EXPEDIENTE CRIMINAL

AMPLÍA FRONTERAS

 

·       Fiscalías y delegaciones del OIJ tendrán acceso a información criminal en todo el país

·       Tecnología permitirá agilizar investigaciones.

 

Andrea Marín Mena

Periodista

 

Ampliar los alcances de una herramienta tan importante en el combate contra la criminalidad como  es el actual Expediente Criminal Único (ECU), es lo que procura el proyecto de ampliación de bases de datos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La iniciativa se realiza gracias al aporte financiero brindado por el Ministerio Público como parte de los recursos del préstamo Corte- Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De acuerdo con Francisco Segura Montero, Sub director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y uno de los coordinadores del proyecto, con este trabajo las entidades judiciales se proponen conjuntar todas las bases de datos policiales.

De acuerdo con Francisco Segura Montero, Sub director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y uno de los coordinadores del proyecto, con este trabajo, las entidades judiciales se proponen conjuntar todas las bases de datos policiales existentes y agilizar con ello las investigaciones.  Una herramienta valiosa tanto para fiscales como la policía judicial.

La Ampliación del ECU comprenderá la unificación de la base de datos del Sistema de Información Policial (SIP) para la recepción de denuncias, del módulo de cárceles, del módulo de investigadores que involucra toda la información que los agentes incluyen de las investigaciones a su cargo y abarca la reestructuración de las consultas de personas y vehículos.  Uno dato importante a resaltar es que se incorporará la consulta al banco de imputados,  que es una base de datos del Ministerio Público.

“Inicialmente la información de la base de datos que maneja el archivo criminal solo estaba disponible para San José, ahora se tiene a disposición de 16 dependencias del Organismos y se espera que con esta ampliación del ECU, que permita el acceso en todas las dependencias policiales y fiscalías del país.  Todo este avance tecnológico servirá para que el acceso a la información policial sea más expedita”, explicó Segura Montero.

Las revisiones para el acceso de este sistema están muy bien planificadas, para aquellas oficinas que no cuentan con conexión a la red interna del Poder Judicial.

Este tipo de inconvenientes se solventaría a través de la puesta en marcha de una página web liviana, para la consultas generales sobre los datos que almacena el expediente criminal, para lo cual solo se requeriría un equipo de cómputo o un aparto móvil para poder conectarse a internet.

La consulta se realizaría con la respectiva clave y tomando en consideración todos los dispositivos de seguridad que intervienen en este proyecto.

“La dirección funcional es casi electrónica.  Los fiscales encargados de las diversas investigaciones tendrán acceso a las denuncias y podrán girar instrucciones a la policía judicial.  Los jueces y fiscales obtendrán acceso directo al archivo desde su escritorio. Y los policías y el personal técnico tendrán una herramienta poderosa para conocer y combatir a la criminalidad. Aunado a esto, en el caso de los datos del módulo de cárcel, se contará con una estadística real del movimiento en cuanto a prácticas, remisiones y libertades”, afirmó el Sub director del OIJ.

Para Francisco Segura, la automatización del sistema policial permitirá ampliar la cobertura de la información y significará un cambio en la forma de tramitar las denuncias, orientado a agilizar y facilitar el análisis criminal.

“Toda base de datos esta dirigidas a hacer un análisis criminal.  Y esta ampliación cambiará la forma de la toma de denuncias porque será más rápido, simplificará los trámites y se contará con la información depurada, al seguirse un formato único de denuncia”, manifestó Segura.

Para este proyecto se requirió una inversión de $238 883 y se espera que culmine en los próximos dos meses.

El Expediente Criminal Único (ECU) nació hace tres años, con la intención de migrar a una plataforma electrónica de mayor avance tecnológico, que lograra hacer consultas más expeditas, pues los expedientes ya eran digitalizados.

Y se desarrolló ante la necesidad del Poder Judicial de contar con información actualizada y depurada de las personas que tenían cuentas pendientes con la justicia en los diferentes despachos y el ECU se convirtió en la herramienta que reportaba los asuntos pendientes, para que se tramitara su cancelación.

De esta manera, se inició un proceso de depuración de la información criminal, en beneficio de los derechos constitucionales de las personas.