B

 

 

BIENES GANANCIALES

 

 

Valor de gananciales. CUOTAS PAGADAS. CASO DE ADJUDICACIONES DEL INVU. Debe tomarse como fecha de adjudicación de vivienda, la de adjudicación hecha por el INVU, a pesar de que escritura se otorgó posteriormente. Resultan gananciales únicamente las cuotas de la casa que pagaron los esposos cuando convivían juntos, pues si hubo separación de hecho, no hubo esfuerzo común en las pagadas con posterioridad, que las convierta en gananciales. [266-93]

Libertad de disposición de bienes, de los cónyuges durante el matrimonio, no puede perjudicar intereses del consorte, derivados del régimen patrimonial de la familia. Si se debatió sobre gananciales, debe haber fallo sobre ello, aunque no haya petición expresa. [47-94]

Para efectos de gananciales interesa cuándo fue adquirido y no cuándo fue inscrito el bien: bien adquirido antes del matrimonio pero inscrito en el Registro después del matrimonio no es ganancial: [161-96]

BIENES GANANCIALES. CARGA DE LA PRUEBA. Quien reclama derecho a gananciales tiene la carga de la prueba en cuanto a que fue adquirido durante el matrimonio, si no la demanda no prospera: [318-97]

Los juzgadores de instancia tuvieron por demostrado que la señora ... le había donado a la actora $20.000 que, supuestamente, fueron invertidos para construir y realizar mejoras en el domicilio conyugal. En este aspecto, considera la Sala que, por lo trascendental que resulta acreditar la existencia de dicho aporte económico para efectos de la liquidación del patrimonio de la sociedad conyugal, no es posible que la existencia del mismo se extraiga tan sólo de la prueba testimonial de la tía de la actora -quien, supuestamente, fue la persona que entregó esa suma de dinero-. Es cierto que la deponente, señora ..., vivió durante muchos años en el hogar de los cónyuges y por ello, puede hacer referencia a las diferencias que llevaron al distanciamiento sentimental de la pareja, sin embargo se debe cuestionar su objetividad como testigo, sobre todo en relación a aspectos patrimoniales de tanta relevancia que benefician, obviamente a su sobrina -la actora-, más aún si se toma en cuenta que, por un lado, la testigo hizo referencia a que la  accionante era como su hija, pues la había cuidado desde muy pequeña; y, por otro lado, no existe otra prueba en autos más que su propio dicho para acreditar la donación. Ante esta circunstancia, no es posible que con el sólo testimonio de una persona se pretenda acreditar la exclusión de bienes de la sociedad conyugal, dado que ello crearía un peligroso antecedente que infringiría el principio de seguridad jurídica. En conclusión, no es procedente que, con base en ese sólo testimonio, se tenga por acreditado el aporte de $20.000 a favor de la actora. [58-99], [642-2000]: en este caso no hay subrogación de bienes propios porque el dinero nunca fue del actor, sino que sus familiares se lo entregaron directamente al vendedor

BIENES GANANCIALES. NO PROCEDE REALIZAR PRONUNCIAMIENTO INDIVIDUAL SOBRE LA GANANCIALIDAD DE LA FINCA, POR CUANTO EXISTE UN PROCESO ORDINARIO DE SIMULACIÓN EN TRÁMITE. EL PRONUNCIAMIENTO DEBE SER GENERAL. La finca¼, formó parte del patrimonio de la sociedad conyugal y, como tal, fue incluida dentro de los gananciales que la actora indicó al momento de interponer esta demanda. No obstante, al momento de que los juzgadores de instancia dictaron su fallo, constataron que, registralmente, dicho inmueble había sido vendido por el accionado a¼ -mediante una escritura que fue presentada al Registro Público de la Propiedad días antes de que se anotara esta demanda sobre esa finca-. Por esa razón, el ad quem decidió excluirla como bien ganancial. Debe aclararse que ese bien es objeto de un litigio, donde se pretende la declaratoria de nulidad de la compraventa efectuado por el demandado, porque la misma fue simulada. Considera la Sala que dicha exclusión no es procedente efectuarla como lo hicieron los juzgadores de instancia, dado que, por los efectos jurídicos de esa declaratoria, podría incurrirse en una contradicción, eventualmente, si se acogiera la demanda ordinaria de simulación interpuesta por la actora. Por esa razón, ante esa situación lo que aconsejaba la prudencia y el debido trámite procesal, era ordenar la acumulación del proceso de declaratoria de simulación interpuesto contra el accionado y otra a este asunto, dado que existía igualdad de objeto y de causa entre ambos procesos. Sin embargo, en virtud de que esa acumulación no fue ordenada -no obstante, de que la apoderada de la actora aduce que fue debidamente alegada en su oportunidad-, la solución es no efectuar ningún pronunciamiento específico, con respecto a la inclusión o exclusión del inmueble, como ganancial, dado que ese bien constituye el objeto litigioso de un proceso establecido por la accionante contra el aquí demandado y otra. [78-99]

Doña¼, cumplió con las obligaciones que adquirió en la escritura de separación judicial; dado que, inmediatamente, le traspasó a sus hijos la finca, sobre la que pudo haber tenido algún derecho su excónyuge y, si algún incumplimiento se produjo, por el no aviso del traspaso, no le sería atribuible a ella sino a los hijos comunes, ya mayores de edad; quienes no figuraron, como parte, en este juicio. Es oportuno indicar que quien ha tratado de variar el acuerdo, de que se trata, ha sido don¼, ya que, mediante este proceso ha pretendido desconocer y dejar sin efecto la renuncia que hiciera de los respectivos bienes gananciales, desde el 14-7-71. [81-99]

BIENES GANANCIALES. BIENES SÍ SON GANANCIALES. NO SE APLICA SUPUESTO DE SUBROGACIÓN. En autos ha quedado acreditado que, realmente la separación de hecho entre los cónyuges no ocurrió desde el año 1978 -como lo estableció la sentencia de divorcio dictada en este proceso-, sino que ambas partes siguieron conviviendo hasta finales del año 1990. Esta situación se dio hasta el año 1992, que fue cuando ambos en definitiva se separaron, debido a que, por muchos años el demandado mantuvo una relación con una mujer en Turrialba. No obstante, como lo afirma el Tribunal, no es posible modificar los efectos de la parte considerativa del fallo que declaró con lugar la demanda de divorcio, donde claramente se tuvo por demostrado -aunque erróneamente y debido a la inercia probatoria de la parte actora-, que la separación de hecho entre los cónyuges se dio desde 1978. Ahora bien, no se debe olvidar que existen otros supuestos que permiten determinar el carácter de gananciabilidad de ciertos bienes, como a continuación se verá. El artículo 41, inciso 4°, del Código de Familia, excluye como gananciales los muebles o inmuebles, que fueron subrogados a otros propios de algunos de los cónyuges. Esta disposición se aplica cuando un bien es utilizado para sustituir a otro bien, por ejemplo, en el caso que se permutara un bien por un bien que no es ganancial, lo que implicaría que ese bien nuevo adquirido por permuta seguiría excluyéndose como ganancial. En el subjúdice, sucede una situación inversa, dado que el Tribunal -mediante la confesional del accionado tuvo por acreditado que él en 1970- -estando casado con la actora-, le compró un inmueble ubicado en Limón a ¼, el cual vendió diez años después en la suma de¼y, con parte de ese dinero adquirió las fincas del Partido de Cartago números¼ Tal circunstancia implica que, sin importar la fecha de la separación de hecho de las partes, la verdad es que fue con el dinero de la venta de un bien ganancial -producto del esfuerzo de ambos cónyuges-, que se adquirieron dichas fincas, lo cual hace que las mismas adquieran esa condición. De lo contrario, se permitiría a un cónyuge disolver la presunción de gananciabilidad de ciertos bienes, mediante la enajenación a cualquier tercero durante la separación de hecho, por lo que procede declarar que la actora tiene derecho a la mitad del valor neto de las fincas¼, por ser las mismas bienes gananciales. [344-99]

ATRASO EN EL DISFRUTE REAL Y EFECTIVO DE LOS BIENES GANANCIALES GENERA DAÑOS Y PERJUICIOS. La accionante pretende que se obligue al demandado a pagarle los perjuicios ocasionados por no haber podido hacer efectivo su derecho a gananciales, en el momento en que la sentencia firme, por la cual se disolvió su vínculo conyugal, declaró también ese derecho a su favor, por haberla considerado cónyuge inocente, de conformidad con la legislación aplicable en aquel momento. El Ad-quem, denegó la pretensión de la promovente y para ello consideró que, ésta, debió promover el cobro de los daños y perjuicios, conjuntamente, con el proceso ordinario por el cual pretendía la declaratoria de nulidad de los traspasos hechos, en forma simulada. Asimismo, señaló que, la actora, luego de haber obtenido sentencias ejecutorias con liquidación del haber ganancial, carece de derecho y de legitimación; pues, en criterio del Tribunal, no pueden tener la condición de gananciales las utilidades de los que tienen ese carácter y, menos aún, cuando se trata de la utilidad producida, durante la separación marital. Finalmente, se estimó que, la pretensión de la accionante, está basada en las utilidades ²¼dejadas de percibir por los bienes cuyo valor proporcional no pudo disfrutar mientras no se ejecutó su liquidación². En relación con lo primeramente expuesto, debe señalarse que, esta Sala, no encuentra razón para que se haya indicado que lo pretendido por la actora debió conocerse cuando promovió aquel otro proceso ordinario, con el fin de que se declara la nulidad de los traspasos; pues, el Código Procesal Civil, contempla la posibilidad de cobrar los daños y perjuicios, mediante un proceso independiente; razón por la cual, la accionante, no estaba obligada a demandarlos, en forma accesoria, dentro del otro proceso, aparte de que el reclamo hubiese sido prematuro; pues aún no se había establecido el carácter de gananciales de los bienes. Por otra parte, debe quedar claro que, lo pretendido ahora por la actora, es el pago de los perjuicios ocasionados por el atraso en el disfrute efectivo de su derecho a gananciales. El Ad-quem, lo que establece es que, las utilidades producidas por los bienes con el carácter de gananciales, no pueden considerarse, a la vez, gananciales; sin embargo, está claro  que, la actora, no pretende una nueva liquidación de bienes gananciales, ni reclama la ganancialidad de utilidad alguna, producida por bienes con ese carácter. Analizadas las sentencias de la Sala Primera ,  que declaró la nulidad de los traspasos y la del Tribunal Superior Segundo Civil; la cual, posteriormente, estableció, en forma definitiva, los bienes considerados dentro del patrimonio del demandado, con carácter de gananciales, se logra determinar que, el monto total del valor de los bienes, que fueron traspasados simuladamente y a los que, luego, se les estimó como gananciales, ascendía a la suma de Ë32.706.046, por lo que, la ganancialidad respecto de ese monto, en numerario, correspondía a la suma de Ë16.353.923, cantidad que no pudo disfrutar la accionante, sino luego de lograr aquella declaratoria de nulidad de los respectivos traspasos. La simulación en la que incurrió el demandado, mediante un comportamiento manifiestamente ilegítimo, por su propia naturaleza, debe ser considerada como una conducta ilícita, por mala intención. Además, queda claro que, con ésta, se provocó que, la actora, no pudiera disfrutar de su derecho a los gananciales, que en este caso se traducía en el disfrute, real y efectivo, de la cantidad citada, sino hasta que logró la declaratoria de la nulidad de los traspasos y consolidó su derecho; razón por la cual, los elementos conformadores de la responsabilidad civil extracontractual, están presentes aquí. De esa manera, el demandado es responsable del perjuicio ocasionado y debe restablecer el patrimonio de la actora, al estado en que se encontraba con anterioridad a la perturbación provocada, con aquel comportamiento gravemente ilegítimo. En efecto, el artículo 844 del Código Civil señala, en lo que interesa, que la nulidad absoluta, declarada por sentencia firme, da derecho a las partes para ser restituidas al mismo estado en que se hallarían si no hubiese existido el acto o contrato anulado. En este caso, de conformidad con los artículos 706 y 1.163 de ese mismo Código, por tratarse de una suma de dinero, los perjuicios se reducen a los intereses producidos por la cantidad que la actora no pudo disfrutar, desde el momento en que surgió su derecho -fecha en que adquirió firmeza la sentencia que disolvió el vínculo conyugal- hasta la fecha de interposición de esta demanda. Por otra parte, la actora planteó su reclamo, con base en un interés del tres por ciento mensual; sin embargo, debe indicarse que, precisamente, por tratarse de una responsabilidad extracontractual, en la que no ha mediado vínculo jurídico entre las partes, el cálculo de los perjuicios sólo puede determinarse con base en el interés, establecido legalmente. [ 371 -99]

Causales de liquidación del régimen patrimonial matrimonial: nulidad de matrimonio, separación, divorcio, capitulaciones y liquidación anticipada: [692-00]

NO SON BIENES GANANCIALES. SE DIO UNA CONVIVENCIA Y NO UNA SOCIEDAD DE HECHO. NO SE DIO REQUISITO DE "APTITUD PARA CONTRAER MATRIMONIO". De la prueba recibida no es posible concluir que entre la actora y su compañero hoy fallecido, existió una sociedad de hecho. Lo que sí se dio fue una convivencia, una unión de hecho, entre una mujer y un varón, quien tenía impedimento para contraer nuevas nupcias, porque ya estaba unido en matrimonio. Así las cosas, si durante esa larga unión hubiesen adquirido bienes, conforme al artículo 246 del Código de Familia -hoy anulado-, la actora tendría pleno amparo jurídico en esa norma, pero al ser declarada inconstitucional, su derecho sucumbió. Ante la falta de legislación que regule el régimen patrimonial, en las uniones de hecho; cuando, al menos uno de los convivientes tiene impedimento para contraer matrimonio; la cual, como la presente, no está comprendida en el inciso ch), del artículo 572 del Código Civil, surgió la figura de la sociedad de hecho, para intentar remediar injusticias para quien ha trabajado con una clara intención de hacer y de aumentar un patrimonio común, con su compañero o con su compañera, en una relación que encaje perfectamente en los presupuestos de la sociedad de hecho, pues han actuado con claro ánimo de asociarse. Pero no es aplicable esta figura societaria, a una pareja que convivió por muchos años, procrearon hijos, antes y durante la convivencia, cuando no hay elementos probatorios que establezcan en forma diáfana un aporte de capital o de trabajo, en beneficio del patrimonio social. Debe quedar muy claro que, la mera convivencia entre una pareja, donde uno o los dos tienen impedimento para contraer matrimonio, no da origen a una sociedad de hecho, como lo pretende la actora, tema que reguló temporalmente, el artículo 246 del Código de Familia, en que se otorgaba derecho a los convivientes, en los bienes adquiridos dentro de la unión; aunque existiese, al menos en uno de ellos, impedimento para contraer matrimonio. Pero esa disposición fue anulada mediante voto de la Sala Constitucional número 3858 de 1999. Las declaraciones no cambia el cuadro fáctico de la unión de hecho entre¼, respecto de los bienes adquiridos en el período de convivencia, pues falta el requisito de la aptitud para contraer matrimonio, que exige el inciso ch), del artículo 272 del Código Civil, para que tuviera derecho la sobreviviente a participar como heredera en la sucesión de su compañero; porque, como se recalcó, no existe ningún elemento probatorio que permita tener por cierta la existencia de una sociedad de hecho. [702-2000]

BIEN NO ES GANANCIAL. NO POR APLICACIÓN DE LA CAUSAL DE ALEATORIEDAD SINO POR SUBROGACIÓN DE BIENES. INCISO 4) DEL ARTÍCULO 41 DEL CÓDIGO DE FAMILIA. La Sala estima que el accionado, acreditó debidamente que el vehículo fue adquirido mediante el dinero que obtuvo como producto de un premio de lotería, hecho que entonces impide considerarlo como ganancial., pero no por aplicación del inciso 1), del artículo 41 del Código de Familia (que se refiere a los bienes adquiridos por causa aleatoria), como lo pretende el accionado, sin por el inciso 4) del mismo numeral, el cual excluye de los bienes gananciales a aquéllos “que fueron subrogados a otros propios de alguno de los cónyuges”. Ello es así porque, el automotor, no fue adquirido directamente como producto de un juego de lotería o de una rifa (casos en los que sí cabría afirmar que fue adquirido por dicha causa aleatoria), sino que fue adquirido por compra; sin embargo, no hay duda de que fue adquirido como aquel dinero de la lotería, que era un bien propio, sin vocación de ganancial, operando así la subrogación y quedando también el vehículo excluido de la ganancialidad, al ser el sustituto de aquel dinero. [897-2000]

Si el precio del nuevo bien es mayor que el del bien propio que se subroga ese exceso es ganancial:  [897-2000]

DERECHO A BIENES GANANCIALES. PARTES SE DIVORCIARON PERO SIGUIERON CONVIVIENDO EN UNIÓN DE HECHO. Aunque las partes se divorciaron, después de transcurridos dos o tres años después del divorcio, iniciaron una convivencia de hecho, de conformidad con las características exigidas por la ley; razón por la cual, tienen derecho a los gananciales que hayan adquirido durante la vigencia de dicha unión. [994-2000]

BIENES GANANCIALES. Consta en los autos que, doña..., falleció antes que su esposo...; que, en el inventario de bienes de la sucesión de ésta, se incluyeron las fincas... del Partido de Alajuela, entre otras, adquiridas dentro del matrimonio, las que se encontraban a nombre del cónyuge supérstite...; que, mediante escritura número..., otorgada en San José, a las...,del 8-9-73, ante el Notario..., comparecieron los señores..., abuelo y nieto por su orden, y en ese acto jurídico, el primero le cedió y le traspasó, al segundo, por la suma de..., que manifestó tener recibidos, los derechos a la mitad que le correspondían, por concepto de gananciales, precisamente en aquellas dos fincas números... del Partido de Alajuela; cesión que se hizo con el fin de que, el cesionario –quien aceptó la misma-, la hiciera valer en el sucesorio de..., donde se inventariaron, en su totalidad, esas y otras propiedades, adquiridas por el ente cesionario dentro del matrimonio; por ende, en el sucesorio de... sólo eran distribuibles los gananciales inventariados que a ella correspondían de esos bienes y otros, adquiridos dentro del matrimonio del supérstite, con la causante; no así la mitad de aquellos bienes gananciales que, por derecho propio, le correspondían a... y sobre los cuales, en vida, él tuvo plena y libre disposición. De ahí que, el ad quem, no violentó los numerales 572, inciso b), del Código Civil ni el 77 de ese mismo cuerpo de leyes –sustituido por el 41 del Código de Familia que lo derogó-, al declarar válida la escritura de cesión parcial de derechos gananciales, hecha por..., a favor del actor; y tenerlo, entonces, como parte interesada en el sucesorio acumulado de..., en calidad de cesionario de los derechos a la mitad, sobre aquellos inmuebles inventariados en la mortual acumulada, números, ambos del Partido de Alajuela. [18-01]

BIEN NO ES GANANCIAL. SE COMPROBÓ QUE LA COMPRA FUE UN ACTO SIMULADO. Bien adquirido por compra durante el matrimonio, según el Registro, pero se probó que fue un acto simulado y que en realidad fue una donación. No es ganancial: [048-01]

bien fue comprado con modalidad de pago a tractos por esposo cuando era soltero, luego casado completa de pagar el precio: se trabaja con proporciones: se determina cuánta proporción del precio de la compraventa se pagó soltero (al esposo le recae la carga de la prueba de aportar los recibos del dinero que pagó estando soltero, sino opera la presunción de ganancialidad) y cuánto dinero casado, la primera no sería ganancial y la segunda sí al mediar esfuerzo común, y esas proporciones se proyectan al valor actual del bien: [089-01]

RENUNCIA A BIENES GANANCIALES. Reclama la demandada error de derecho en la valoración de la prueba, por existir una renuncia a gananciales en el documento donde se estableció el divorcio por mutuo acuerdo.  El punto medular de litigio, está en el valor que se le otorgue a la cláusula donde indicaron, “Que durante la relación matrimonial no adquirieron bienes gananciales, por lo tanto no existen y no hay controversia alguna en este aspecto”. En el caso que nos ocupa, se considera, que mediante una interpretación de esta manifestación ante notario y que hicieron constar en un instrumento público, no es posible llegar a concluir que no se renunció en forma clara y expresa a bienes gananciales, aclarándose además el motivo de esta manifestación, no haber adquirido ese tipo de bienes durante el matrimonio. El error que alega el actor de la demanda, para dejar sin efecto lo manifestado al momento de convenir en el divorcio, no tiene sustento probatorio alguno y su simple dicho, no tiene el efecto de eliminar su manifestación. Ni siquiera hay indicios de que mediara un engaño que indujera al error que alega el actor, por lo que se declara sin lugar la demanda. [138-01]

BIENES GANANCIALES. ADQUISICIÓN NO SE DA POR CAUSA ALEATORIA. La actora no adquirió el bien a título oneroso, pero por causa aleatoria; pues en el caso concreto, no medió una adquisición gracias a la suerte o al azar. Alea es una voz latina que significa fortuna o suerte, y el término “aleatorio” viene del latín aleatorius, relativo al juego, y se refiere a todo lo inseguro o incierto, por depender de la suerte o el azar. Debe recordarse que el numeral 41 del Código de Familia, es taxativo y no admite interpretaciones tan amplias como la intentada por el juez de primera instancia. Lo que sucedió en el caso concreto fue que, la finca objeto del conflicto, no fue verdaderamente adquirida por la actora, sino que se trató de un acto simulado, en beneficio de su hijo. Al no haber existido aporte alguno, por parte de los señores... y..., para la adquisición de la finca..., no califica como bien ganancial y, por ende, no existe derecho de participación alguno para declarar, respecto de dicho inmueble. [ 202 -01]

