado el aguinaldo