La pretensión de la actora, para que imperativa y judicialmente se establezca la obligación del accionante de tener que traspasar el inmueble a favor de sus hijos, no resulta ser una pretensión que pueda ser dilucidada por el juzgador, si no media alguna ley que lo permita; o bien, alguna obligación incumplida por el actor, cuyo cumplimiento pueda exigirse, en esta sede jurisdiccional. De conformidad con el artículo 45 de la Carta Magna, la propiedad es inviolable y únicamente puede ser limitada por motivos de interés social, previa indemnización, de acuerdo con la ley. [408-01]

SISTEMA IMPERANTE: RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. CONCEPTO DE GANANCIAL. ESFUERZO MUTUO. Caso en que la esposa no laboraba. Nuestro sistema contempla un régimen de participación diferida, en los bienes gananciales; conforme al cual, cada uno de los cónyuges puede disponer, libremente, de los bienes que consten en su patrimonio -de los que tenía al contraer matrimonio y de los que, por cualquier título, adquiera durante la existencia del vínculo-; salvo que se hayan pactado, expresamente, determinadas capitulaciones matrimoniales. Es, entonces, al disolverse la unión matrimonial, cuando cada uno adquiere el derecho de participar en la mitad del valor neto, de los bienes que, con ese carácter jurídico, sean constatados dentro del patrimonio del otro (artículos 40 y 41 del Código de Familia). El calificativo de ganancial, en su filosofía y en el ordenamiento jurídico positivo, hace referencia a un determinado bien, adquirido durante la existencia del vínculo matrimonial, mediante el esfuerzo y la cooperación, reales y efectivos, de ambos cónyuges. Ese esfuerzo común de los cónyuges, se desprende de su colaboración no sólo en lo material, sino también en lo moral y en la entrega de ambos por ir, día con día, satisfaciendo las necesidades del hogar y debe partirse siempre, salvo prueba fehaciente en contrario, de que, ambos cónyuges, velan siempre y se esfuerzan, en la medida de sus posibilidades, por el mejoramiento de las condiciones de la familia; razón por la cual, se presumen gananciales los bienes que adquieran durante la vigencia de su unión matrimonial. [408-01], [646-03], [116-04], [898-04], [302-10], [664-10]

Los jueces de instancia no incurrieron en error al establecer el derecho a gananciales sobre unas acciones, pues, no sobre la titularidad de éstas no se aplican las reglas contenidas en el Código de Comercio. La actora ha hecho uso de las probanzas a que puede acceder quien no es el titular de las acciones y, por consiguiente, tenedor de ellas. No sería racional exigirle a la parte demandante la presentación o exhibición de los títulos, como requisito sine qua non, para reconocerle el derecho, pues ello equivaldría a exigirle algo normalmente imposible y a dejar a la parte en una situación de injusticia. Tampoco podría vincularse a la actora, como tercera en relación con el socio y la sociedad, al Libro de Accionistas, como elemento probatorio indispensable. Este Libro tiene efectos probatorios internos. [520-01]

Con base en el principio de irretroactividad de la ley, la reforma introducida al artículo 41 del Código de Familia, mediante Ley N° 7689, de 21 de agosto de 1997, no se aplica porque los hechos que fundamentan la demanda ocurrieron previa la vigencia de la reforma, que establecía la pérdida del derecho de gananciales para el cónyuge culpable del divorcio o la separación. [558-01]

Casos en qUE se adquiere vivienda mediante programas de autogestión del GobIERNO en qUE fAMILIA tiene qUE poner su esfuerzo paRA construirla: El inmueble adquirido -terreno para construir con una casa de habitación- por la demandada como casada una vez, separada de hecho, es ganancial, toda vez que el actor, colaboró con su trabajo y esfuerzo en la construcción y adquisición de aquella vivienda para su familia. En estos casos primero se da la construcción de la casa y luego se otorga la escritura, entonces si cuando se otorgó la escritura ya estaban separados de hecho no implica que no sea ganancial porque cuando se levantó estaba junta la pareja. [592-01]

BIEN GANANCIAL. USUFRUCTO. En lo que interesa, el usufructo es el derecho que tiene el propietario para disponer de lo que le pertenece y se deriva de la facultad de dividir la propiedad útil (usufructo), de la simple o nuda propiedad, de modo que cada una corresponda a personas diferentes. De esa manera, el usufructo es el derecho real de goce que se tiene en una cosa perteneciente a otra persona, al nudo propietario... De esa manera, en el momento en que el actor compró dicho bien, adquirió un derecho de propiedad pleno; es decir, con todos los atributos que el dominio conlleva, incluido el derecho de usufructuar. Por consiguiente, no puede aceptarse la tesis planteada por el recurrente, en el sentido de que cuando decidió donarle, a sus hijas, el derecho a la nuda propiedad, fue cuando nació a la vida jurídica su derecho a usufructuar; por cuanto, lo que hizo, fue únicamente separar el derecho de usufructo –que ya lo tenía- del de la nuda propiedad, transmitiéndole este último a sus hijas y reservándose para sí el otro derecho, el de goce. Queda claro, entonces, que el derecho de usufructo no nació a la vida jurídica en el momento en que decidió traspasarle la nuda propiedad a las niñas, en común y por partes iguales; sino que ese atributo, sobre el indicado bien, lo obtuvo desde el momento en que lo compró y aún lo mantiene. En consecuencia, por las razones ya indicadas, es que el derecho de usufructo debe ser considerado ganancial y así debe declararse; porque junto con los demás atributos del dominio, lo adquirió el actor siendo casado, con el esfuerzo común de los cónyuges; pues no existe elemento de prueba alguno que permita invertir la presunción sobre la ganancialidad de los bienes adquiridos durante la vigencia del matrimonio. [625-01]

El bien fue adquirido en un porcentaje determinado, con el único esfuerzo del demandado y, por ende, en el porcentaje correspondiente el inmueble no es ganancial. [728-01]

La casa de habitación se construyó durante el matrimonio, pero se trataba de una unión puramente formal, pues los cónyuges no convivían como marido y mujer, sino que contrajeron nupcias simplemente para figurar como esposos al solicitar el préstamo que les permitiría edificar la vivienda. El hecho de que el préstamo que permitió construir la casa fuese gestionado por los dos esposos, y no sólo por el varón, indica que ambos cónyuges asumieron la deuda (sin que se acreditara que el actor se haya hecho cargo de los pagos en forma exclusiva), lo que califica como esfuerzo común, debiendo reputarse, por ende, la vivienda como bien ganancial. [754-01]

BIENES GANANCIALES. PRESTACIONES LABORALES. La sentencia que se ejecuta hizo una declaración genérica del derecho a gananciales, y por ende, en el proceso de ejecución se resolvió sobre un punto no discutido en aquel momento, cual es, la naturaleza ganancial de las prestaciones recibidas por el marido mientras estuvo vigente el matrimonio. Las indemnizaciones por preaviso y auxilio de cesantía pueden, ser considerados bienes gananciales, siempre que se constate su existencia al momento de la disolución del vínculo matrimonial; lo que no sucedió en el caso concreto. Hay voto salvado en contrario. [235-03]

BIENES GANANCIALES. NO SE CONSTATÓ EXISTENCIA DE UTILIDADES SOBRE COMPAÑÍAS EN EL PATRIMONIO DEL DEMANDADO AL DISOLVERSE EL MATRIMONIO. MENAJE DE CASA ES BIEN GANANCIAL. Es improcedente declarar en concreto, en el proceso principal, como gananciales, las utilidades sobre compañías del esposo, supuestamente habidas durante el período de convivencia matrimonial, no porque no lo puedan ser, sino porque no fue constada su existencia en el patrimonio del demandado al momento de disolverse el vínculo matrimonial. El menaje de casa constituido por enseres y artículos de estricto uso doméstico, normales para el funcionamiento material del hogar, se ha de presumir existente en el patrimonio del demandado al momento de la disolución del vínculo matrimonial, pese a no haberse inventariado, sí se probó que ambos cónyuges vivieron como tales bajo un mismo techo, y no probó el demandado que los poseyera en esa casa con antelación al matrimonio. [410-03]

La adquisición del inmueble mediante remate no lo excluye como bien ganancial. NO SE DEMOSTRÓ QUE EL BIEN SE ADQUIRIERA CON PREMIO DE LOTERÍA. Se alega que el bien no es ganancial porque se compró con dinero ganado en lotería: no existe siquiera un principio de prueba por escrito, que la haga admisible, como sería, en este caso, una certificación de la Junta de Protección Social de San José, acerca del acto jurídico del cambio del billete  y entrega del premio, puesto que, siendo bastante el premio, al extremo de servir para la compra del inmueble –según lo afirmado por el actor y su testigo-, cabe presumir, razonablemente, que debió ser de los que registra dicha entidad: [435-03]

Unión de hecho reconocida judicialmente opera los mismos efectos patrimoniales que el matrimonio, uno de los cuales es el régimen de gananciales.  Así, todos los bienes adquiridos durante la unión de hecho se presumen gananciales, salvo prueba en contrario, que demuestre se trata de los casos de excepción del artículo 41 del Código de Familia. [559- 03]

Se explica cuál es el régimen de gananciales imperante y que la naturaleza ganancial de un bien, está dada por la colaboración tanto en lo moral como en lo material, por lo que no interesa cuál de los dos cónyuges realiza la mayor aportación dineraria para la construcción  del inmueble. [116-04]

En proceso de reconocimiento de unión de hecho la actora pide que se le reconozca el derecho que por concepto de gananciales tiene sobre dos fincas que fueron dispuestas por parte de su compañero, se reitera que el derecho de gananciales es de naturaleza crediticia, es decir, personal, y por lo tanto puede buscarse su pago sobre cualquier bien del demandado. [408-04]

Casa construida en lote ajeno, pero edificada fruto del esfuerzo y apoyo mutuo de los entonces esposos, debe ser declarada ganancial. [478-04]

Definición de bienes gananciales y soluciones contra los traspasos de bienes simulados entre familiares para despojar de su derecho a alguno de los cónyuges. [538-04]

Los bienes gananciales le pertenecen al cónyuge adquirente y éste conserva la posibilidad de disponer libremente de ellos durante la unión conyugal. La esposa adquirió el vehículo durante el matrimonio, luego lo vendió a un tercero durante la separación de hecho, con esta venta el bien salió de su esfera patrimonial, en virtud de la libre disposición de bienes que opera mientras los cónyuges se encuentren unidos en matrimonio. No existen en autos elementos de prueba que permitan concluir que se trató de un acto simulado, ficticio o aparente, ni que el traspaso se hizo en fraude de ley, de mala fe, con el propósito de frustrar el legítimo derecho del señor ....  Para entonces no había juicio alguno en el que se reclamara algún derecho sobre el vehículo referido, ni se había planteado demanda de divorcio ni de separación judicial, que permitiera vislumbrar la disolución del matrimonio. De manera que se trató de un acto cierto de libre disposición, de buena fe, y no con el deseo de lesionar el derecho a gananciales sobre el bien, ni de alcanzar un resultado lesivo. [562-04]

Finca adquirida por hipoteca es ganancial en las cuotas canceladas hasta antes de la separación. [617-04]. Ver también [606-08]: El contrato para la compra de dicho bien inmueble fue suscrito por el demandado con anterioridad a su convivencia de hecho con la causante, pero que a su vez el pago -con vista en la forma pactada en el referido contrato y de las manifestaciones del propio accionado- de una parte importante del precio, así como el otorgamiento de la respectiva escritura, tuvo lugar durante esa convivencia; circunstancia que conforme al criterio reiterado en esta materia, llevaría a calificar como ganancial la parte proporcional del inmueble cancelada durante su existencia, la cual tuvo lugar a partir del año 1970 y hasta el 9 de junio de 2004, en cuyo caso la parte actora tendría derecho -en principio- al 50% del valor neto del inmueble proporcional al monto de las “cuotas” o mensualidades así canceladas

Si una finca se declaró ganancial y fue rematada, el remanente del remate es bien ganancial. [634-04]

Bienes adquiridos dentro del matrimonio pero en situación de separación de hecho, no son gananciales. [742-04]

COMPENSACIÓN DE DERECHO DE GANANCIALES. La parte que pretende hacer valer su derecho a gananciales, tiene dos opciones para hacerlo valer. Además se reitera el sistema de participación diferida de gananciales que opera en nuestro país. [793-04], [1106-06]

LOTE NO ES BIEN GANANCIAL. SE DEMOSTRÓ SUBROGACIÓN POR MEDIO DE PRUEBA TESTIMONIAL. Caso de mujer que compra un lote durante la unión de hecho pero con dinero proveniente de la venta de una casa que ella tenía (lo que se prueba con testigos, no importa que no haya prueba documental al respecto) y pide préstamo personal para construir una nueva casa en el lote comprado. El lote no es ganancial porque hubo subrogación. El actor sólo tiene derecho al 50%  del valor neto actualizado de las cuotas pagadas por la señora durante la vigencia de la unión de hecho, con motivo del préstamo solicitado para construir la vivienda: [887-04]

No hubo afectación del bien en cuestión, ya que en la misma escritura de constitución, se estableció la desafectación. [1016-04]

DERECHO AL EVENTUAL INCREMENTO PATRIMONIAL LOGRADO SOBRE EL CAPITAL SOCIAL A PARTIR DE LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO HASTA LA SEPARACIÓN. La actividad del esposo está fundida con la actividad empresarial que realiza mediante la sociedad anónima en la cual es dueño de todas las acciones. No se trata de una participación accionaria pura y simple, de la que únicamente derivan dividendos, sino que el señor realiza su actividad por medio de una persona jurídica, lo que también podría hacerlo a nombre propio. Asimismo, los bienes que aprovechaba la esposa en forma personal, le pertenecían a la sociedad, pues el vehículo de uso personal de la demandada estaba inscrito a nombre de la sociedad y el alquiler de la vivienda que habitaban era cancelado con recursos económicos de la empresa. Ante estas muy particulares características, la Sala considera que la esposa sí tiene derecho al eventual incremento patrimonial que se hubiere logrado sobre el capital social a partir de la fecha en que se realizó el matrimonio y hasta el momento de la separación: [136-05]

BIENES GANANCIALES. ARTÍCULOS 40 Y 41 DEL CÓDIGO DE FAMILIA. Se analiza si existió violación de estos numerales en un caso de traspaso de bienes inmuebles y en una liquidación anticipada de bienes gananciales. Se concluye que sí existió la violación. [223-05]

VIVIENDA NO ES GANANCIAL. CUANDO SE DIO ADJUDICACIÓN MUJER ABANDONÓ EL HOGAR Y NO COLABORÓ CON LOS PAGOS. INVU adjudica vivienda al grupo familiar, pero simultáneamente la mujer abandona el hogar y quien se queda en la casa es el marido quien se hace cargo de los pagos. No es ganancial, ella no hizo ningún aporte: [618-05]

RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. CUANDO EL VÍNCULO ENTRA EN CONFLICTO Y SE VISLUMBRA SU DISOLUCIÓN LA PARTICIPACIÓN DIFERIDA NO RESULTA SER PLENA. BUENA FE. A pesar de la libertad de cada uno de los consortes para disponer de los bienes que se adquieran durante la vigencia del matrimonio, producto del régimen de participación diferida en los bienes gananciales que impera en nuestro sistema jurídico, esta Sala ha estimado que la misma no resulta ser plena cuando el vínculo entra en conflicto y se vislumbra su disolución; pues, en ese supuesto, la validez de los actos queda sujeta a la existencia de la buena fe. [649-05]. En igual sentido [188-98], [142-98], [322-97], [163-98],[950-00], [372-02], [451-02], [262-10]

En un proceso anterior al de divorcio se declara la separación judicial y se le da a ambos el derecho a participar en los gananciales (así resuelto en abstracto).  En este otro proceso, el de divorcio, la esposa además de plantear la demanda contra su esposo, incluyó como parte al padre de éste, quien aparece registralmente como titular del usufructo del inmueble en donde vive ella con los hijos de la pareja. En ambos procesos no coinciden las mismas partes, pues, en aquel no apareció como parte el ahora codemandado ..., como tampoco, tienen idéntico objeto.  De ahí que, lo resuelto en el proceso de separación judicial no le es oponible a este codemandado.  Mas, debe aclararse que lo resuelto sí produce cosa juzgada pero entre los esposos.  Es decir, en aquel proceso sí se resolvió algo que es oponible en este otro asunto, a saber, el tema relacionado con el derecho de gananciales entre los esposos.  Lo que sucede es que respecto al codemandado ..., quien se repite, no fue parte en aquel proceso, lo que se demanda es una cuestión bien distinta, a saber, la declaratoria de que la accionante tiene derecho a disfrutar de la casa de habitación con exclusión de éste quien es el usufructuario.  Resulta evidente que no tiene naturaleza ganancial el usufructo que se reservó su suegro, ..., al donarle la nuda propiedad a su hijo, también codemandado y esposo de la accionante; precisamente, porque no es un bien constatado en el patrimonio del cónyuge, sino, de un tercero; y, evidentemente en su adquisición no medió el esfuerzo común de los esposos. Si bien es cierto el suegro permitió que en el inmueble permaneciera su hijo con su familia, y luego de la separación de la pareja han vivido en él la demandante y sus hijos, es así por simple tolerancia del usufructuario: [753-05]

Gananciales y subrogación de bienes propios: existe una diferencia entre el valor del vehículo que el esposo se ganó en una rifa y la finca en discusión,  teniendo esa mejora el carácter de ganancial.  Esto porque si el producto de la venta del automotor fue utilizado como parte del precio de la propiedad, la misma tiene un valor superior al del original.  Aunado a ello, transcurrió un tiempo considerable entre la fecha en que don ... resultó favorecido con el vehículo y la de adquisición de la finca. No se trata de una simple subrogación de un bien por otro, pues aunque el dinero para la compra de la propiedad inicial se originó en el aporte de doscientos mil colones, producto de la venta del vehículo adquirido en la rifa, la adquisición subsiguiente no fue así sino que hubo un valor agregado fruto del esfuerzo común de los esposos.  De manera que debe excluirse este aporte inicial obtenido por el esposo en forma aleatoria: [939-05]

Los bienes gananciales son los bienes que se adquieren durante el matrimonio, mediante el esfuerzo y la cooperación, reales y efectivos, de ambos cónyuges. Esto no implica solamente la colaboración en lo material sino también en lo moral y en la entrega de ambos para satisfacer las necesidades del hogar. [1010-05]

FRAUDE A LA LEY. NO EXISTIÓ. CUANDO SE REALIZÓ TRASPASO NO SE VISLUMBRABA DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO. Los actos han de calificarse de mala fe o como “fraude a la ley” cuando tienden a intentar hacer nugatorio el derecho a gananciales por parte de su cónyuge, o sea cuando se realiza un abuso o ejercicio antisocial al derecho a la libertad de disposición prevista por el artículo 40 del Código de Familia, que no puede ser tutelado por los juzgadores en materia de familia. Cuando el traspaso se efectuó, no se vislumbraba la disolución del vínculo como para presumir que hubiere mediado fuerza o miedo grave o cualquier otro vicio en el consentimiento que nos permita concluir que la actora fue engañada o que fue inducida a error al momento del traspaso. El bar no es bien ganancial, por cuanto no se acreditó que el codemandado obtuvo o continúa recibiendo ganancias del negocio, utilizando a terceros con el fin de burlar la ganancialidad de ese bien, tampoco se constató en el patrimonio del codemandado. Sí es ganancial la construcción o vivienda que habita la actora con sus hijas y no los terrenos en que se construyó. VOTO SALVADO. El negocio comercial o establecimiento mercantil fue constituido por los codemandados e inaugurado a principios de enero de 1997, dentro de la relación matrimonial, por lo que forma parte de la masa ganancial, en la proporción que le pertenecía al codemandado. [183-06]

ES BIEN GANANCIAL. ESCRITURA DE DONACIÓN DE LA FINCA SE RESCINDIÓ Y POSTERIORMENTE SE ADQUIRIÓ POR COMPRAVENTA. En un primer momento se le donó al demandado la finca, sin embargo y posteriormente, se rescindió esa escritura de donación, por lo que se dejó sin efecto, sin ningún valor legal. Asimismo, en escritura posterior, el demandado adquirió la misma finca por compraventa. De manera que si el inmueble fue adquirido por compra, durante la unión de hecho de las partes, la que fue pública, notoria, única y estable por más de tres años, con aptitud legal para contraer matrimonio, debe surtir los efectos patrimoniales propios del matrimonio formalizado legalmente. [230-06]

ES BIEN GANANCIAL. NO ES FACTIBLE RECURRIR A CALIFICACIÓN DE CULPABILIDAD PARA PÉRDIDA DE GANANCIALES. No puede acudirse a la calificación de culpabilidad que establecía el numeral 41 del Código de Familia antes de la reforma, para efectos de pérdida de  gananciales en el caso del cónyuge culpable. Existe prueba del esfuerzo común de las partes en la adquisición del inmueble. Estamos ante un típico bien ganancial, que por simulaciones de ventas atribuibles a la demandada se trató de sustraer para evitar la participación del accionante en la distribución de su valor neto. VOTO SALVADO. La adquisición del inmueble devino de la venta de la finca que le fue heredada por su padre. Aún cuando registralmente la causa adquisitiva del inmueble de comentario es de carácter oneroso, por compra que le hiciera la demandada al actor, consta que dicho inmueble fue adquirido con bienes que le eran propios a la demandada, operándose una subrogación en su favor. El inmueble inscrito a nombre de la demandada no es ganancial. [816-06]

NO ES BIEN GANANCIAL. LA RECURRENTE DONÓ EL INMUEBLE A SU ESPOSO.  La propiedad fue donada al accionado por quien recurre, y aunque argumenta que fue presionada por su esposo, el aquí demandado, no aportó prueba en ese sentido, pues no es suficiente afirmar que fue presionada, sino que debió indicar los hechos configurativos de lo que ahora califica de presión y demostrarlos. Al tenor del artículo 41 del Código de Familia, ese bien no es ganancial. VOTO SALVADO. La finca “madre” fue segregada en ocho lotes, en uno de los cuales se construyó la vivienda familiar. De esta manera, el inmueble citado fue introducido al matrimonio como bien ganancial. La donación efectuada por la actora al demandado nunca tuvo la virtud de sustraer al inmueble del patrimonio familiar; es decir, nunca tuvo el propósito definido de que el demandado tuviera la propiedad y disposición exclusiva de ese inmueble. [862-06]

UNIÓN DE HECHO NO SURTÍA EFECTOS JURÍDICOS. UNO DE LOS CONVIVIENTES ESTABA CASADO. NO SON GANANCIALES. Los bienes adquiridos por la accionante entraron en su patrimonio durante los meses de febrero y mayo de 1985, momento en que el recurrente estaba casado, porque como se indicó, se divorció el 9 de julio de 1985,  por lo que la unión de hecho no podía surtir efectos jurídicos, y por consiguiente esos bienes no constituyen gananciales. [890-06]

PLAN DE PENSIÓN VOLUNTARIA COMPLEMENTARIA ES BIEN GANANCIAL. El plan de pensión voluntaria complementaria que el actor suscribió con la Operadora de Planes de Pensiones Complementarias de la entidad bancaria desde el 1° de junio de 1996 debe considerarse ganancial, al haber sido suscrito dentro del matrimonio cuando los cónyuges aún vivían juntos. [929-06]

NO ES BIEN GANANCIAL. AUNQUE EN ESCRITURA SE INDICÓ “VENTA” EN REALIDAD FUE TRASPASO GRATUITO. La causa de adquisición indicada en la escritura -venta- correspondía en realidad a un traspaso gratuito, por medio del cual el padre de la demandada dispuso el traspaso en vida de lo que por “herencia” le correspondería a su hija y en consecuencia no es de naturaleza ganancial. A esa fecha la actora contaba la edad aproximada de 15 años, de modo que no se entiende cómo, una persona tan joven con limitados medios económicos, compareciera a pocos meses de celebrado el matrimonio comprándole una finca a su propio papá. [976-06]

UNIÓN DE HECHO. EL INMUEBLE ES GANANCIAL AUNQUE SE HAYA VENDIDO DURANTE EL PROCESO. Ante las contradicciones que se han constatado en su posición en juicio, aunado a que lo único cierto que se tiene es la inscripción de la finca a nombre del demandado en el año de 1993, fecha para la cual convivía con la actora, procede acoger la pretensión de la recurrente en torno a la ganancialidad del inmueble. Lo anterior es así, con independencia de que efectivamente el bien se haya vendido durante el proceso, toda vez que el derecho pretendido es de naturaleza personal (de valor) y no real. [1077-06]

CUOTAS DE HIPOTECA CANCELADAS DURANTE EL MATRIMONIO SON GANANCIALES. La actora contribuyó al pago de una parte de las cuotas hipotecarias y ampliación de la vivienda durante la época en que convivió con el demandado y, como tal, se concluye que durante la época de matrimonio existió la mutua colaboración entre ambos cónyuges; razón por la cual, desde la fecha de constitución del matrimonio y hasta la separación definitiva, tiene derecho la actora a participar de la mitad del valor neto de las cuotas de la hipoteca que se cancelaron durante el período dicho. [1133-06]

En 1994 firman convenio de separación por mutuo acuerdo, pactándose que los bienes que en el futuro adquieran ambos consortes, les pertenecerán a cada uno en forma exclusiva. Sin embargo, luego se reconciliaron y siguieron conviviendo. En el 2005 se tramita juicio de divorcio. Cabe declarar derecho a gananciales respecto de los bienes adquiridos durante la nueva convivencia pese a lo que se haya convenido en la separación, sin violar la cosa juzgada, porque es lógico que dicha disposición estaba relacionada con el mantenimiento de la separación real entre las partes y no para el supuesto de una eventual reconciliación. El artículo 41 del Código de Familia (renuncia de gananciales) no es aplicable al caso, toda vez que no estamos en el supuesto de una renuncia de los esposos a las ventajas de la distribución final, sino, tal y como se resaltó en la redacción de la cláusula que interesa del referido convenio, de una cuestión que resultaba “obvia ”, atendiendo a que con la separación judicial se prescindía de la convivencia en común, lo que no podría tener la virtud de impedir que se reconozcan los efectos propios de la reconciliación entre las partes.  [1162-06]

GANANCIALIDAD DE INMUEBLES. Caso de ruptura de unión de hecho. Pesa hipoteca sobre un bien y de otra finca se ha producido la venta de varios lotes. [136-07]

BIENES GANANCIALES. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. El sistema jurídico contempla un régimen de participación diferida en los bienes gananciales; conforme con el cual, cada uno de los cónyuges puede disponer libremente de los bienes que consten en su patrimonio -de los que tenía al contraer matrimonio y de los que por cualquier título adquiera durante la existencia del vínculo-. Es al declararse disuelta o nula la unión matrimonial, al disponerse la separación judicial y al celebrarse, después de las nupcias, capitulaciones matrimoniales, cuando cada uno adquiere el derecho de participar en la mitad del valor neto de los bienes que con ese carácter jurídico sean constatados dentro del patrimonio del otro (artículos 40 y 41 del Código de Familia). [261-07], [026-08], [988-08],  [035-09], [1135-09]

GANANCIALES. NATURALEZA PERSONAL. El derecho a gananciales es de naturaleza personal, de valor. Por esa razón, no procede resolver este asunto, disponiendo la posibilidad de volverse propietario de la totalidad del inmueble cancelando al otro el importe de la mitad de su valor neto, como si estuviésemos ante un típico derecho real, infringiendo de esa manera lo dispuesto en el artículo 41 del Código de Familia. [306-07]

BIENES GANANCIALES. CONCEPTO. ACTOS DE DISPOSICIÓN DE BIENES EN FRAUDE DE LOS INTERESES DEL CÓNYUGE. LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. En aplicación de las reglas que integran la sana crítica, resulta evidente que una separación de los cónyuges refleja el importante grado de deterioro de su relación y, los actos de disposición que haga uno de los cónyuges, deben presumirse en fraude de los intereses del otro, -en este caso de la actora-, salvo prueba indubitable en contrario, la cual  se echa de menos.  Aún cuando no se haya pedido la nulidad del traspaso indicado, como el derecho a gananciales tiene naturaleza personal y no real, es absolutamente legítimo tomar en cuenta su valor para establecer el monto de los gananciales que como derecho de crédito le corresponde a la actora. Procede declarar el derecho de la esposa a gananciales, pero limitado a la mitad del valor neto de los inmuebles adquiridos por el cónyuge antes del matrimonio, en la parte proporcional correspondiente a las cuotas pagadas por las partes durante el matrimonio, según estimación que deberá hacerse en ejecución de sentencia. [490-07]

Bienes gananciales. Concepto.  GANANCIALIDAD DE LA CONCESIÓN PARA TRANSPORTE REMUNERADO DE PERSONAS MODALIDAD TAXI. Tratándose de un derecho subjetivo que permite la explotación en bienes del Estado, el mismo, sea concesión o permiso, es susceptible de apreciación económica; por lo que, forma parte del patrimonio de la sociedad conyugal. La Sala ha establecido que, los gananciales constituyen un derecho de crédito, el cual puede ser valorado y ejecutado en el patrimonio del deudor. Por ello, aunque la concesión o permiso para el transporte de personas remuneradas modalidad taxi sea un derecho personal, no negociable, no por esto pierde su carácter de bien ganancial. [497-07]

NATURALEZA JURÍDICA DE LOS BIENES GANANCIALES. El legislador contempló ese derecho no como uno de naturaleza real o de co-propiedad -que impone una relación de dominio sobre el bien-; sino más bien, implica un derecho de crédito, una vez deducidas las cargas que pesan sobre el inmueble, y como tal, susceptible de compensación total o en la parte correspondiente cuando el acervo patrimonial ganancial es distinto en cada uno de los cónyuges. Al señalar el artículo 41 del Código de Familia que se trata de un derecho a participar en la  mitad del valor neto de los bienes gananciales constatados en el patrimonio del otro, no cabe duda que su definición está circunscrita a la efectiva y real existencia de los bienes en tanto integrantes del patrimonio del/a cónyuge, de manera que, quien juzga, no puede soslayar la verificación del dominio actual y los accidentes jurídicos que puedan afectar a cada uno de esos bienes. [507-07], [628-10]

Bienes gananciales. Régimen de participación diferida. NO EXISTÍA LIMITACIÓN A LIBERTAD DE DISPOSICIÓN. Cónyuge traspasa bienes a hijos en común y no se demostró que, en ese momento, el matrimonio estuviera en crisis, por lo que no existía legalmente ninguna limitación a la libertad de disposición y administración de los bienes de cada cónyuge. [634-07]

LIQUIDACIÓN DE BIENES GANANCIALES. CADUCIDAD DE LA ACCIÓN. COSA JUZGADA MATERIAL. El demandado alega que la actora solicitó la inclusión de los bienes gananciales reclamados en esta litis, luego de más de un año de haberse declarado el rompimiento del vínculo matrimonial entre las partes, mediante un divorcio por mutuo consentimiento. Sin embargo, no existe norma expresa que establezca la caducidad de una acción como la mencionada. Los entonces cónyuges decidieron acudir a la vía judicial, pero no incluyeron ciertos bienes que tienen la naturaleza de gananciales y que ahora son reclamados por la actora, de modo que, en aquella primera oportunidad no medió pronunciamiento alguno sobre su naturaleza, así como tampoco distribución ni liquidación alguna. Por esta razón, tampoco puede considerarse que este otro proceso, que ahora se conoce, viole la figura de la cosa juzgada material. [679-07]

BIENES GANANCIALES. ACUERDO ANTERIOR AL DIVORCIO DE TRASPASAR BIEN A HIJA COMÚN. Son sus tres hijos los que gozan, de hecho -junto con su madre-, del inmueble traspasado. Se ha de rechazar que dicho traspaso (donación) se hiciera a espaldas del actor, y en forma simulada, con el ánimo de defraudarlo en su derecho a gananciales. Por lo demás, en autos se rechazó, correctamente, por falta de prueba eficaz, la existencia del supuesto convenio en el sentido de que una vez que el actor cancelara las hipotecas que pesaban sobre la finca, ésta se iba a distribuir en partes iguales entre ellos. [835-07]

BIENES GANANCIALES ADQUIRIDOS DURANTE UNIÓN DE HECHO. El demandado vendió dos inmuebles que no eran bienes gananciales, para comprar otro inmueble, por un precio superior al que sumaban ambos. La diferencia entre el producto de la venta y lo pagado por la compra, es de ¢2.359.000,00, monto que, en atención a la presunción legal que deriva del artículo 41 del Código de Familia debe considerarse como ganancial, en el tanto en que la compra se dio durante la vigencia de la unión. Esa cantidad de ¢2.359.000,00 representa un 18,14% del precio total de la venta, razón por la cual el derecho de la actora resulta ser de 9,07 % sobre el valor que se le fije al inmueble en la etapa de ejecución. [867-07]

BIENES GANANCIALES. EXCEPCIÓN DE TRANSACCIÓN SOBRE bienes adquiridos durante la unión de hecho. Se acoge la excepción de transacción interpuesta por la parte demandada y se deniega la demanda en cuanto se pretende derecho de gananciales sobre esos bienes. [920-07]

Bienes gananciales.  Simulación efectuada por el cónyuge. El trámite de ejecución y remate, se realizó con ánimo fraudulento, con el propósito de sustraer el derecho que le pertenecía a él, del eventual reclamo por bienes gananciales. Esta situación se evidencia, porque el negocio por el cual se remató su derecho, tiene vicios de simulación, por cuanto los acreedores son su padre y su hermano. [646-07]

BIEN GANANCIAL. TRASPASO DE INMUEBLE SE REALIZÓ CUANDO SE HABÍA DADO SEPARACIÓN DE HECHO, y al menos siete meses después de que se presentó la demanda. Es cierto que la ley no limita disponer de los bienes propios con vocación ganancial, sin embargo, ese derecho no es absoluto, sobre todo para cuando se vislumbraba la disolución del vínculo matrimonial, lo que indudablemente se daba en el caso en estudio, pues debe ejercerse conforme a la buena fe, por lo que si se hizo para esa época, no pierde el carácter de bien ganancial. [026-08]

NO PROCEDE CONCEDER DERECHO A GANANCIALES. AMBAS PARTES RENUNCIARON A ESE DERECHO EN ESCRITURA PÚBLICA. Se infiere que siempre fue intención de las partes distribuir los bienes adquiridos dentro del matrimonio en los términos indicados en la cláusula sexta de la escritura pública. Esta Sala valora que el acto jurídico suscrito entre las partes otorgado en dicha escritura pública, contiene manifestaciones de voluntad muy claras sobre cuestiones de índole patrimonial que solo interesan a ellas, las que se han ejecutado en su totalidad. Se acoge parcialmente el recurso, procede anular la sentencia del Tribunal de Familia y revocar la del Juzgado en cuanto concedió a la demandada derecho a ganancialidad sobre los tres inmuebles sin inscribir, para en su lugar, otorgarle validez y eficacia a la distribución de bienes estipulada en la cláusula sexta de la escritura pública. [056-08]

BIEN INMUEBLE NO ES GANANCIAL. NO SE ACREDITÓ UNIÓN DE HECHO ANTES DEL MATRIMONIO. No quedó acreditada la unión de hecho entre las partes antes de que contrajeran matrimonio el 23 de diciembre del año 2000, de manera que el inmueble reclamado no tiene naturaleza ganancial, pues las partes empezaron a compartir una vida en común hasta después de contraer nupcias. Cabe aclarar que si bien el inmueble se inscribió en el Registro Público cuando ya las partes habían contraído matrimonio, la posesión de este lo había adquirido la actora antes de dicho evento, por tratarse de un terreno del IDA. [764-08]

BIENES GANANCIALES. SIMULACIÓN DE ACTO. FRAUDE DE LEY. Aún cuando resulta plenamente legal, por no estar expresamente prohibida, la enajenación o el gravamen de bienes gananciales, se ha calificado como fraude a la ley la conducta de la parte que dispone de sus bienes, con la intrínseca finalidad de hacer nugatorio el derecho a gananciales de su cónyuge, según la doctrina de los artículos 20, 21 y 22, todos del Código Civil. Para la Sala, es evidente que el traspaso realizado por el demandado a su padre tenía como claro objetivo sustraer formalmente de su patrimonio las acciones de dicha sociedad, con el fin ilegítimo de hacer nugatorio el eventual derecho de gananciales de la actora. Anular el traspaso no formó parte de las pretensiones, amén de que tampoco figuró como parte el supuesto adquirente; pero no resulta necesario anularlo pues es procedente considerar las acciones como parte del patrimonio de la pareja, a los efectos de fijar el monto de los gananciales que le corresponden a la actora, el cual constituye una obligación de valor, o sea, un derecho de crédito a favor de la demandante y en contra del demandado.[423-08], [606-08]

BIENES GANANCIALES. FINCA ES BIEN GANANCIAL. NO EXISTE PRUEBA CLARA DE QUE DEMANDADO HAYA ADQUIRIDO EL BIEN CON PRODUCTO DE LA VENTA DE UNA FINCA OBTENIDA ANTES DEL MATRIMONIO. ARTÍCULO 41 INCISO 4 DEL CÓDIGO DE FAMILIA. La prueba no permite tener por demostrado, con la claridad requerida, que el accionado haya comprado un inmueble antes de contraer matrimonio y, de ser así, tampoco media claridad en el sentido de que los recursos obtenidos con la venta de ese primer inmueble hayan sido destinados a comprar la finca cuya ganancialidad se discute. [988-08]

BIENES GANANCIALES. PROCESO DE EJECUCIÓN DE SENTENCIA. NO SE VIOLENTA COSA JUZGADA. DEBE TOMARSE EN CUENTA VALOR NETO QUE TENÍAN LOS BIENES AL MOMENTO DE LA SEPARACIÓN DE HECHO. La sentencia que se ejecuta dispuso que el derecho de participación del marido en los bienes de su esposa, debe establecerse de acuerdo con el valor neto que tenían en julio de 2000, en que se separaron de hecho. El segundo perito que valoró los bienes estableció un valor actual y siguió un procedimiento para regresar ese valor actual al que tuvo en  julio de 2000, que denominó “valor deflatado”, consistente en una fórmula matemática, en la cual obtiene dividiendo el valor actual por el “Índice de Precios al Consumidor” publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, correspondiente al año al que se quiere adecuar el valor. No existe ninguna razón, con base en la cual pueda decirse que ese procedimiento no es válido y que el valor asignado por el perito a la casa de habitación al mes de julio de 2000 no sea el correcto. [1057-08]

SE DESVIRTUÓ PRESUNCIÓN DE GANANCIALIDAD. INMUEBLE FUE COMPRADO POR EL ACTOR MEDIANTE CRÉDITO PERO SUS PADRES LE HAN REINTEGRADO EL DINERO YA QUE ELLOS RESIDEN EN EL INMUEBLE. La Sala considera que la presunción de ganancialidad sí fue desvirtuada. Se tiene que el inmueble fue comprado mediante un crédito realizado por el actor debido a su posibilidad de acceder al mismo, pero sus padres le han reintegrado el dinero que le rebajan de su salario por ese concepto, por lo que no es cierto que se haya adquirido con recursos del matrimonio. Luego, ese bien ha constituido siempre la casa de habitación de sus padres y la testigo señaló que estos se hacían cargo del pago de impuestos y cualquier otro gasto. En consecuencia, se estima que no puede acogerse la petición de la demandada para que dicho inmueble sea considerado como ganancial. [035-09]

DERECHO DE USUFRUCTO DE LA ACTORA NO ES BIEN GANANCIAL. FUE ADQUIRIDO CON LA VENTA DE UN BIEN HEREDADO. ADQUISICIÓN SE REALIZÓ CON RECURSOS PROPIOS. La Sala estima que la demandada logró acreditar su posición en juicio, en el sentido de que la compra de este bien la hizo con los recursos que obtuvo de la venta de un bien, herencia de su padre, realizada por su hermano, quien estaba a cargo de la administración de los bienes hereditarios. Tampoco es una razón válida ni suficiente para declarar la ganancialidad del bien, que el actor haya dado dinero a la demandada para cambiarle el piso a la casa, pues quedó demostrado que la adquisición la hizo ella con recursos propios. [035-09] 

lote no es bien ganancial por cuanto fue donado a la demandada E INSCRITO POR MEDIO DE LEY DE LOCALIZACIÓN DE DERECHOS. vivienda construida en ese lote sí es bien ganancial. El inmueble fue inscrito cuando actor y demandada ya se encontraban casados, mas la inscripción se realizó sujeta a la ley de localización de derechos. El terreno, sobre el cual fue construida la casa de habitación, le fue donado a la demandada por su madre y como tal, de acuerdo con el numeral 41 inciso 1) del Código de Familia, no reviste naturaleza ganancial. En cuanto a la casa de habitación, se constata la existencia de una afectación a patrimonio familiar y limitaciones impuestas por las leyes del sistema financiero nacional para la vivienda, lo que permite admitir que la edificación construida en esa propiedad sí fue con el esfuerzo conjunto de ambos y como tal, ganancial. [123-09] 

INMUEBLE ES BIEN GANANCIAL. FUE ADQUIRIDO POR EL ACTOR MEDIANTE COMPRAVENTA AUNQUE POSTERIORMENTE SE LO DONÓ A SU MADRE Y LUEGO ESTA SE LO DONÓ NUEVAMENTE AL ACTOR. Con los movimientos registrales se constata que efectivamente el actor adquirió por compraventa el inmueble en 1994 (durante la vigencia del matrimonio). En  mayo de 1996 se anotó el traspaso que hizo el actor a su mamá, quien luego  en julio de 1998, aparece donándosela a él. Tales traspasos son en extremo dudosos, porque no es lógico que una persona traspase a un pariente suyo, bien por venta o por donación, una propiedad y ésta se la reintegre nuevamente a través de una donación. Si el actor traspasó a su mamá, una propiedad adquirida por él por causa onerosa y luego la recibe de la misma adquirente, no es posible negar que la verdadera causa por la cual ese inmueble fue introducido a su patrimonio fue a título oneroso, desde el año 1994 y por consiguiente, es de naturaleza ganancial. [123-09]  

GANANCIALIDAD DE VEHÍCULO. El carro es un bien ganancial, por cuanto fue comprado gracias al dinero producto de unos alquileres generados por un inmueble cuya ganancialidad no está en discusión. (153-09)

FINCA NO ES BIEN GANANCIAL. LIBRE DISPOSICIÓN DEL BIEN. ERROR MATERIAL DEL REGISTRADOR. La segregación y la venta del bien tuvieron lugar mucho tiempo antes de la demanda por separación judicial interpuesta por la actora, con lo cual ese acto del demandado fue en ejercicio de la libre disposición de un bien de su propiedad. El registrador incurrió en error material al inscribir la finca y consignar que el propietario era el hoy demandado y no quien la había comprado. [462-09]

PROCESO DE INCLUSIÓN DE BIENES GANANCIALES. NO EXISTÍAN BIENES QUE DISTRIBUIR. COSA JUZGADA. Al momento en que se firmó el convenio de divorcio, ambas partes habían acordado, verbalmente, distribuirse entre ellos los bienes que formaban el acervo patrimonial, y por esa razón decidieron indicar en el documento que no existían bienes que distribuir. Así las cosas, al haberse dictado la sentencia, los temas contenidos en el convenio adquieren el carácter de cosa juzgada. No queda duda de que la actuación del actor al interponer la demanda que se analiza, ha sido de mala fe. [604-09]

SE RECONOCEN COMO BIENES GANANCIALES LAS ACCIONES DE CLUB,  LA CARRETA PARA CUADRACICLO Y LA CONSTRUCCIÓN DE CASA DE HABITACIÓN. NO SE RECONOCEN COMO GANANCIALES LAS ACCIONES DE SOCIEDAD ANÓNIMA. Se reconoce la naturaleza ganancial de la acción del Club Punta Leona y el derecho de la actora a participar en el cincuenta por ciento de su valor neto. Estando la relación entre las partes en crisis, el traspaso de la acción deviene cuestionable. Además, no existe prueba alguna de la cual se pueda deducir con certeza que la madre le regaló el dinero al actor para comprar la indicada acción. Sobre la carreta abierta para transporte de  cuadraciclos, ante la constatación de la misma en el patrimonio del demandado, éste tiene la carga procesal de acreditar que la causa de su adquisición precedió al matrimonio, a efecto de negarle la naturaleza ganancial; sin embargo, al faltar dicha prueba, debió tenérsele como bien ganancial. Con respecto a las acciones de la sociedad anónima, es un punto fuera de discusión que fueron adquiridas por el demandado antes del matrimonio, y las ganancias son rendimientos propios de la sociedad, por lo que no son gananciales. Sobre el carácter ganancial de la construcción de la casa de habitación, en donde convivieron las partes durante el matrimonio, tomando en cuenta que la edificación se realizó durante la convivencia de las partes, que la casa sólo ha sido habitada por ellas, el hijo común y los hijos de cada una, que el demandado fue quien estuvo a cargo de la construcción y a quien la arquitecta identificó como su propietario, que es él y nadie más quien ha pagado el servicio de vigilancia; debe concluirse que la misma es ganancial. El hecho de que se haya involucrado a las sociedades de las cuales él forma parte, por ejemplo, para que aparezcan en la compra de materiales y en otros documentos, pudo obedecer a diversos motivos. [647-09]

GANANCIALES. AFECTACIÓN A PATRIMONIO FAMILIAR NO COARTA LA DECLARATORIA DE GANANCIALIDAD. El tema de la anotación de  demanda al margen del asiento registral de la propiedad declarada ganancial fue un aspecto discutido en la vía incidental y sobre el cual, ya existe pronunciamiento firme.  En todo caso, bien señaló el tribunal que la afectación a patrimonio familiar no coarta la declaratoria de ganancialidad de un inmueble en tanto, el derecho que corresponde a la actora, con ocasión de esta declaratoria, es de naturaleza personal y no real, es decir, no es de cotitularidad. [709-09]

BIENES NO GANANCIALES. BIENES OBTENIDOS DURANTE LA SEPARACIÓN. Los bienes fueron obtenidos durante la separación, lo que impediría reputarlos como gananciales de acuerdo al inciso 5) del canon 41 del Código de Familia. [739-09]

BIEN INMUEBLE ES GANANCIAL. SE ADQUIRIÓ POR CAUSA ONEROSA Y DEMANDADO NO ACREDITÓ QUE LA VENTA DE ESE BIEN SE HAYA HECHO BAJO EL PRINCIPIO DE LIBRE DISPOSICIÓN. UNIÓN DE HECHO. El inmueble ubicado en Tres Ríos es ganancial por haberse adquirido de forma onerosa durante la unión de hecho de las partes, y por no haber acreditado el demandado que realmente haya vendido ese inmueble bajo el principio de libre disposición, y menos aún que el producto de la venta se invirtiera en la compra o reparación de la casa ubicada en Corredores. Por el contrario, consta que esa casa fue adquirida mediante un bono de vivienda, y que el demandado no vendió el inmueble del partido de Cartago, sino que lo donó cuando se dieron algunos inconvenientes de pareja. El accionado dispuso de dicho inmueble para sustraerlo de su esfera patrimonial, en pleno conflicto de la relación de pareja o cuando esta ya se estaba deteriorando, con el objeto de tornar nugatorio el derecho de la actora a tener como bien ganancial ese inmueble, por lo que la pretensión de que ese bien no sea considerado ganancial carece de fundamento lógico jurídico y debe ser desestimada. [877-09]

BIEN GANANCIAL, SALVO EN LO APORTADO POR LA DEMANDADA DE SU PROPIO PATRIMONIO. CASO DE DIVORCIO POR SEPARACIÓN DE HECHO. La accionada acreditó debidamente que la mitad del precio del lote, así como la casa ahí construida, fueron cancelados mediante el dinero que obtuvo producto del premio de la lotería. Tal circunstancia impide considerar la totalidad del inmueble como ganancial; pero no por aplicación del inciso 1°, del artículo 41 ídem, (que se refiere a los bienes adquiridos por causa aleatoria), sino por el inciso 4° de ese numeral, el cual excluye de los bienes gananciales a aquéllos “que fueron subrogados a otros propios de alguno de los cónyuges”. En efecto, ni el lote ni la vivienda ahí construida, fueron producto de una causa aleatoria, sino que, fueron adquiridos en forma onerosa, con la salvedad del aporte de bienes propios de la demandada que por lo mismo sí debe excluirse de la ganancialidad. Por otra parte, está acreditado que el actor -quien era constructor- participó con su esfuerzo y mano de obra en la construcción de la vivienda, por lo que, corresponde declarar que el inmueble de marras es ganancial, salvo en el monto de quinientos mil colones que aportó la demandada de su propio patrimonio, para la cancelación del resto del precio del lote y de la construcción de la vivienda. [873-09]

CONCEPTO DE BIEN GANANCIAL. [955-09]

ES BIEN GANANCIAL PUES NO FUE ADQUIRIDO POR HERENCIA. La finca en cuestión es bien ganancial, pues fue adquirida por la actora mediante cesión de derechos hereditarios y no por herencia como indicó. El contrato de cesión es un contrato oneroso, que no transfiere el carácter de heredero. Con ello, no se encuentra dentro de ninguno de los supuestos de exclusión como bien ganancial. [840-09]

DERECHO A BIENES GANANCIALES. FINCAS ADQUIRIDAS ANTES DEL MATRIMONIO. Aunque las fincas fueron adquiridas antes del matrimonio, la actora tiene derecho a gananciales en la proporción del valor que corresponde a la parte del precio cancelado durante su vida de casados; es decir, que tiene derecho al cincuenta por ciento del valor neto de tales inmuebles, en la proporción del precio pagado durante la vigencia de su matrimonio.  No es cierto que en tales pagos no existiera un esfuerzo común.   La actora laboraba en el cuidado de los hijos y en la atención de su hogar. Cuando ambos cónyuges toman la decisión de que uno de ellos -de ordinario la esposa- se queda en su  hogar, asistiendo y cuidando a su familia, ello le permite al otro enrolarse en una relación de trabajo, o bien, asumir su propio negocio. [954-09]

DERECHO A BIENES GANANCIALES. PRESTACIONES LABORALES COMO BIEN GANANCIAL. ACTOR NO ESTABA EN CONDICIONES DE DISPONER LIBREMENTE DE VEHÍCULO. CASO DE DIVORCIO POR SEPARACIÓN DE HECHO POR MÁS DE TRES AÑOS. Se establece el derecho del actor y de la demandada a participar en la mitad del valor neto de los bienes gananciales. Se declaran como tales, un vehículo y las prestaciones legales percibidas por el actor de su trabajo, y en ese sentido, el derecho de la demandada a la mitad del valor actualizado de estos, sin perjuicio de cualesquiera otros que se constaten en ejecución de sentencia. Con respecto a esto último, la Sala ha considerado las indemnizaciones por preaviso y auxilio de cesantía como bienes gananciales, en razón de que estos extremos no se encuentran dentro de los supuestos que el artículo 41 del Código de Familia contempla en forma taxativa como excluidos de la consideración de gananciales, aunado a que éstos suponen la materialización de un derecho. Con respecto al vehículo, no podría verse afectado el derecho de la demandada a partir del acto de disposición sobre el mismo, toda vez que ese acto tuvo lugar mucho después de que las partes se separaran, y ante tal separación, la buena fe le imponía  la obligación de respetar el derecho de su cónyuge. De manera que, el accionante no estaba en condiciones de disponer libremente de sus bienes. [046-10]

DIVORCIO Y GANANCIALIDAD DE FINCA. PRUEBA PARA MEJOR PROVEER. Quien juzga posee la facultad de ordenar prueba para mejor proveer cuando estime necesaria su evacuación, pudiendo incluso, abarcar aquéllas que han sido declaradas  inevacuables o nulas, como es el caso que nos ocupa. En el presente caso, se tuvo por demostrado que el co demandado vendió la finca veintiún días después de haberle notificado la demanda. Es por ese motivo que la prueba para mejor proveer ordenada, en este caso, la historia registral del bien inmueble, no puede considerarse como fuera de los límites que tenía el tribunal, pues en todo caso, a la luz del tema en litigio, la prueba era pertinente para determinar la verdad real de los hechos. [095-10]

NO SON GANANCIALES INMUEBLES ADQUIRIDOS POR DONACIÓN AUNQUE CÓNYUGE SEA EL DONADOR. DERECHO DE USUFRUCTO SÍ ES GANANCIAL. Los bienes donados por el demandado a la actora no se consideran gananciales. La norma no hace la distinción que hizo el órgano de alzada, es decir, no dispone que si la donación proviene del cónyuge, éste deba considerarse como bien ganancial, solamente por esa circunstancia. Por otro lado, como cada cónyuge tiene un derecho de usufructo sobre la finca, se debe aclarar que cada uno mantiene su derecho, pero en su condición de divorciado. [162-10]

INMUEBLE ES BIEN GANANCIAL. DONACIÓN DE MADRE A HIJO SE REALIZÓ CUANDO LAS PARTES ESTABAN SEPARADAS DE HECHO. EL VALOR A TOMAR EN CUENTA PARA LA LIQUIDACIÓN DE GANANCIALES ES EL ACTUAL. El traspaso de la finca realizado por la señora ... a su hijo, por donación, para la época en que las partes estaban separadas de hecho, tenía por propósito sustraerla del haber conyugal. Por lo que es bien ganancial y se debe reconocer el derecho de don ... a participar del cincuenta por ciento de su valor neto, en el entendido de que se trata de un derecho personal y no real. Además, ante la Sala se negó que en la adquisición del inmueble don ... colaborara con su esfuerzo, puesto que fue la actora, quien lo canceló por medio de un préstamo. No obstante, dicho esfuerzo común, en modo alguno puede circunscribirse a un aporte material y, el esfuerzo debe siempre presumirse. El valor del inmueble que debe tomarse en cuenta al momento de la liquidación del derecho de gananciales es el actual y no el que tenía el bien a la fecha de la separación judicial, pues, en ese otro supuesto, se causaría un enriquecimiento injustificado a la parte actora, dado que no se le reconocería al demandado el cincuenta por ciento del valor real del inmueble, sino, un valor desactualizado. El valor que ha de tomarse -siempre a la fecha actual- es el que corresponda al porcentaje efectivamente cancelado del bien ganancial a la fecha de la separación judicial, toda vez que a esa data, sobre dicho bien pesaba un crédito hipotecario que la actora canceló mediante la deducción directa de su salario, el cual terminó de pagar en el mes de abril de 2002, sin la ayuda del demandado. [262-10]

BIENES DE LA SOCIEDAD SON GANANCIALES. SE DIO ACTUACIÓN EN FRAUDE DE LEY: CESIÓN DE ACCIONES. Caso en que el demandado simuló una cesión de acciones a favor de su hermano, con el fin de distraer los bienes sobre los que recaería el derecho de gananciales de la actora. Se tiene que lo invertido en las propiedades adquiridas y puestas a nombre de la sociedad ... S.A., constituida el 23 de junio de 1988, aproximadamente cuatro años después del matrimonio, y con el nombre formado por los apellidos del demandado y la actora, fue efectivamente lo ahorrado de la actividad familiar. La cesión de las acciones se efectuó mediante escritura pública el 18 de setiembre de 1998, siendo que la separación entre los cónyuges se da el 22 de setiembre de ese mismo año (con tan solo cuatro días de diferencia). Además, pese al traspaso de las acciones, al momento de contestar esta demanda (23 de junio de 1999), el accionado aún era el presidente y apoderado generalísimo sin límite de suma de la empresa ... S.A., lo que demuestra que era él quien mantenía el poder real sobre dicha sociedad, y no su hermano a quien había cedido el ochenta por ciento del poder accionario. No se da la incongruencia alegada. [302-10] 

SE RECONOCE VEHÍCULO COMO BIEN GANANCIAL. El vehículo, aunque no estaba registralmente a nombre del actor reconvenido, se acreditó que fue adquirido por compra dentro del matrimonio, por lo que se reconoce como bien ganancial. [204-10]

MAQUINARIA ES BIEN GANANCIAL. SE DEMOSTRÓ QUE EL TALLER DONDE ESTABA LA MAQUINARIA ERA PROPIEDAD DEL DEMANDADO. NO SE DIO ERROR DE HECHO. Caso de divorcio en que sí se demostró que el demandado era el propietario del taller y de la maquinaria. Para esta Sala la conclusión a que llegaron los juzgadores precedentes, de que el recurrente es el propietario del Taller ..., declarando la ganancialidad de la maquinaria que en él se encontraba, está ajustada a la forma de valoración de la prueba en esta materia. [265-10]

LOTE ES BIEN GANANCIAL. UNIÓN DE HECHO. NO SE DEMOSTRÓ QUE EL CRÉDITO Y LOS PAGOS RESPECTIVOS SE CANCELARAN ANTES DEL INICIO DE LA CONVIVENCIA. El recurrente menciona que el lote fue adquirido por doña ... antes de iniciar la convivencia con el actor. Efectivamente algunos testigos dan cuenta de que la actora adquirió un crédito por la suma de quinientos mil colones, en el lugar donde trabajaba, para cancelar parte del precio del lote, que fue ¢750.000.  Sin embargo, de lo que no existe prueba certera es de que ese crédito y los pagos respectivos, los hubiera cancelado la demandada antes del inicio de la convivencia con el actor. No es posible admitir que el lote fue adquirido por la demandada en la fecha que aparece documentada en el plano catastrado pues la inscripción de un plano y el traspaso de un inmueble no son actos  simultáneos por los que se pueda inferir que la realización de uno implica la ejecución del otro. [454-10]

BIENES GANANCIALES. REQUISITO DE MUTUO AUXILIO. NO PROCEDE DECLARACIÓN DE EXISTENCIA DE SOCIEDAD DE HECHO IRREGULAR. En la especie, está claro que aún antes de la convivencia con el actor la causante ya desarrollaba su propia actividad económica, distinta a la de él. El mutuo auxilio económico es parte de la convivencia entre una pareja, pues es esa cooperación la que ayuda a solventar las necesidades de ambos cónyuges; mas esa colaboración resulta insuficiente para acordar la existencia de una sociedad de hecho. Interesa resaltar aquí que el único bien inmueble constatado dentro del patrimonio de la causante fue un bien ganancial obtenido durante su matrimonio anterior y respecto del cual su ex-exposo renunció al derecho ganancial, de modo que en su adquisición el actor no tuvo ningún esfuerzo que le permita formular algún reclamo. Además, la tesis sobre la declaración de existencia de una sociedad de hecho irregular es ajena a la litis que fue propuesta en la demanda y por ello no fue objeto de debate en las instancias precedentes, lo que impide a esta Sala proceder a sus análisis. [470-10]

BIENES GANANCIALES. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. NO SE DIO SIMULACIÓN. DONACIÓN REALIZADA NO SE EFECTUÓ CON EL ÁNIMO DE DISTRAER EL BIEN DEL ACERVO GANANCIAL. No hay indicios que permitan presumir la existencia de un acuerdo simulatorio ni que la donación realizada haya sido efectuada con el ánimo de distraer el bien del acervo ganancial. [547-10]

BIENES GANANCIALES. NATURALEZA JURÍDICA. DERECHO GANANCIAL ES SOBRE EL VALOR NETO QUE SE VERIFIQUE UNA VEZ DEDUCIDAS LAS CARGAS QUE PESAN SOBRE EL BIEN INMUEBLE (HONORARIOS DE COMISIONISTA). Lo razonable es que el derecho de la actora, sobre el valor del bien, sea sobre el valor neto que se verifique una vez deducidas las cargas que pudieran pesar sobre el inmueble, los gastos en los que razonablemente se deba incurrir al momento de la venta. Así las cosas, el monto entregado previamente a la actora, derivado del anticipo recibido como parte de la venta, debe imputarse como abono a la liquidación neta del bien ganancial, por ser producto de esa venta. En cuanto a los honorarios del notario público, esa obligación se instituyó como una obligación personal del demandado, quien en caso de incumplir, respondería de forma personal frente a la notaria, por ende, resulta ajustado a derecho, que de la suma bruta de la venta, deban cubrirse los honorarios pactados con dicha notaria. En relación con el pago de honorarios de abogado, no se demostró cuáles fueron las tareas desarrolladas por la profesional que ameritaron los pagos, ni que exista una factura timbrada emitida por tal concepto, con lo cual, no se puede presumir que hayan estado asociados con la venta del inmueble afectado como bien ganancial. En cuanto al pago de honorarios al comisionista, habiéndose acreditado que la actora conocía del contrato de comisión y habiendo consentido en los términos en que se llevo a cabo la venta, no podría ahora pretender que sea el demandado quien deba cargar con el pago del cien por ciento de la comisión, máxime cuando fue gracias al comisionista que se formalizó el negocio y permitió la liquidación extrajudicial del bien ganancial. Finalmente, el dinero recibido por los hijos de las partes en este proceso, proviene de la parte correspondiente al demandado, y no proporcionalmente del dinero de ambos, con lo cual no lleva razón el señor ... al pretender rebajar esta suma del valor neto del inmueble. Lo anterior, por cuanto ese dinero fue entregado por el demandado como una mera liberalidad de su parte, el hecho de que la actora estuviera de acuerdo con que a sus hijos se les entregara una considerable suma de dinero, no implica que ella estuviera renunciando proporcionalmente a su derecho a gananciales. [628-10]

SISTEMA DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. BIENES NO GANANCIALES (ARTÍCULO 41 DEL CÓDIGO DE FAMILIA). INMUEBLES ADQUIRIDOS CON LA INDEMNIZACIÓN RECIBIDA PRODUCTO DE UN RIESGO LABORAL SON BIENES GANANCIALES. Riesgo de trabajo no constituye causa aleatoria. La norma no establece que los dineros recibos por cualquiera de los cónyuges a título de indemnización producto de un riesgo de trabajo sea una causa aleatoria. Es cierto que un accidente laboral es algo imprevisto, pero, los dineros que recibe el trabajador o la trabajadora producto de ese desafortunado hecho, tiene como objeto, primero, indemnizar el daño sufrido, y segundo, auxiliar a la familia para que salga adelante con la situación económica, y por eso, la indemnización pagada es un colchón económico para el núcleo familiar, en tanto se recupera el trabajador o la trabajadora. Para el momento en que el causante sufrió el accidente de trabajo, él y doña ..., tenían casi tres años de casados y una hija en común, es decir, que sus esfuerzos, tanto materiales como morales, tenían como único norte llevar adelante a la familia. Así las cosas, los montos percibidos por el causante con motivo del accidente de trabajo sufrido mientras se encontraba laborando en los Estados Unidos de Norteamérica, son el resultado de su esfuerzo y el de su ex esposa, razón por la cual tienen la indiscutible condición de gananciales. De esta forma, al ser un hecho no controvertido, que las fincas fueron compradas por don ... dentro del matrimonio, a título oneroso y con dineros que tienen el carácter de gananciales, esas propiedades indudablemente también lo son. [660-10]

BIEN INMUEBLE ES GANANCIAL. FUE ADQUIRIDO POR COMPRA-VENTA DURANTE EL MATRIMONIO. Se acreditó que el demandado adquirió por venta el inmueble cuando se encontraba casado con la accionante y aún no se había dado la separación de hecho. Se tiene que la actora se trasladó a vivir a San José para que los hijos continuaran sus estudios, pero la relación matrimonial se mantuvo, de manera que los cónyuges se visitaban periódicamente durante temporadas y el actor siguió ayudando económicamente con los gastos del grupo familiar. La época en que la actora dejó de visitar a su esposo, coincide con la fecha en que ella se enteró de la infidelidad de su marido, y que hace presumir que fue en esa fecha cuando se inició la verdadera separación de la pareja. Posteriormente, el demandado, reservándose de por vida el usufructo, traspasó esa propiedad. [664-10]

FINCAS SIN INSCRIBIR SÍ SON GANANCIALES. DONACIÓN REALIZADA POR LA ACTORA A FAVOR DE SU HIJO SE EFECTUÓ CON FRAUDE AL DERECHO DEL DEMANDADO SOBRE ESOS BIENES. Quedó demostrado que ni la actora ni el demandado cuentan con bienes inscritos en el Registro Público de la Propiedad.  Los inmuebles sobre los cuales el demandado reclama derecho a gananciales son tres fincas sin inscribir, cuya titularidad fue adquirida por la actora mediante compra. Al haber sido adquiridas durante la convivencia matrimonial subyace respecto de ellas la presunción de ganancialidad que establece el artículo 41 del Código de Familia. Nótese que luego de operada la separación de las partes, la actora procedió a la donación de dichos inmuebles a favor de su hijo y para ese momento, los hechos ocurridos -denuncia de una situación de violencia doméstica y orden de expulsión del hogar al demandado- reflejan la existencia de una crisis matrimonial. [775-10]

NO ES BIEN GANANCIAL PUES LA CAUSA ADQUISITIVA DEL INMUEBLE FUE GRATUITA Y NO ONEROSA. Se concluye que los juzgadores de las instancias precedentes incurrieron en los yerros de valoración que acusa el recurrente, ya que de las pruebas que constan en los autos se desprende que aún cuando en la escritura de traspaso del inmueble se indicó como adquirida por el accionado a título de compraventa, lo cierto es que la adquisición era a título gratuito, con lo cual queda excluida su naturaleza ganancial (artículo 41 inciso 1 del Código de Familia), sin perjuicio de la construcción edificada sobre el citado bien y cualquier otra mejora que se le haya introducido durante la vigencia de la unión de hecho entre las partes. VOTO SALVADO. No es posible tener por desvirtuado el contenido de la escritura pública, mediante la cual, el inmueble fue adquirido por el demandado de manera onerosa, y por ende, ostenta la condición de bien ganancial. [875-10]

RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA: LIBERTAD DE DISPOSICIÓN NO ES PLENA CUANDO LA RELACIÓN ENTRA EN CONFLICTO. ES BIEN GANANCIAL LA PROPORCIÓN CORRESPONDIENTE AL PRECIO PAGADO POR LOS CÓNYUGES DURANTE LA UNIÓN EFECTIVA. Está claro que fue en 1997 cuando el INVU concretó la adjudicación mediante venta a favor de la accionante, por lo que debe partirse de la presunción de ganancialidad del inmueble, al haber sido adquirido durante la vigencia del matrimonio y por causa onerosa. Se desprende que la accionada tuvo que asumir el pago atrasado de las cuotas respectivas, desde noviembre de 1990. La Sala concluye que solo puede considerarse como ganancial, la proporción correspondiente al precio pagado por los cónyuges durante su unión efectiva y no así la parte del precio cancelada a partir de la separación. Por consiguiente, si de los autos se extrae que ya para noviembre de 1990 había cesado el pago de las cuotas por parte del cónyuge, como consecuencia de no existir más el esfuerzo común de ambos, tanto en lo material como en lo moral, solo puede tenerse como ganancial la proporción cancelada con anterioridad a ese mes. [925-10]

BIENES GANANCIALES. PRESUNCIÓN DE GANANCIALIDAD. BIEN SE ADQUIRIÓ DENTRO DEL MATRIMONIO. SOLO ES GANANCIAL LA PORCIÓN DEL VALOR DE LA FINCA QUE SE PAGÓ MIENTRAS LA PAREJA COHABITABA. Consta que el matrimonio de los litigantes se celebró el 17 de noviembre de 1979, así como que el divorcio sobrevino el 16 de abril de 1984; por lo que la finca adquirida el 11 de abril de 1980 y que ingresó al patrimonio del accionado a título oneroso durante el matrimonio, está cubierta por la presunción de ganancialidad. Por otra parte, hay indicios que apuntan a que la separación de hecho acaeció en mayo de 1980, tales como: 1) el demandado traspasó el inmueble a su hermano, la escritura nunca se presentó al Registro Público de la Propiedad y posteriormente el lote le fue devuelto al accionado; 2) en la escritura de compraventa se consignó que el accionado era casado, sin especificarse que se encontraba separado de hecho; 3) el contenido del borrador de escritura que le enviara el demandado a la actora para que renunciara al derecho de gananciales que le pudiese tocar respecto de la propiedad, constituye una aceptación tácita del derecho a gananciales de que gozaba la demandante. No hay duda que la adquisición del bien tuvo lugar mientras la pareja todavía convivía, por lo que califica como ganancial. Sin embargo, solo es ganancial la porción del valor de la finca que se pagó mientras la pareja cohabitaba, pues únicamente en ese lapso pudo existir el esfuerzo común que le sirve de sustento al instituto de los gananciales; porción que corresponde a un 13.88% del precio de la finca. [960-10]

BIENES GANANCIALES. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. DERECHO DE DISPOSICIÓN DE LOS BIENES NO ES ABSOLUTO CUANDO SE VISLUMBRA DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO. De la prueba que obra en autos, es posible concluir que el vínculo matrimonial existente entre los causantes se encontraba en conflicto desde la década de los ochentas, cuando el señor ... inició una relación sentimental con la codemandada ..., llegando incluso a cohabitar juntos en el inmueble objeto del presente litigio. Quedó demostrado que la separación de hecho de don ... y doña ... se dio más de diez años antes de que se produjera el aporte de la finca objeto de este litigio como parte del capital social de la codemandada ... S.R.L., y no en el año que se indicó. Asimismo, el traspaso del inmueble a la sociedad se hizo para el momento en que  se había dado la separación de hecho entre las partes, y existía un conflicto entre éstas capaz de dar al traste con la unión matrimonial. Si el señor ... deseaba iniciar un nuevo proyecto de vida familiar, sustentado económicamente en una actividad agropecuaria, desarrollada en el inmueble adquirido, mediante el esfuerzo común, con quien en vida fue su cónyuge, debió proceder de previo a disponer libremente de este bien, a liquidar el patrimonio familiar (anticipadamente, o dentro de un proceso de separación judicial o de divorcio), y de este modo hacer prevalecer la buena fe, esencial para considerar como válido un negocio jurídico como el que se realizó con el inmueble objeto del presente litigio. En consecuencia, la señora ..., hoy  su sucesión, tiene derecho a participar de la finca del Partido de San José. [1030-10]. Este voto también refiere a la transmisión de cuotas de la sociedad de responsabilidad limitada y a la nulidad de cesión de cuotas; tema debidamente incluido en materia Civil, bajo el descriptor de "Sociedad"

RENUNCIA A BIENES GANANCIALES. NO SE INVOCÓ LA EXISTENCIA DE ALGÚN VICIO CAPAZ DE INVALIDAR EL ACUERDO SUSCRITO ENTRE LAS PARTES EN RELACIÓN CON LA RENUNCIA EFECTUADA POR EL DEMANDADO A SU DERECHO A GANANCIALES. Por disposición expresa de ley es posible renunciar por convenio en escritura pública, a las ventajas de la distribución final (artículo 41 del Código de Familia). El acuerdo entre las partes, mediante el cual el actor renunció a su derecho a gananciales sobre los específicos bienes que en el documento se describieron, cumplió con hacerse constar en escritura pública, requisito previsto en la aludida norma (artículo 41 citado), y no se ha invocado claramente y mucho menos acreditado en forma fehaciente la existencia de algún vicio capaz de invalidarlo. La renuncia del accionado en los indicados términos, surtió todos sus efectos desde aquel preciso momento (artículo 1022 del Código Civil) y el hecho de que con posterioridad él otorgara escritura en la que la cuestionara, no puede constituir sustento suficiente -por sí misma- para restarle validez y eficacia. Si en el fondo de lo que se trata es de un arrepentimiento de los términos del acuerdo con su esposa (es decir, de la renuncia), tomando en cuenta que ese acto tiene fuerza de ley entre las partes contratantes conforme el aludido artículo 1022 e hizo nacer un derecho para la actora, la única forma de dejarlo sin efectos, era precisamente, con el consentimiento de ella, el que en este caso no se dio. [1062-10]    

DERECHO A BIENES GANANCIALES INSCRITOS A NOMBRE DE UNA SOCIEDAD. La actora tiene derecho a participar en la mitad del valor neto actualizado de los bienes constatados en el patrimonio de su cónyuge, aun y cuando estos hayan sido inscritos a nombre de una sociedad a través de la cual él desarrollaba su actividad productiva. En un caso como este, la figura societaria no puede servir para distraer el patrimonio personal de alguno de los cónyuges y el concepto de patrimonio previsto en el artículo 41 del Código de Familia debe dimensionarse en ese sentido, pues en realidad el patrimonio de la sociedad y del marido son coincidentes. No obstante, no se consideraron gananciales algunos bienes relacionados con la familia del demandado, dado que en el manejo de la empresa mediaba algún vínculo con ésta, por la confianza de sus padres y por su condición de hijo mayor. Así por ejemplo: uno de los inmuebles reclamados es una propiedad que la madre del demandado le dio, en forma gratuita, con el fin de que procediera a construir los condominios y la casa de habitación. Consecuentemente, no puede considerarse como ganancial, en el tanto en que la causa de adquisición no fue onerosa, a pesar de que el traspaso se haya hecho como venta. Sobre los condominios y la casa de habitación construidos en ese inmueble, para su construcción el accionado tuvo que realizar un crédito bancario, y en consecuencia lo que podría considerarse como ganancial son las cuotas pagadas por esos créditos a la fecha en que se separaron. Tampoco tiene derecho a la patente de un negocio del padre y la madre del accionado, que les pertenecía desde hacía varias décadas, por lo que al respecto no interesa que actualmente esté a nombre de la sociedad en cuestión. Y por esa misma razón, tampoco cabe establecer ningún derecho de la cónyuge con el relacionado negocio, ni sobre la cuenta bancaria destinada a su uso. Con respecto a otro inmueble, no consta la causa adquisitiva del bien por parte de la sociedad, por lo que será en la etapa de ejecución donde se determine si tiene o no vocación ganancial. [1070-10]

GANANCIALES SON UN DERECHO PERSONAL (O DE CRÉDITO) NO UN DERECHO REAL. GANANCIALES DURANTE LA UNIÓN DE HECHO. VALORACIÓN DE LA PRUEBA. De conformidad con el artículo 41 del Código de Familia, era al accionado a quien le correspondía acreditar que el bien fue adquirido mediante donación y no por venta, a efecto de enervar su declaratoria como ganancial. En todo caso, el demandado debió presentar sus testigos a la hora y fecha señalada y si no lo hizo, no es un hecho que se le pueda imputar a la otra parte ni al órgano jurisdiccional. Esta Sala no observa una indebida valoración de la prueba documental, específicamente del expediente de titulación de vivienda campesina, pues el hecho de que fueran aprobadas las diligencias de titulación no implica que se deba legitimar la causa de adquisición allí indicada por el interesado. De tal forma, debe mantenerse la declaratoria del  inmueble como ganancial. Lo único diferente de lo decidido en este proceso con respecto a cualquier otro donde se discuta la ganancialidad de un bien, es que en este se procedió a liquidar el inmueble para no diferir ese procedimiento para la etapa de ejecución de sentencia, de ahí que se haya establecido una suma líquida y no un derecho en abstracto. [1110-10]

BIENES GANANCIALES. CARGA DE LA PRUEBA: CORRESPONDE A QUIEN SE OPONE A LA PRESUNCIÓN DE GANANCIALIDAD. En materia de familia, sobre los bienes habidos durante el matrimonio pesa la presunción de ganancialidad. Conforme a las reglas del artículo 317 inciso 2) del Código Procesal Civil, quien se opusiere a dicha presunción, deberá demostrar de forma fehaciente, las razones fácticas que fundamenten sus alegaciones. En este caso, el demandado no demostró que el bien discutido (certificado de depósito a plazo) en realidad correspondiera a los ahorros que, él en compañía de sus hermanos, habían acumulado para velar por sus progenitores. [1122-10]

BIEN GANANCIAL NO FUE OBJETO DEL DEBATE. Si bien es cierto, se desprende que el actor vendió una casa adquirida durante la convivencia matrimonial, con el fin de comprar una finca, no procede analizar su posible vocación ganancial por cuanto no fue un punto objeto del debate. VOTO SALVADO. GANANCIALIDAD DE INMUEBLE. Inmueble no tiene vocación ganancial por haber sido adquirido durante la separación de hecho. Sin embargo, la casa que fue vendida por el actor y que le permitió comprar la propiedad citada sí lo era, pues fue adquirida con anterioridad a que acaeciera la separación. El accionante afirma que le entregó la mitad del dinero obtenido con la venta de aquella propiedad a su hija con el fin de que se lo diera  a la madre, pero no hay prueba de que la señora recibiera el dinero y la carga de la prueba recaía en el actor. Caso de separación de hecho como causal de divorcio. [1124-10]

DISPONIBILIDAD DE BIENES ADQUIRIDOS DURANTE EL MATRIMONIO. TRASPASO CUANDO HAY EVIDENTES PROBLEMAS DE PAREJA. La Sala ha reiterado que esa libertad no es plena cuando el vínculo entra en conflicto y se vislumbra su disolución, supuesto en el cual la validez de los actos quedaría necesariamente sujeta a la existencia de la buena fe. Sobre este tema se citan los votos número 142-98, 482 y 1106 del 2006, 634-07, 26, 423 y 606 del 2008. En el caso concreto, los traspasos de los bienes adquiridos durante el matrimonio realizados por el esposo, cuando se daban evidentes problemas de pareja y, con mucho más razón cuando se dio la separación de hecho definitiva entre las partes, son a todas luces simulados y evidencian claramente el ánimo suyo de despojar a la esposa de lo que le correspondería en una futura liquidación de gananciales. Debe tomarse en cuenta que aparte de que dichos traspasos se hicieron en esas circunstancias, las sociedades que aparecen como adquirentes están estrechamente relacionadas con el esposo. Sobre otros bienes, la sentencia de primera instancia los consideró gananciales, al estimar que fueron comprados con el dinero que por una hipoteca él trajo de Estados Unidos. Además, la sentencia recurrida mantuvo esa declaratoria de ganancialidad; de ahí que el punto no pueda ser ahora variado por la Sala. [1127-10]

RENUNCIA AL DERECHO GANANCIAL POR MEDIO DE CONVENIO DE SEPARACIÓN JUDICIAL. Antes de dar inicio a este proceso ordinario de divorcio y nulidad de traspaso, los cónyuges litigantes suscribieron un convenio de Separación Judicial por mutuo acuerdo. Se infiere que antes de suscribir el mencionado convenio, la actora -al igual que su asesor legal- tenían conocimiento de la venta que el esposo había efectuado de los bienes inmuebles en cuestión, por lo que no puede ahora sostener que fue inducida a error y por ende, que su consentimiento estuviera viciado por desconocimiento de cuales eran las fincas vendidas, sobre las cuales manifestó que renunciaba a cualquier derecho que le pudiera corresponder a título de gananciales. De esa documentación y demás probanza constante en autos no se desprende que para cuando la actora suscribió aquel convenio ante dos notarios -uno de los cuales era asesor legal suyo- estuviese viciada su voluntad o consentimiento, por error, por falsedad o por violencia. Por lo tanto, no hay ningún fundamento para cuestionar la validez del acuerdo y, consecuentemente, carece de derecho para cuestionar los actos de disposición de su cónyuge respecto de aquellos bienes. [1138-10]

BIENES GANANCIALES. NO BASTA UN INSTRUMENTO PÚBLICO, DEBEN VALORARSE TODAS LAS PRUEBAS. En razón de las amplias facultades probatorias que tiene, quien juzga en esta materia no está sujeto al contenido de lo documentado en un instrumento público sino que igualmente puede tener por demostrado un hecho, aún contrario, con base en otro tipo de pruebas. Todos los testigos concuerdan en que fue en el lote en cuestión y en la casa ahí construida donde convivieron las partes desde su matrimonio, lo cual desvirtúa el argumento del actor-contrademandado de que se trata de un lote adquirido con posterioridad a la separación según consta en la escritura pública. También argumenta el actor, la existencia de un expediente administrativo en el BANHVI, en donde supuestamente consta que se edificó una vivienda nueva; lo cual carece de relevancia, si no fue aportado al proceso. Con las probanzas que existen es imposible desconocer que desde antes de percibir el bono de vivienda, en el inmueble existía una casa de habitación en donde convivió el actor y la demandada con sus hijos. Debe mencionarse que no se ha negado la introducción de mejoras al inmueble a partir de la concesión del bono de vivienda y por eso el fallo del tribunal excluyó expresamente el derecho de la actora en relación con ellas. De esta manera, lo que se hace es reconocer el esfuerzo que sostuvo la demandada conjuntamente con el actor en la adquisición del lote donde edificaron la casa que les sirvió de vivienda  durante todo el tiempo que se mantuvo su convivencia. [1160-10]

BIENES GANANCIALES. DERECHO SE DECLARA RESPECTO DEL VALOR NETO DE  LOS BIENES. VALOR NETO NO ES EXCLUYENTE DEL COMERCIAL. Debe entenderse el derecho de gananciales al tenor de lo dispuesto por el artículo 41 del Código de Familia, el cual es claro al señalar que se "adquiere el derecho de participar en la mitad del valor neto de los bienes gananciales". Se cita el voto n° 507-07 sobre el tema. Ahora bien, en la parte dispositiva de su pronunciamiento, el juzgado hace referencia al valor comercial de las accciones; no obstante, a lo largo de los considerandos se habló claramente del derecho de participación de las partes sobre el cincuenta por ciento del valor neto de las citadas acciones, lo cual es congruente con lo dispuesto por el citado canon 41. Sin embargo, debe aclararse que el valor neto no es excluyente del valor comercial, toda vez que para fijar el primero se parte del segundo. En ese orden de ideas, procede variar la parte dispositiva de lo resuelto en armonía con lo considerado. [1167-10]

NO SE ESTÁ EN PRESENCIA DE UNA LITIS PENDENCIA. CASO DE BIENES GANANCIALES. La representación del demandado argumenta que como la titularidad del bien se está discutiendo en otra sede, existe una litis pendencia, lo cual implica que puede haber sentencias contradictorias en algún momento y el juzgado ni el tribunal se han pronunciado al respecto. La litis pendencia está prevista en el ordenamiento como una excepción previa, la cual sólo puede alegarse en primera instancia en el término y vía que indica el artículo 298 del Código Procesal Civil. No es posible que este órgano emita algún pronunciamiento sobre el tema, pues es un tema procesal que no puede ser objeto de recurso de casación (artículo 594 de dicho Código). En todo caso, la litis pendencia supone la existencia de dos juicios idénticos, o sea entre las mismas personas, con las mismas demandas y las mismas causas de pedir. El proceso a que se hace referencia es diferente al presente, pues en aquel, un tercero pretende frente a las dos personas contendientes en el presente (demanda de gananciales) la exclusión de un bien del patrimonio del demandado. [1167-10]

RENUNCIA A BIENES GANANCIALES. ARTÍCULO 41 DEL CÓDIGO DE FAMILIA. Caso donde el demandado renunció a su derecho a gananciales sobre el inmueble. Por disposición expresa de ley es posible renunciar por convenio en escritura pública a las ventajas de la distribución final.  En este asunto consta que mediante escritura pública, comparecieron las partes de este proceso y, entre otros aspectos, manifestaron que sólo adquirieron un bien ganancial, a saber, la casa de habitación financiada por la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo para la Vivienda, y que el demandado renunció al 50% que le correspondía sobre ese bien en favor de la actora, quedando esta como única propietaria. Si el tribunal tuvo por operada la renuncia del señor ... en los indicados términos y la señora ... quedó como la única propietaria del inmueble, es evidente que lleva razón el recurrente en su reclamo, por cuanto debió también revocarse la sentencia de primera instancia en cuanto declaró el derecho de gananciales sobre las cuotas pagadas desde el año 1990 al año 1996 para la adquisición de dicha finca, pues, ningún derecho podría derivar la actora sobre las cuotas canceladas por una finca, cuya propiedad se le ha dejado sólo a ella. [1295-10]

BIENES GANANCIALES. VALORACIÓN DE LA PRUEBA. VIVIENDA AFECTADA A GANANCIALIDAD. A pesar de que se recurre con el argumento de que la vivienda fue construida por el demandado con anterioridad al matrimonio,  no se logró desvirtuar sin duda alguna la existencia de trabajo, cooperación y esfuerzo común en la construcción del bien, que este se realizara durante el matrimonio y, con ello, la presunción de ganancialidad. Además, el argumento del recurrente no se presentó sino en la apelación de la sentencia de primera instancia y se repite ante esta Sala; de modo que al ser nuevo no debió ser conocido por el tribunal, ni puede serlo por la Sala, pues se encuentra fuera del marco del debate. [1558-10]

DERECHO A BIENES GANANCIALES CUYO VALOR SE DETERMINARÁ EN EJECUCIÓN DE SENTENCIA. CONFESIÓN ESPONTÁNEA. El Tribunal de Familia concluyó que no es posible declarar como gananciales los bienes de las sociedades, porque éstas no fueron traías al proceso; sin embargo, tanto en la demanda y en la contrademanda, así como en las respectivas contestaciones, las partes expresaron que los bienes adquiridos durante el matrimonio estaban registrados a nombre de sociedades anónimas que tenían como único propósito proteger los bienes de la familia. El accionado lo admitió al contestar la demanda y al dar las respuestas del interrogatorio referido, lo que no es otra cosa que una confesión espontánea(doctrina del artículo 341 del Código Procesal Civil, aplicado de manera supletoria a esta materia, por permitirlo el numeral 8 del Código de Familia). [145-11]

BIENES GANANCIALES. AMBOS CÓNYUGES ADQUIEREN EL DERECHO A PARTICIPAR EN LOS BIENES GANANCIALES CON INDEPENDENCIA DEL CALIFICATIVO DE INOCENTE O CULPABLE. Con la reforma introducida al artículo 41 del Código de Familia, mediante la Ley número 7689 del 21 de agosto de 1997, ambos cónyuges adquieren el derecho a participar en los bienes gananciales que se constaten en el patrimonio del otro, con absoluta independencia del calificativo de inocente o de culpable dentro de un proceso que concluya con la disolución del vínculo matrimonial. [162-11]

GANANCIALIDAD DE FINCA SIN INSCRIBIR: Como uno de los motivos de agravio expresa la parte accionada que se incluyera como ganancial una finca sin inscribir, de la que no se sabe descripción detallada. Para la Sala queda claro que la propiedad no inscrita es un bien ganancial, tal como lo declaró la aquo y lo confirmó el tribunal, siendo que además de estar en posesión de un tercero, lo que no se ha demostrado y por el contrario existe la convicción de que esa afirmación es parte de las maniobras de los demandados por imposibilitar los derechos de la actora,  ello no sería obstáculo alguno para que se fije en la vía de ejecución de sentencia el valor correspondiente, de manera que la actora reciba lo que en derecho le pertenezca, por ser el derecho de gananciales un derecho personal, de crédito, y no un derecho real (se cita la sentencia n° 606-08). [324-11]

REPARTICIÓN DEL DINERO PROVENIENTE DE LA VENTA DE UN VEHÍCULO. ALEGADO AVANCE DE GANANCIALES NO QUEDÓ CONSIGNADO EN DOCUMENTO. Respecto del carácter ganancial de ese automotor no ha existido controversia. Según el demandado, el hecho de que la actora se dejara más plata que él del precio de esa transacción obedeció a que él le entregó los dos millones de colones que a él le correspondían para responder por el eventual derecho de gananciales que le tocara a su mujer, por lo que esa cantidad debía ser descontada de la liquidación que se ordenase en sentencia. Empero, las afirmaciones del impugnante carecen de asidero probatorio, pues el alegado avance de gananciales no quedó así consignado expresamente en el documento, y no hay ninguna otra probanza de la que se infiera esa situación. De todos modos, el impugnante no refutó la siguiente consideración del tribunal, que sirvió como fundamento adicional para declinar la tesis del demandado, lo que le impide a este Colegio remover tal razonamiento: “Como el bien salió del patrimonio conyugal con el consentimiento de los dos cónyuges, el dinero que se recibió por la venta del automotor no es susceptible de considerar para efectos de la liquidación que se hace al decretarse mediante este fallo el divorcio entre las partes”. [444-11]

RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA EN LOS BIENES GANANCIALES. CASO DE VENTA Y CANCELACIÓN DE HIPOTECAS DE BIEN. Se parte del contenido de los artículos 40 y 41 del Código de Familia. [462-11]

DIVORCIO Y BIENES GANANCIALES. PORQUERIZA COMO BIEN GANANCIAL. Alega el accionado que no es propietario de la porqueriza, sino que simplemente trabaja como administrador del negocio, pero se observa que las labores que ejecuta y los poderes que ostenta dentro de ese negocio sobrepasan por mucho las funciones típicamente encomendadas a un administrador. Se observan contradicciones en los testimonios ofrecidos por el demandado. [498-11]

VIOLACIÓN DE LA COSA JUZGADA POR LIQUIDAR COMO GANANCIAL BIEN QUE NO SE ENCUENTRA DENTRO DEL PATRIMONIO DE LA CÓNYUGE. Dentro del proceso de ejecución de sentencia se acreditó que el vehículo que la actora adquirió durante la vigencia de la convivencia matrimonial, sufrió pérdida total en un accidente, antes de la interposición de la demanda de divorcio. En consecuencia, al momento de disolverse el vínculo, y con mucha más razón, al presentarse la demanda de ejecución, ese bien no se encontraba materialmente dentro del patrimonio de la cónyuge, únicamente existía registralmente. De este modo, al asignársele un derecho de crédito al ejecutante sobre un bien que no existe, y que salió del patrimonio de la ejecutada previo a la disolución del vínculo (y sin un ánimo fraudulento), se produce la violación al valor de la cosa juzgada acusada por la recurrente y, en consecuencia, su reparo resulta amparable. Nótese que el  tribunal, para arribar a la conclusión de que ese vehículo constaba en el patrimonio de la señora, valoró que a pesar de que el mismo se encontraba totalmente destruido, el Instituto Nacional de Seguros le indemnizó la suma de cuatro millones cuatrocientos ochenta mil colones; sin embargo, esa suma de dinero constituiría materialmente un bien distinto a liquidar, cuya existencia nunca se alegó por parte del accionante y, en todo caso, no es cierto que se haya acreditado que ese dinero hubiese ingresado al patrimonio de ella. [601-11]

GANANCIALIDAD DE BIEN INMUEBLE. INICIO DE UNIÓN DE HECHO. A esta Sala no le cabe la menor duda la ganancialidad del bien inmueble que sirvió de habitación familiar, pues quedó acreditado, con prueba fehaciente, que lo adquirió el conviviente después de que había comenzado la unión de hecho. Máxime si se considera que en la escritura donde se plasmó ese contrato, se especificó que el demandado vivía en unión de hecho para entonces y, además, el notario otorgante dio fe que se trataba de una operación del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda declarada de interés social; lo cual representa un indicio claro y concordante de que el terreno se adquirió mucho tiempo después de que la pareja había empezado la unión de hecho. [694-11]

VEHÍCULO NO ES GANANCIAL: SE ADQUIRIÓ DURANTE LA SEPARACIÓN DE HECHO. Caso donde se dio separación de hecho aun cuando los cónyuges convivían bajo el mismo techo. La inconformidad parte de que la separación de hecho se dio hasta el 2 de abril de 2009 y según se analizó no fue así, pues se dio desde el 3 de junio del año 2000.  De ahí que, si el vehículo fue adquirido el 28 de junio de 2006 como lo indica expresamente en el recurso de apelación y no consta en el expediente que el dinero que prestó el 22 de abril de 2010 fuera producto del esfuerzo de pareja mientras tenían vida en común, no puede considerarse que incurriera en error la sentencia de primera instancia al negarle naturaleza ganancial. [830-11]

DIVORCIO POR SEVICIA Y ADULTERIO. DAÑO MORAL. BIENES GANANCIALES. Se tienen  por acreditadas las causales de sevicia y adulterio, sin que esta Sala encuentre motivo alguno para restar credibilidad a los testimonios que permiten llegar a esa conclusión. Además, se considera que lo solicitado por la demandada en la reconvención fue el daño moral causado por el adulterio y la sevicia cometidos por el actor, lo cual implica una causa de indemnización que encuentra fundamento en el numeral 1045 del Código Civil, en virtud de los daños irrogados a otra persona por dolo, falta, negligencia o imprudencia, de ahí que no se estime errada la condenatoria dispuesta al respecto en las instancias precedentes, en tanto se consideró que las manifestaciones fácticas de la sevicia y el adulterio constituyeron un detrimento en la cónyuge. Con respecto a la ganancialidad de los bienes adquiridos durante el matrimonio, el asunto fue debidamente dilucidado por el a quo y por el ad quem. De los testimonios se colige que si bien el reconvenido fue quien construyó el galerón donde se ubica el negocio de ebanistería, no aportó de su peculio  para  la edificación del local que alberga el taller de precisión y por ende no tiene derecho ganancial alguno sobre el mismo. [812-11]

BIENES GANANCIALES. DEL RÉGIMEN JURÍDICO (PARTICIPACIÓN DIFERIDA) Y DEL FRAUDE DE LEY. CUENTA BANCARIA ES BIEN GANANCIAL. Queda claro que la cuenta del Banco Nacional de Costa Rica estaba a nombre del demandado, lo que permite razonablemente deducir que cualquier movimiento que en la misma se daba, independientemente de que lo hiciera o no directamente el accionado, particularmente en tratándose de un retiro de dinero, era de su conocimiento. Consta que esa cuenta se abrió el 5 de julio de 2000 y tiene movimientos desde el 31 de enero de 2005, es decir, durante el matrimonio de los contendientes y mientras estos se encontraban en Estados Unidos. De manera que poco interesaría a efecto de tener esta cuenta bancaria como bien ganancial, si los retiros o los depósitos los efectuó el accionado, puesto que, como queda dicho, esa cuenta está a su nombre y el dinero en ella depositado se acumuló durante la existencia del matrimonio, y ambos laboraban en Estados Unidos. Asimismo, queda claro que efectivamente, como expresó el ad quem y ha sostenido la jurisprudencia de esta Sala, ya existía un quebranto de la relación matrimonial entre las partes, al momento en que se efectuó el retiro de dinero en referencia (19 de junio de 2008), por lo que la libre disposición de los bienes de cada uno de los cónyuges se encontraba en un período de limitación, con lo que cualquier movimiento que se efectuara en los mismos cae bajo la sospecha de estar orientado, en fraude de ley, a afectar los derechos gananciales del otro. En cuanto a la cuenta del banco Wachovia, la misma no puede ser declarada ganancial, por cuanto esa pretensión no formó parte de las expuestas en la reconvención. [819-11]

GANANCIALIDAD DE LOS BIENES EN CASO DE RECONOCIMIENTO DE UNIÓN DE HECHO. INMUEBLE ADQUIRIDO MEDIANTE PRÉSTAMO Y MENAJE DE CASA. El inmueble fue adquirido por la demandada mediante un crédito durante el período de convivencia. En consecuencia, el actor tendrá derecho a participar en la mitad del valor proporcional que representen, respecto del valor total del inmueble, las cuotas del préstamo canceladas durante esa convivencia. Es decir, lo que el actor tiene es un derecho al valor total de ese inmueble únicamente en la medida de su esfuerzo por adquirirlo. Se aclara que no podrá ser ponderado el dinero que las partes aceptan haber cancelado como abono extraordinario al crédito, porque el mismo devino de la venta del apartamento del cual la demandada era dueña de la mitad (por haberlo adquirido en copropiedad con su primer esposo). Sobre esto último, se aplica el inciso 4) del numeral 41 del Código de Familia, el cual le resta carácter ganancial a los bienes que son subrogados a otros propios de alguno de los cónyuges. Se aclara que para fijar el valor actualizado del bien no deberán tomarse en cuenta las mejoras realizadas por la demandada luego de la separación de hecho. Además, al realizar la liquidación de los gananciales, se han de tomar en cuenta los gastos efectuados por la accionada a partir de la separación de hecho, por concepto de impuestos municipales y territoriales. En cuanto al menaje de casa adquirido durante la convivencia, también éste, como bien con un valor patrimonial, forma parte del acervo ganancial. Sin embargo, todos los bienes que el actor menciona dentro de ese menaje tienen una evidente vocación alimentaria que impide ordenar su liquidación. Liquidar esos bienes existiendo acreedores alimentarios, sería sustraer a las partes de la obligación que constitucional y legalmente tienen de proveer los alimentos a sus hijos. Esta es la misma finalidad protectora que subyace en la prohibición establecida por el artículo 984 del Código Civil, en cuanto prescribe que “no pueden perseguirse, por ningún acreedor, y en consecuencia no podrán ser embargados ni secuestrados en forma alguna (.../...) el menaje de casa del deudor, artículos de uso doméstico y ropa necesaria para uso personal de él, de su cónyuge y de los hijos dependientes que con él vivan. [968-11]

BIENES GANANCIALES EN CASO DE UNIÓN DE HECHO. SE DECLARA EL DERECHO A PARTICIPAR EN EL 50% DEL VALOR DEL INMUEBLE. El inmueble en cuestión es un bien ganancial, según consta en certificación del Registro Nacional. También se declara en abstracto el derecho a gananciales de ambas partes, para lo cual deberán acudir a la etapa de ejecución de sentencia. [030-12]

BIENES GANANCIALES. CONCEPTO. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. BIENES FUERON ADQUIRIDOS A TÍTULO ONEROSO Y DENTRO DEL MATRIMONIO. Se tuvo por acreditado que el demandado adquirió sus derechos sobre las fincas en disputa, a título oneroso y durante su matrimonio con la actora. También fue demostrado que la actora siempre estuvo al frente del negocio comercial, además de que veló por el cuidado de su esposo e hijos. Posteriormente, el accionado traspasó esos derechos mediante venta a su hermana -quien figuró como codemandada en este proceso-. Dicha transacción se efectuó cuando la situación de pareja se encontraba en crisis y con posterioridad a la separación de hecho por violencia doméstica e infidelidad por parte del accionado, hechos que obligaron a la actora a huir de la casa en mayo de 2008 con solo su ropa y enseres básicos. Asimismo al momento del traspaso el demandado enfrentaba un proceso penal por delito de robo agravado. De ahí que no podría inferirse la buena fe que alega su representante en el recurso incoado ante esta Sala. Además llama la atención que quien se ve más perjudicada con la forma en que ha sido resuelta esta litis, sea la codemandada no apeló mostrando así su conformidad con lo decidido. [190-12]

BIENES GANANCIALES. NO ES BIEN GANANCIAL EL ADQUIRIDO DURANTE LA SEPARACIÓN DE HECHO DE LOS CÓNYUGES. Se cita el artículo 41 inciso 5) del Código de Familia. El actor carece de derecho a participar en el cincuenta por ciento del valor neto del inmueble, porque éste no tiene  carácter ganancial en aplicación del inciso 5) de la citada norma, el que expresamente excluye la ganancialidad de los bienes adquiridos durante la separación de hecho de los cónyuges. [274-12]

EJECUCIÓN DE SENTENCIA. GANANCIALIDAD DE BIEN INMUEBLE. El fallo que se ejecuta hizo una declaración en abstracto y dejó la determinación de los bienes que resultaran gananciales para la fase de ejecución. La parte demandada no logró desvirtuar la presunción de ganancialidad que afecta al bien. [286-12]

BIENES GANANCIALES EN PROCESO DE EJECUCIÓN DE SENTENCIA. ACUERDO EXTRAJUDICIAL CARECE DE VIGENCIA. Los reproches que formula la recurrente tienen su fundamento en un acuerdo extrajudicial de voluntades, suscrito entre las partes con posterioridad a la sentencia homologatoria -de disolución del vínculo conyugal y vocación ganancial de bienes- que el actor pretende ejecutar. Es criterio de la Sala que a nada conduce el análisis de este acuerdo dado que en este momento carece de vigencia, pues ya venció el plazo estipulado para la venta del inmueble en cuestión. [411-12]

BIEN ADQUIRIDO ANTES DEL MATRIMONIO NO ES GANANCIAL. El bien no lo es porque fue adquirido antes del matrimonio sin que pueda analizarse la existencia de una unión de hecho previa, pues tal cuestión no fue objeto del debate. [496-12]

ESTABLECIMIENTO DE GANANCIALIDAD O NO DE BIENES SE DEJA PARA ETAPA DE EJECUCIÓN DE SENTENCIA. Si bien, la técnica de dejar para la etapa de ejecución de sentencia la concreción de los derechos de “opción recíproca de la compra venta de un lote” y si los mismos revisten vocación de gananciales, no resulta adecuada, pues es en el proceso principal donde quienes juzgan deben fijar cuál es el derecho que asiste a las partes y sobre cuáles bienes. Sin embargo, esto no es un motivo que vicie de nulidad la decisión, pues la misma devino de que la parte actora no concretó cuáles eran los derechos reclamados, por lo que se le está otorgando la posibilidad de hacerlo en la otra etapa. [496-12]

BIENES GANANCIALES. RÉGIMEN LEGAL. SUBROGACIÓN. El cónyuge, cuando ya estaba separado de su esposa, vendió la finca que tenía vocación ganancial y casi de inmediato compró otra, por lo que se estima que operó la subrogación y el nuevo bien tiene la condición de ganancial. [597-12]

BIENES ADQUIRIDOS DURANTE EL NOVIAZGO NO SON GANANCIALES. SÍ LO SON LAS CUOTAS DEL CRÉDITO, UTILIZADO PARA LA COMPRA DEL BIEN, CANCELADAS DURANTE EL MATRIMONIO. Solo pueden reputarse como gananciales los bienes adquiridos durante la vigencia plena del matrimonio o de la unión de hecho (se cita al respecto el voto de esta Sala número 274, de las 10:35 horas del 21 de marzo de 2012). Ahora bien, en el tanto en que el bien inmueble objeto de este proceso se adquirió mediante un préstamo solicitado por el actor, lo mismo que la casa en él construida, deben considerarse gananciales las cuotas de dicho crédito canceladas a partir de que la pareja contrajo matrimonio y hasta la fecha en que ocurrió la separación de hecho. VOTO SALVADO. Quienes salvan el voto consideran que el inmueble adquirido en época de noviazgo con el fin de constituir el domicilio conyugal es un bien ganancial. [650-12]

BIEN INMUEBLE NO ES GANANCIAL. PROPIEDAD ADQUIRIDA POR DONACIÓN. El cónyuge recibió la nuda propiedad del inmueble por donación y otra persona el derecho de usufructo de por vida. Cuando la actora indica que “la otra mitad” se adquirió durante el matrimonio está haciendo referencia a la propiedad plena, lo que tuvo lugar con la muerte de la persona usufructuaria; de manera que que no es dable considerar dicha propiedad como ganancial. [795-12]

BIENES GANANCIALES. VEHÍCULO INSCRITO A NOMBRE DE OTRA PERSONA. En relación con un vehículo inscrito a nombre de una tercera persona, se declara el derecho de participación de la esposa, por cuanto, de las pruebas se extrae que realmente pertenecía al consorte. [795-12]

BIENES CON VOCACIÓN GANANCIAL. En el numeral 41 del Código de Familia claramente se estipulan cuales bienes no ostentan vocación ganancial y, específicamente en el inciso 5), se contemplan aquellos adquiridos durante la separación de hecho de los cónyuges, siendo ese el supuesto bajo estudio. El resto de argumentos que plantea el actor en el recurso, tales como su presunto derecho a que se le declare acreedor, no son de recibo, toda vez que no fueron el fundamento de la liquidación. Al respecto se reitera que el actor claramente lo que pretendió con su demanda de ejecución de sentencia fue la declaratoria de ganancialidad del menaje de casa. [728-12]

BIENES GANANCIALES. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. Cada uno de los cónyuges puede disponer libremente de los bienes que se hallen constatados en su patrimonio -de los que tenía al contraer matrimonio y de los que, por cualquier título, adquiera durante la existencia del vínculo-. Es entonces al declararse disuelto o nulo el vínculo matrimonial, al disponerse la separación judicial y al celebrarse, después de las nupcias, capitulaciones matrimoniales, cuando cada uno adquiere el derecho de participar en la mitad del valor neto de los bienes que, con ese carácter jurídico, se hallen dentro del patrimonio del otro (artículos 40 y 41 del Código de Familia). [796-12]

BIENES GANANCIALES. CONVENIO DE DIVORCIO. DECLARACIÓN DE INEXISTENCIA DE BIENES GANANCIALES EN CONVENIO DE DIVORCIO NO CONSTITUYE RENUNCIA A LOS MISMOS. COSA JUZGADA MATERIAL. Es indiscutible que la sentencia que homologa un convenio de divorcio produce cosa juzgada material, pero si de ese convenio, aprobado por el órgano jurisdiccional, no se puede deducir que la actora renunció, de manera expresa, a su derecho a gananciales, tampoco se puede concluir que hubo renuncia respecto de la casa construida durante el matrimonio. Lo único que hay en dicho convenio es una manifestación de voluntad de ambos cónyuges, en el sentido de que no existían bienes gananciales, pero no que renunciaban expresamente a la construcción de la casa que habitaban. De manera que no se puede llegar a la conclusión de que la relación patrimonial entre los ex-cónyuges, en lo que toca a ese bien, quedó establecida definitivamente por aquel pronunciamiento judicial. [876-12]

CONCEPTO DE BIEN GANANCIAL. GANANCIALIDAD DE BIEN CONSTRUIDO DURANTE EL MATRIMONIO CON LA COLABORACIÓN DE FAMILIARES DE LA DEMANDADA.  De los testimonios transcritos se puede inferir que, si bien es cierto el padre y los hermanos de la demandada y reconventora tuvieron una importante colaboración en la edificación de la casa de habitación, también puede deducirse claramente que el actor trabajaba en horarios alternos, lo que le permitió colaborar con la manutención del hogar así como en la compra de materiales de construcción. No importa la proporción en que cada parte contribuyó a la hora de edificar el inmueble donde vivió la pareja con sus hijos, toda vez que este fue construido durante el vínculo matrimonial y, de conformidad con el numeral 41 del Código de Familia y no existiendo prueba en contrario, se presume que fue producto del esfuerzo común. [066-13]

GANANCIALES. DERECHO SOBRE LA PROPORCIÓN CANCELADA DURANTE EL MATRIMONIO. Se declara el derecho del contrademandante a participar del cincuenta por ciento del valor neto del inmueble, pero limitado a la parte proporcional correspondiente a las cuotas pagadas durante el matrimonio.  [240-13]

GANANCIALES. SON UN DERECHO DE VALOR Y NO UN DERECHO REAL SOBRE LOS BIENES. Se declara como tal vehículo inscrito a nombre de tercera persona, pues el accionado reconoció que ese bien le pertenecía y era bien ganancial, aún cuando por confianza fue inscrito a nombre del hermano de la actora. Así pues, la accionante tiene derecho a la mitad del valor neto de ese bien mueble. [292-13]

GANANCIALIDAD DE VEHÍCULO. ES INTRASCENDENTE QUE EL BIEN HAYA SIDO TRASPASADO A UN TERCERO. DERECHO PERSONAL. El argumento de la recurrente es en el sentido de que la libertad de disposición le asistía porque el vehículo fue traspasado a un tercero antes de la separación con el demandado. Sin embargo, en criterio del tribunal, de la prueba ordenada para mejor resolver se desprende que el traspaso fue efectuado por la recurrente luego de que las partes se encontraban separadas de hecho. Indica la Sala que como la actora no protesta, de manera concreta, algún error en la fecha en que se produjo el traspaso, no es posible arribar a una conclusión distinta a la acordada por el tribunal, pues, al estar las partes separadas de hecho, se “vislumbraba la disolución del vínculo”. Además, el tribunal señaló que el derecho a gananciales es un derecho personal, es decir, de crédito y no de propiedad, y que no es necesario declarar la nulidad del traspaso de un bien ganancial para declarar su ganancialidad, lo que jurídicamente es correcto a tenor de lo dispuesto por el artículo 41 del Código de Familia. [451-13] 

BIENES GANANCIALES. Salvo que se demuestre la existencia de acciones fraudulentas para hacer nugatorio el derecho a gananciales, sólo los bienes constatados en el patrimonio de los cónyuges en los términos de la normativa correspondiente, podrían considerarse gananciales y, por ende, declararse el derecho de participación del otro en el cincuenta por ciento de su valor neto. [490-13]

VEHÍCULO ES BIEN GANANCIAL. Como en esta materia no rigen las reglas del derecho común para la valoración de las probanzas, en el caso concreto se consideró que un vehículo es bien ganancial, con base en prueba testimonial en detrimento de la certificación registral que indica que pertenece a una familiar  de la accionada, pues esta es quien lo utiliza y actúa como su verdadera dueña. [490-13]

 


 

ACCIONES SOCIETARIAS

 

El derecho de la cónyuge es sobre las acciones y por ello no interesa la fecha de adquisición de los inmuebles introducidos a la sociedad. (140-83)

En la causal de separación de hecho por más de un año, no existe cónyuge culpable.  Para que actora perdiera derechos a gananciales por abandono voluntario y malicioso, se debió contrademandar. (45-85)

Régimen jurídico vigente no otorga derechos sobre bienes adquiridos durante unión de hecho. [131-85]

En la demanda se solicitó el derecho a gananciales sobre una finca específica por lo cual, no puede hacerse una declaratoria general sobre todos los bienes. El artículo 41 del Código de Familia no puede interpretarse en el sentido de conceder el derecho a gananciales si no ha sido solicitado. [34-87]

Antes del juicio por separación judicial las partes habían planteado divorcio por mutuo consentimiento.  En la escritura respectiva la actora renunciaba a gananciales sobre inmueble.  Esa renuncia no se puede hacer valer en este otro proceso, por ser un juicio totalmente diferente, y porque no fue planteada contrademanda para que así se declarara. [103- 87]

Si en una separación judicial se manifiesta que no dispone de los gananciales debe interpretarse como una posposición al reparto del 50% del valor de los gananciales y por ende cada cónyuge mantiene su propiedad individual sobre los mismo y puede disponer libremente de ellos. [10-90]

No se viola la sentencia firme del juicio ordinario ni el auto sentencia dictado en la ejecución, pues el accionado en pago de los gananciales, se comprometió en el convenio de divorcio a dar a la actora una casa similar a la que ocupaba con sus hijos, dándose ella por satisfecha en su parte proporcional a gananciales. En síntesis la obligación deriva de la sentencia de divorcio y de la división de gananciales. [54-90]

Concesión de servicio de taxi es un bien ganancial por ser parte de una relación onerosa. [ 82- 90]

Derecho nace con la disolución del vínculo matrimonial y no con la causal de divorcio. Si documentos se presentan al Registro Público antes de la anotación de la demanda, los bienes ya no se encuentran en el patrimonio del cónyuge. [156-92]

BIEN QUE HAYA SIDO OBJETO DE COMPRAVENTA ENTRE LOS cónyuges NO SE EXCLUYE COMO GANANCIAL. NO ES GANANCIAL SI SE TRATA DE UNA DONACIÓN: No se incurrió en violación de ley al considerar ganancial la finca inscrita a nombre del cónyuge sobreviviente porque ella adquirió ese inmueble por compra de su extinto marido. [217-92], [042-02]

Se define el concepto de ganancialidad. Si no se demuestra en el plenario la fecha de adquisición del bien, debe hacerse pronunciamiento abstracto y dejar que se demuestre la ganancialidad en ejecución del fallo. [ 289-92]

Si se incurre en la causal de sevicia, física y moral en contra del cónyuge, y por ende se niega su participación en los gananciales del patrimonio del agredido, no existe violación del artículo 41 del Código de Familia, por aplicación indebida, pues según esa norma perderá el derecho el cónyuge declarado culpable en juicio de divorcio o de separación judicial. [312-92]

ACCIONES SON BIENES GANANCIALES. TRASPASO NULO. SE REALIZÓ CUANDO SE VISLUMBRABA DISOLUCIÓN DE VÍNCULO MATRIMONIAL. La prueba no permite conclui, que con anterioridad a que el actor y la demandada contrajeran matrimonio, el primero de ellos trabajara en una estructura empresarial de corte familiar, siendo los recursos de sus padres, según se alega. Lo que sí se demostró es que aún después que el accionante traspasó las acciones de las sociedades que interesan, mantuvo el control de las mismas, a través de las cuales ha ejercido el comercio. Si bien la ley no establece ninguna limitación, para disponer de los bienes propios con vocación ganancial, ese derecho no es absoluto, sobre todo para cuando se vislumbraba la disolución del vínculo matrimonial, pues debe ejercerse conforme a la buena fe. [825-08]

BIENES GANANCIALES. SIMULACIÓN INVOCADA NO FUE COMPROBADA DE MANERA FEHACIENTE. ACCIONES DE SOCIEDAD COMO BIEN GANANCIAL. De las pruebas que constan en autos no se desprende la simulación invocada por el actor. Los indicios invocados realmente no se tienen por configurados, concretamente el referido al precio irrisorio y al de permanencia de la cónyuge en la casa de habitación. Además, debe tenerse en cuenta que no solo ella vive en la casa, sino que lo hace con otra hermana, aunado a que tiene que pagar un precio por alquiler. Con respecto a las dos acciones de la sociedad que la demandada invocó como bienes gananciales, puede concluirse que el demandante es el titular. [901-09]

BIENES GANANCIALES. DERECHO SOBRE ACCIONES DE SOCIEDAD. CERTIFICADOS DE APORTACIÓN A LA COOPERATIVA DOS PINOS. Un cúmulo de circunstancias evidencian que el demandado ha mantenido el poder de disposición sobre los bienes de la sociedad; y por lo mismo, cualquier posible cesión puede efectivamente entenderse como un acto solapado por medio del cual se pretendió hacer nugatorio el derecho de la actora sobre dichas acciones, lo que los órganos jurisdiccionales no pueden tutelar. Asimismo, el demandado fue personalmente notificado de las medidas de protección dictadas en las diligencias por violencia doméstica promovidas por la actora contra él, circunstancia que refleja el potencial proceso de separación o de divorcio al que las partes se verían enfrentadas.  En consecuencia, la disposición que de los certificados de participación en la cooperativa Dos Pinos realizó el actor, no puede dejar de valorarse como una actuación con la misma intención de despojo del derecho que le cabría a la actora. [956-09]

ACCIONES SOCIETARIAS. VELO SOCIAL. VALOR NETO DEBE CALCULARSE CON BASE EN EL VALOR REAL Y ACTUAL Y NO EN EL VALOR NOMINAL CON QUE FUERON ADQUIRIDAS LAS ACCIONES. Consta que la actividad comercial dentro de la cual se desenvuelve el actor y que provee su ingreso económico, está inserta dentro del mismo campo empresarial y comercial de las sociedades constituidas por él y sus progenitores, por lo que es fácil deducir que el producto de su esfuerzo redunda en enriquecimiento suyo y de las empresas familiares. Resulta que, bajo el manto societario, el actor realiza la actividad económica de la que proceden sus ingresos que, en condiciones normales son los que se reflejan en la comunidad de bienes generados dentro del matrimonio. Posibilitar la exclusión del régimen de gananciales con base en la figura societaria sería admitir el recurso a una figura legal para defraudar la aplicación de aquella otra disposición -artículo 41 del Código de Familia- porque por ese medio, los futuros cónyuges podrían recurrir a la constitución de entidades jurídicas para interactuar en sus relaciones comerciales y salvar la aplicación del régimen jurídico patrimonial familiar. De haber sido adquiridas durante la vigencia del matrimonio, es claro que el valor neto al que tendría derecho la demandada nunca podría calcularse con base en el valor nominal con el que fueron adquiridas esas acciones, sino conforme al valor real y actual. Por esa razón, la declaración hecha por el tribunal, al asignarle  el derecho a participar en el cincuenta por ciento del valor neto del posible incremento del valor real que hayan tenido esas acciones desde el momento del matrimonio hasta su separación es correcta; y no infringe el numeral 41 del Código de Familia. [1064-10]

ACCIONES SOCIETARIAS. PARA EFECTOS DE DETERMINAR LA GANANCIALIDAD INTERESA LA FECHA A PARTIR DE LA CUAL SE ADQUIEREN LAS ACCIONES. Ninguna duda cabe de que ... S.A. fue constituida mediante escritura otorgada por personas distintas al demandado, el 29 de marzo de 1974. Sin embargo, ese hecho resulta irrelevante. La participación en el patrimonio social lo determina la titularidad de las acciones, las cuales, son derechos transmisibles. Lo que interesa, a los efectos de determinar la ganancialidad de acciones o de bienes adquiridos por una sociedad es la fecha a partir de la cual el/la cónyuge adquiere dichas acciones. Se evidencia que el demandado era el dueño y poseedor de la totalidad de las acciones de esa entidad jurídica. Consta además que desde el mes de junio de 1982, el demandado ocupaba el cargo de Presidente con facultades de apoderado generalísimo sin límite de suma de esa sociedad. Bajo este panorama, es imposible arribar a una conclusión distinta a la del tribunal, que tuvo al demandado como titular de todas las acciones que conforman el capital social de ... S.A. y que esas acciones las adquirió durante la convivencia matrimonial con la actora. Asimismo, la jurisprudencia ha sido prolífera en aceptar y declarar el derecho a gananciales sobre el valor neto de acciones sociales adquiridas durante el matrimonio, lo que implica indefectiblemente el valor neto sobre el valor real de mercado de esas acciones. [1238-10]

PARA LA LIQUIDACIÓN DEL DERECHO A GANANCIALES SOBRE ACCIONES, EL VALOR DE ESTAS ES EL QUE TIENEN AL MOMENTO DE LA SEPARACIÓN DE LOS ESPOSOS. A la Sala no le cabe la menor duda de que al momento de la separación de hecho de las partes, los bienes podían constatarse  en el patrimonio del esposo. La carga de demostrar que a su respecto se estaba en uno de los supuestos de exclusión contemplados en artículo 41 del Código de Familia, a efecto de negarles su naturaleza ganancial, le correspondía a la parte demandada, la que no fue cumplida, puesto que ni la fecha exacta de la adquisición ni la gratuidad de la negociación fueron debidamente comprobadas. Ahora bien, si el demandado –como en efecto lo hizo- donó los inmuebles a la sociedad sin condicionamiento alguno, la adquisición por parte de dicha entidad -sin que tenga importancia la causa de adquisición- incrementó su patrimonio y, por consiguiente, el valor de las acciones. Así pues, la liquidación del derecho a gananciales sobre las acciones que posee el demandado en la sociedad se  hará tomando en cuenta todo el patrimonio de la sociedad al momento de la separación de hecho de los cónyuges, debiendo excluirse para dichos efectos los vehículos adquiridos por la sociedad luego de la separación de hecho. [140-12]

NO SON BIENES GANANCIALES LAS ACCIONES SOCIETARIAS ADQUIRIDAS POR LEGADO. GANANCIALIDAD PARCIAL DE INMUEBLE PRODUCTO DE UNA REUNIÓN DE FINCAS. RÉGIMEN DE PATRIMONIO FAMILIAR NO ES CAUSA DE ATRIBUCIÓN DE GANANCIALIDAD. La herencia o el legado son dos medios para adquirir el dominio y el consecuente traspaso se da con la apertura de la sucesión, es decir, a la muerte del o de la causante. Por esa razón, si existe un testamento otorgado por la causante mediante el cual legó al demandado  quinientas una acciones de la sociedad, y la veracidad de ese hecho  o la validez de ese acto de  disposición no fue objetada ni protestada ante el tribunal, su objeción ante esta Sala resulta inoportuna e inatendible por efecto de la preclusión. Además, si en la oportunidad debida no se objetó la titularidad de esa señora en relación con las acciones, ninguna consecuencia tiene en esta litis determinar si el trámite de su sucesión es el correspondiente a una sucesión legítima o testamentaria, pues al haber admitido implícitamente que ella era la titular de las mismas, ningún derecho le podría caber a la actora para reclamar derecho a gananciales sobre ellas. Ahora bien, en la regulación del derecho a gananciales, la normativa establece una exclusión de bienes, dentro de los que se encuentran los introducidos al matrimonio a título gratuito (artículo 41 del Código de Familia), condición que poseen las acciones societarias en cuestión. Por otro lado, con base en esa misma disposición, se considera que del inmueble reclamado, la parte ganancial es únicamente la que no ingresó al patrimonio del demandado por donación de su madre. Esto, en razón de que no modifica la naturaleza de la causa de adquisición del inmueble, el que el demandado haya decidido unirlo con otro que sí tiene esa condición, porque la causa de adquisición de ambos es anterior a la unión. Tampoco la afectación al régimen de patrimonio familiar es una causa legítima para la atribución de ganancialidad a un inmueble, pues con esto lo que se pretende es destinarlo a habitación familiar, mas no es un acto constitutivo de un derecho real a favor de las personas a quienes tutela. [331-12]

BIENES GANANCIALES. RÉGIMEN LEGAL. ACCIONES EN SOCIEDAD SÍ TUVIERON ESA NATURALEZA. NO HUBO SEPARACIÓN DE HECHO DEFINITIVA, EXISTENCIA DE FAMILIAS PARALELAS. [588-12]

BIENES GANANCIALES. ACCIONES SOCIETARIAS. En las instancias precedentes se declaró el derecho de la actora a participar en el valor de las acciones, del cónyuge, en la sociedad. Por consiguiente, en la liquidación de los gananciales deberá tomarse en cuenta el valor del vehículo que estaba a nombre de la empresa al momento de la separación. Ahora bien, con respecto a la participación en la otra sociedad, la actora no tiene derecho, por cuanto la cesión de acciones se había producido mucho antes del conflicto de la pareja, y la adquisición del bien inmueble a nombre de esa sociedad se produjo después de que el cónyuge había cedido sus acciones. [795-12]

RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. [1121-12]

BIENES GANANCIALES. BIENES PROPIOS TRANSMITIDOS A UNA SOCIEDAD DE LA CUAL SON PROPIETARIOS EN PARTES IGUALES AMBOS CÓNYUGES. Desde el momento en que la actora traspasó el 50% del capital accionario de la sociedad de la cual ella era la única accionista, a su esposo, ambas partes adquieren un derecho de propiedad sobre las acciones, debiendo considerarse en su valor la totalidad de los activos que conformen al patrimonio societario, máxime cuando no se acreditó la existencia de un pacto parasocial que estableciera otra cosa. De modo que si la accionante pretendía retrotraer ese negocio jurídico, devolviendo las cosas a su estado original, y posibilitando una discusión sobre el carácter ganancial de los inmuebles, debió demandar la nulidad de la cesión accionaria, pretensión que no formó parte del marco del debate, y admitir su procedencia a estas alturas del proceso resultaría sorpresivo para la contraparte, y por ende, constituiría una grave infracción al debido proceso. Para mayor abundamiento, debe tenerse en cuenta que si bien en las instancias precedentes se estableció que al accionado debe tenerse como cónyuge culpable por sevicia y adulterio, esa sola circunstancia no es suficiente para acreditar que existió un vicio en la voluntad de la actora al momento de efectuar la cesión de las acciones [1121-12]

 

 


 

CONSTRUCCIÓN

 

 

CONSTRUCCIÓN SÍ ES BIEN GANANCIAL. INMUEBLE NO ES BIEN GANANCIAL PUES NO PERTENECE A NINGUNO DE LOS CÓNYUGES. El inmueble no puede ser considerado ganancial, pues no pertenece a alguna de las partes; pero, la construcción en sí, fue edificada gracias al esfuerzo de ambos y ha servido, por muchos años, como la casa de habitación de la familia y sigue aprovechándole a la demandada, por lo que ésta si es ganancial. Por otra parte, el hecho de que el inmueble esté inscrito a nombre de la Municipalidad de ..., no implica que puede considerársele por sí como una “cosa pública”, tal y como lo pretende la recurrente; pues, según el numeral 261 del Código Civil, “son cosas públicas las que, por ley, están destinadas de un modo permanente a cualquier servicio de utilidad general, y aquellas de que todos pueden aprovecharse por estar entregadas al uso público”; circunstancia en la cual no se encuentra el inmueble en el que, las partes, construyeron su casa de habitación. [276-01]

Se confirma el reconocimiento de la construcción como bien ganancial. Del elenco probatorio se desprende que el recurrente adquirió el préstamo para invertir en la construcción de la casa, el 21 de febrero de 1992 (folios 16 y 17), cuando tenía la nuda propiedad de la finca matrícula número 247090-001 y que no fue hasta el 12 de noviembre de 1998, que la donó a su hermana. [649-05]

BIENES GANANCIALES. CONCEPTO. BIENES ADQUIRIDOS ANTES DEL MATRIMONIO. CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDA DESTINADA A DOMICILIO CONYUGAL. No hay duda de que en la voluntad de las partes estuvo siempre presente como un elemento preponderante la finalidad de enriquecer sus patrimonios en función del matrimonio, de tal manera que los bienes así adquiridos con el esfuerzo de ambos, fueron incorporados a la comunidad cuando se verificó dicho matrimonio. [931-07]

BIEN GANANCIAL. EDIFICACIÓN DE VIVIENDA SE HIZO CON ESFUERZO COMÚN DE AMBOS CÓNYUGES. Resulta plenamente atendible el agravio de indebida apreciación de la prueba atribuido al fallo del tribunal. Se arriba a la clara conclusión de que la totalidad de la casa habitada por el actor y la demandada junto con sus hijos, fue edificada con el esfuerzo común de ambas partes durante el matrimonio y como tal, le asiste el derecho al actor y demandada a participar en la totalidad de su valor neto. Consecuentemente, debe acogerse el recurso de casación para anular el fallo del tribunal en cuanto declaró ganancial la edificación hecha hace diecinueve años y excluyó la cocina, el comedor y el cuarto construidos por don M.S.P. En su lugar, debe declararse ganancial la totalidad de la casa construida. [1019-08]

SE RECONOCE VIVIENDA COMO BIEN GANANCIAL. Procede reconocer la ganancialidad de la construcción de la vivienda (casa de habitación), no así del inmueble donde se construyó. La vivienda fue construida durante el matrimonio  y la afectación a habitación familiar también. [204-10]

CASA DE HABITACIÓN. UNIÓN DE HECHO. AUNQUE EL PAGO DEL PRÉSTAMO PARA CONSTRUIR SE HAYA REALIZADO CON DINEROS DERIVADOS DE LAS PRESTACIONES LABORALES EL BIEN ES GANANCIAL. Con el objeto de construir la casa de habitación en la cual convivieron, el actor y la demandada adquirieron un préstamo. Consta que doña ... realizó dos abonos extraordinarios a esa deuda, siendo el primero con el dinero que formó parte de la liquidación de sus prestaciones laborales. No cabe duda que esas circunstancias le hayan permitido considerar a doña ... que el actor no tiene derecho a gananciales sobre el inmueble, pues si los pagos fueron realizados con dineros derivados de sus prestaciones laborales o bien, con otros ingresos propios, es muy razonable que pensara que el actor no tiene derecho por no haber concurrido con su esfuerzo a la cancelación de esa deuda. Sin embargo, de acuerdo con el régimen de gananciales vigente, existe una presunción legal de que todos los bienes ingresados al patrimonio de los cónyuges –o en este caso, de los convivientes- son gananciales, es decir, que ambos participaron con su esfuerzo en su consecución, aún cuando el dinero provenga del trabajo remunerado de uno solo de los cónyuges o convivientes. [454-10]

BIEN GANANCIAL. CONCEPTO. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. ES BIEN GANANCIAL LA CASA DE HABITACIÓN CONSTRUIDA DURANTE EL MATRIMONIO SOBRE UN LOTE DONADO A UNA DE LAS PARTES. Durante la vigencia del matrimonio se edificó una casa de habitación sobre el inmueble que el accionado recibió por medio de donación de su padre, razón por la cual la actora tiene derecho a participar en la mitad del valor neto de las mejoras incluidas. El accionado admitió que había estado construyendo una casa de habitación, la cual estaba prácticamente concluida, para uso y disfrute de la familia. [708-10]

BIEN ES GANANCIAL. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. NO SE DEMOSTRÓ QUE VIVIENDA FUERA CONSTRUIDA ÚNICAMENTE CON EL PRECIO DE LA VENTA DE UNA PROPIEDAD ADQUIRIDA POR LA DEMANDADA CUANDO ERA SOLTERA. Aunque el propio actor admitió en la confesional que para la construcción de la vivienda se utilizó el precio de la venta de una propiedad que la accionada había adquirido cuando era soltera, con lo cual aceptó que esa propiedad no era bien ganancial, debe tomarse en consideración que tampoco descartó que la nueva vivienda realizada en un lote común de ambos, se construyera solamente con el producto de aquella transacción. Debe partirse que el precio de la venta de la anterior casa no fue el único recurso económico que se utilizó para la construcción de la nueva vivienda, sino que aquel solamente representó una parte de la inversión que se realizó en esa nueva edificación, por lo que el resto del monto invertido sí debe tenerse como ganancial. [720-10]

BIEN NO ES GANANCIAL. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. CONSTRUCCIÓN DE APARTAMENTO SE REALIZÓ CON EL PRODUCTO DE LA VENTA DE UNA PROPIEDAD DEJADA EN HERENCIA. Aunque no fue propiamente el mencionado bien el que adquirió como producto de una herencia, se trata de una construcción realizada con el producto de la venta de una propiedad que los padres de la demandada habían dejado a nombre de una de sus hijas, para que esta posteriormente compartiera el precio con sus demás hermanos. Lo trascendente es que ese dinero que se invirtió en el apartamento, lo recibió la demandada a título gratuito y no puede sostenerse que haya sido producto del esfuerzo común con su esposo, aun cuando se haya construido en la propiedad que pertenece a ambos por partes iguales. Otro aspecto a considerar es el interés que tenía la demandada en la construcción de esa mejora para instalar allí una oficina y evitar pagar un monto de alquiler. [720-10] 

BIEN GANANCIAL. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDA. NO SE DEMOSTRÓ QUE EL BIEN FUERA CONSTRUIDO CUANDO LOS CÓNYUGES SE HABÍAN SEPARADO. El inmueble de la provincia de Cartago es únicamente propiedad de la demandada, pues aunque fue adquirido durante la vigencia del matrimonio, la causa adquisitiva fue gratuita, dado que lo recibió por donación efectuada por su padre. La vivienda se construyó sobre dicho inmueble y se hizo durante la vigencia del matrimonio, por lo que se presume su condición de ganancial. De las declaraciones de los testigos no puede concluirse que la construcción de la vivienda se haya efectuado cuando ya los cónyuges se habían separado, como se argumenta en el recurso y tampoco que la haya edificado la accionada con recursos propios. Lo único que de ellas se deriva es que algunas mejoras, como la pintura, se produjeron efectivamente después de la separación y con recursos de la reconventora. Está claro que en la etapa de ejecución el valor neto actual de la vivienda deberá proyectarse a la condición física que esta tenía al momento de la separación, pues las introducidas con posterioridad no tienen naturaleza ganancial. Se estima necesario aclarar, que del derecho a gananciales que se liquide a favor del accionante en esa otra etapa, deberá deducirse la cantidad de dieciséis millones de colones correspondiente a la hipoteca de segundo grado que pesa sobre el inmueble, pues quedó claro que solo a él le aprovechó dicho dinero, el cual no fue utilizado para introducir mejoras a la casa de habitación de la partes. [1434-10]

BIEN GANANCIAL. GANANCIALIDAD DE LA CONSTRUCCIÓN. VALORACIÓN DE LA PRUEBA TESTIMONIAL. La construcción se levantó en la planta alta del inmueble donde vivían los progenitores del demandado, del cual este es dueño de un derecho en la nuda propiedad que adquirió siendo soltero. Dicha obra se llevó a cabo durante el matrimonio (así lo confesó el accionado), por lo que quedó cubierta por la presunción de ganancialidad, la cual no pudo ser desvirtuada. Acertaron los juzgadores de los estadios precedentes al restarles credibilidad a las deposiciones presentadas por la parte demandada, porque faltaron detalles fundamentales que tornasen verosímil la historia de que la estancia fue costeada por su difunto padre y que su hermana le dio dinero para que se ayudase, por ejemplo, cuánto dinero invirtió el progenitor, a qué se dedicaba dicho señor -para poder determinar si contaba con los recursos necesarios para incurrir en ese gasto-, qué ventaja obtenía la hermana del accionado al colaborar con medio millón de colones, por qué surgió la necesidad de que el occiso asumiera todo el costo de la vivienda sin ninguna cooperación de la pareja que iba a morar allí -a pesar de que ambos laboraban-, etc. Así las cosas, la prueba testimonial de la parte demandada no es suficiente para socavar la presunción de ganancialidad a la que ya se hizo referencia.  [444-11]

CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDA COMO BIEN GANANCIAL. VALORACIÓN DE LA PRUEBA. CARGA DE LA PRUEBA. Luego de la prueba analizada, puede concluirse que la construcción de la vivienda sí es bien ganancial, ya que se edificó como parte de un proyecto común de la pareja dentro de la unión matrimonial, sin que se haya desvirtuado esa naturaleza ganancial. La carga probatoria correspondía a la actora reconvenida. Ahora bien, el hecho de que las testigos citadas sean familiares de las partes, no demerita sus testimonios, ya que por tratarse de personas cercanas al núcleo familiar, conocen mejor la situación fáctica; además de que sus deposiciones fueron coherentes y no revelan visos de complacencia. [052-12]

TERRENO NO ES BIEN GANANCIAL PUES SE ADQUIRIÓ A TÍTULO GRATUITO. SIN EMBARGO, SE ESTIMA COMO GANANCIAL LA CONSTRUCCIÓN DE LA VIVIENDA. El bien  inmueble reclamado no es ganancial, pues fue adquirido a título gratuito mediante la donación que una asociación del Cantón le hizo a la accionada; lo cual excluye toda posibilidad de participación de su compañero.  Por otra parte, la construcción de la vivienda sí se estima como ganancial, mas, como no quedó demostrado que se hiciera exclusivamente con el dinero de una herencia o donación que recibiera la demandada, de su madre; en la etapa de ejecución de sentencia podrá acreditar el monto donado que pudo haber utilizado en dicha construcción. [380-12]

DERECHO DE AMBOS A PARTICIPAR EN EL 50% DEL VALOR NETO DE LA CASA DE HABITACIÓN CONSTRUIDA. El terreno es propiedad del actor, pues la causa adquisitiva fue la donación. No corre la misma suerte la casa de habitación ubicada en ese lote, pues, fue construida durante el matrimonio de las partes con el esfuerzo común y cooperación de ambos cónyuges, por lo que la misma reviste carácter de bien ganancial. [158-13]

INMUEBLE NO ERA BIEN GANANCIAL. CONSTRUCCIÓN DE LA CASA SÍ LO ERA. La sentencia de primera instancia, confirmada por el tribunal, expresamente negó el carácter ganancial del inmueble; aunque sí le reconoció esa naturaleza a la construcción de la casa de habitación ubicada en esa finca. La Sala señala que no se acreditó que dicho inmueble hubiera sido adquirido por el demandado, por lo que nunca habría podido incorporarse al acervo ganancial de ninguno de los cónyuges. Indica que se desprende de la prueba recabada que el plano del lote, en el cual se llevó a cabo la construcción de la vivienda, se elaboró con ocasión de una donación que pretendía realizar la madre del demandado a favor de éste último; título que excluiría la naturaleza ganancial de ese terreno, a tenor de lo dispuesto por el numeral 41 inciso 1) del Código de Familia. [451-13] 

BIENES GANANCIALES. CASA DE HABITACIÓN CONSTRUIDA EN TERRENO PROPIEDAD DE LA DEMANDADA (ADQUIRIDO POR DONACIÓN). Que el inicio de la construcción se haya dado antes del matrimonio no es suficiente para apartarse de lo resuelto sobre su naturaleza ganancial. Si bien, la demandada adquirió el lote por donación, estando soltera, , en ese mismo acto el demandante se constituyó en deudor del Banco Nacional por una cantidad de dinero para invertirla en la construcción de la vivienda de la pareja. Por esa misma razón, la accionada consintió en hipotecar la finca que estaba adquiriendo en ese momento, de lo cual se desprende que esa edificación es un bien ganancial, porque se realizó con el esfuerzo común de las partes, motivados en su momento por un proyecto de vida que concretaron luego con el matrimonio (se cita al respecto el voto n° 931-07). [490-13]

CASAS CONSTRUIDAS DURANTE EN PERÍODO DE CONVIVENCIA NO SON GANANCIALES. Al haberse declarado la caducidad de la acción de reconocimiento de unión de hecho, la actora no tiene derecho a los bienes sobre los que alega que tiene vocación ganancial, es decir, las tres casa que se edificaron durante el período de convivencia de las partes, antes de que las mismas hubiesen contraído nupcias. [1449-13].

 


 

DECLARATORIA DE CULPABILIDAD

 

 

Los efectos de la declaratoria de culpabilidad de uno de los cónyuges, con respecto a los gananciales, generan la pérdida del cincuenta por ciento correspondiente al cónyuge culpable, de los bienes adquiridos durante el matrimonio. [ 116 -95]

Donación de acciones de un cónyuge a otro, no se demostró que haya sido con intención de repartir anticipadamente los bienes gananciales. [ 169 -95]

Se alega, que las acciones de una sociedad fueron liquidadas anticipadamente por los cónyuges por lo que no constituyen gananciales, sin embargo, no se aportó prueba fehaciente al respecto. [ 169 -95]

Acciones de Sociedad traspasadas de un cónyuge a otro, por medio de contrato de cesión, constituyen gananciales, porque no hubo renuncia expresa y si bien la demandada propuso esa renuncia, nunca hubo aceptación del actor, ni homologación del Juzgado. [ 357 -95]

RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES. DERECHO INTERNACIONAL DE FAMILIA. Argumenta el demandado que contrajo matrimonio con la actora en México, estipulando un régimen de separación de bienes, por lo que al declarar el derecho de ella en bienes gananciales y la pérdida de éstos por parte de él, se incurrió en error, pero ese convenio no puede tener efectos jurídicos dentro de la legislación costarricense, debido a que no fue otorgado en escritura pública, ni inscrito en el Registro Público. [143-97]

Al haberse configurado y demostrado la unión de hecho entre las partes -pues convivieron desde el 25-1-87 al 22-11-94, sea más de siete años-, la accionante, conserva su derecho a participar en la sucesión del de cujus pero únicamente desde la fecha en que tuvo nuevamente aptitud legal para contraer matrimonio -sea el 25-1-87-, fecha en que ella enviudó de su marido, pues antes estuvo casada con otro hombre. La aplicación del numeral 31, de la Ley de Promoción de Igualdad Social de la Mujer, no puede afectar los derechos patrimoniales de otros herederos; y sólo le asiste derecho a la actora, como compañera y conviviente, de poder disfrutar de lo que ambos, con esfuerzo común, adquirieron durante esa unión. [210 -97]

Por el contenido formal del principio de publicidad registral, el Registro puede ser consultado por cualquier persona. En virtud del contenido material se establecen una serie de presunciones, según las cuales, la información que consta en el Registro Público es exacta y corresponde a la realidad jurídica extrarregistral. Gracias a la publicidad registral puede conocerse quiénes son los socios constituyentes y cuáles son los bienes aportados, pero no los sucesivos traspasos de las acciones de cada socio, los cuales se anotan en los registros de accionistas que al efecto lleva cada sociedad. [271-97]

El hecho de que un bien determinado, aducido como ganancial, no aparezca registrado a nombre del otro cónyuge, no implica necesariamente que no se encuentre dentro de su patrimonio, pues el mismo, por motivos diversos, puede carecer de la debida inscripción registral. Lo importante, entonces, es demostrar la ganancialidad del bien y que se encuentra dentro del patrimonio del otro cónyuge. En este caso, la compraventa del inmueble produjo sus efectos desde el momento en que hubo acuerdo entre cosa y precio, independientemente de si ésta se registró.  Al demostrarse ese negocio y la permanencia del bien dentro del patrimonio del cónyuge demandado, la ganancialidad del mismo quedó acreditada. [311-97]

El vicio de incongruencia no se configura cuando se hace una declaración no pedida, pero que es consecuencia de la petitoria formulada o cuando se incluyen en el fallo, pronunciamientos accesorios que sean lógica consecuencia de lo solicitado. La libre disposición y administración de los bienes propios con vocación ganancial no es absoluta, máxime cuando se vislumbra la disolución del matrimonio. De ahí que el traspaso de un vehículo efectuado con el propósito de hacer nugatorio el derecho de la cónyuge, se considere hecho en fraude de la ley, por lo que el valor económico de esa venta, debe ser tomado en cuenta en la liquidación respectiva. [322-97], [163-98], [950-2000]

Si cónyuge dispuso de ganancial una vez que ya se consolidó el derecho, no es necesario reintegrar el bien al patrimonio, pues al ser obligación de crédito puede responderse con su valor: En el convenio de separación judicial se consignó que los únicos bienes gananciales lo eran el vehículo y la casa de habitación. Sobre la casa no hay discusión, pero sobre el vehículo el actor dispuso del mismo, lo que debe tenerse como fraude de la ley, por cuanto, con él, buscó frustra los legítimos derechos de la demandada. Para arribar a ese aserto, debe tenerse en cuenta que el bien era parte del patrimonio sujeto a gananciales, pues al proceder a su traspaso, lo sustrajo del patrimonio conyugal e hizo nugatorio el derecho de la accionada sobre el valor neto, pues celebró ese negocio mucho después de haberse establecido, en una sentencia con autoridad de cosa juzgada, la condición de ganancial. Por ende carece de la virtud de impedir la declaratoria de ganancialidad del valor económico de su objeto. [ 142 -98]

Se acreditó debidamente la demandada adquirió una finca, que el actor, reclama como bien ganancial. La accionada, se constituyó deudora del INS, y la suma obtenida, se destinó, en forma exclusiva, a construir la casa de habitación, en la cual, actualmente, viven esposo e hijos. De las declaraciones rendidas, se desprende con facilidad que, el bien adquirido por la demandada, durante la unión de hecho mantenida con su cónyuge, lo fue con el esfuerzo de ambos. La construcción de la casa de habitación, fue el resultado, también, de un esfuerzo de los dos; lo cual se evidencia, aún más, con la prueba documental, en la que consta que ha sido el actor, quien le hizo frente a la deuda contraída con el INS, cancelando amortizaciones y las respectivas pólizas de vida; así como los obligados impuestos. Durante una corta visita que realizó la demandada al país, antes de regresar a USA, donó, la finca citada, a su hija, lo cual evidencia su clara intención de sustraer de su patrimonio el bien citado y tratar de burlar el derecho de su cónyuge de participar en la mitad del valor neto de su patrimonio; por lo que, ante las circunstancias dichas, deberá siempre aplicarse la norma que, con tal acto jurídico espúreo, se intentó eludir. [ 163 -98]

No violentó el Tribunal los artículos 40 y 41 del Código de Familia, al concluir que el bien objeto de litigio, constituye bien ganancial, porque registralmente se comprobó, que fue adquirido durante el matrimonio de las partes. Las circunstancias que rodearon el contrato por medio del cual el demandado dispuso del bien, antes de la presentación de la demanda, llevan a la conclusión de que ese acto dispositivo, no tuvo la intención real de transmitir el respectivo derecho de propiedad; lo que quiso, fue simplemente tratar de impedir que el inmueble fuera declarado bien ganancial. [ 208 -98]

Bien ES GANANCIAL aunque no se haya otorgado escritura ni se haya inscrito el traspaso en el Registro, si PRUEBA testimonial o confesional acredita la compraventa realizada durante vigencia del matrimonio: Situaciones en las que el ingreso al patrimonio de la sociedad conyugal no es claro, el juez tiene que recurrir a todos los medios probatorios y analizar dentro de ellos, la participación de los terceros que contratan con los cónyuges, a fin de evitar la distracción de bienes. [298-98]

Con el testimonio de las hijas y con los recibos aportados, se demostró la compra de un inmueble por el demandado a su hermano, aunque no exista escritura de traspaso, por lo que es bien ganancial. [298-98]

La Ley de Tránsito indica que la titularidad de los vehículos se comprueba con la inscripción en el Registro Público. Ello no implica que mediante otra prueba se acredite que otra persona es la propietaria. Sin embargo, en el sub lite al no existir suficiente prueba al respecto, no es posible desaplicar el principio de publicidad registral. [298-98]

PÉRDIDA DEL DERECHO A GANANCIALES. AL MOMENTO DE INTERPONER CONTRADEMANDA ESTABA VIGENTE LA NORMA QUE SANCIONABA LA CONDUCTA DE ADULTERIO. La ley 7689 de 21-8-97, modificó, entre otras normas, la redacción del artículo 41 del Código de Familia, con respecto a la pérdida del eventual derecho de participación, sobre los bienes adquiridos por uno de los cónyuges dentro del matrimonio, cuando el otro cónyuge era declarado culpable de la causal que motivó el divorcio. Igualmente, dicha ley modificó los numerales 8, 41 y 98 y adicionó un artículo 48 bis del Código de Familia, introduciéndole reformas -ya no de carácter sustantivo-, sino de carácter procesal, sobre todo al modificar los principios que informan el recurso de casación, en la materia del derecho de familia; así como respecto de la incorporación y valoración de medios de prueba, en los procesos de investigación de paternidad. Esta serie de reformas, llevaron al legislador a dictar un Transitorio Único, en el cual se dispuso que ²En el momento de entrar en vigencia la presente reforma, los procesos judiciales que se encuentren en trámite sin que se hubiere dictado sentencia de primera instancia, se tramitarán de conformidad con las nuevas disposiciones². Con base en esa norma transcrita, los juzgadores de instancia consideraron que, si bien es cierto, el actor contrademandado había incurrido en la causal de adulterio -la cual fue conocida y alegada por la accionada, al formular su reconvención, antes de la entrada en vigencia de dicho transitorio-, no perdió su derecho de participar en la mitad del valor neto de los bienes gananciales, que se constaten en el patrimonio de la demandada; criterio jurídico éste que no es compartido por la Sala. Con base en las citas doctrinarias, es posible, entonces, entrar a interpretar lo dispuesto por dicho Transitorio Único a la Ley 7689; puesto que, tal disposición, expresamente hace referencia a una adecuación en el trámite de los procesos, en los que todavía no se hubiera dictado sentencia de primera instancia. No obstante, al establecerse varias reformas, no sólo de carácter procesal sino también algunas que atañen a disposiciones normativas de fondo; es obvio que dichas regulaciones sustanciales no son de aplicación cuando norman situaciones jurídicas que ocurrieron desde antes de la entrada en vigencia de la nueva disposición legal. Una vez analizado esto, cabe ahora cuestionarse la naturaleza de una sentencia, en un proceso de divorcio. En fallo número 156 de 1992 de esta Sala, dictado antes de la reforma introducida al numeral 41, por la Ley 7689, la Sala, claramente, estableció que la sentencia de divorcio tenía como efecto el producir, constituyéndolo, un nuevo estado civil para las partes. En este caso nos encontramos ante una situación esencialmente distinta, dado que, al momento en el cual la accionada interpuso su contrademanda, alegando el adulterio, en que había incurrido el actor, aún estaba vigente la norma que sancionaba esa conducta, entre otros, con la pérdida del derecho a participar en la mitad del valor neto de los bienes gananciales, constatados en el patrimonio de la demandada. Es cierto que el fallo en un proceso de divorcio crea un nuevo estado civil para las partes, no obstante, tal situación no significa que, para la liquidación de los bienes gananciales, pierdan eficacia las disposiciones que, una determinada norma jurídica de fondo, anterior, establecía respecto a su pérdida; más aun si se considera  que, una de dichas circunstancias ²como lo es el adulterio del actor² también se dio antes de la reforma normativa en cuestión; por lo que, en su oportunidad, se trató de una circunstancia alegada por la actora, desde que interpuso su reconvención. Por las razones expuestas, se debe revocar el fallo impugnado, en cuanto le concedió al actor reconvenido el derecho de participar en la mitad del valor neto de los bienes que se constatan en el patrimonio de la demandada; para, en su lugar, declarar que dicho señor no tiene derecho a participar en ese valor. [389-2000], [673-01]

BIENES GANANCIALES. DERECHO A GANANCIALIDAD A PESAR DE LA CONDICIÓN DE CULPABILIDAD. Los jueces de instancia resolvieron correctamente al establecer el derecho de participación del contrademandado en la mitad del valor neto del único bien adquirido durante el matrimonio e inscrito a nombre de la contrademandante, aún cuando se le consideró culpable de la causal que fundamentó la disolución del vínculo, pues, con independencia de dicha culpabilidad, el artículo 41 del Código de Familia  ya reformado, concede ese derecho a los cónyuges, al disolverse el vínculo matrimonial o decretarse la separación. [265-01]

BIENES GANANCIALES. NO INTERESA QUIEN ES CULPABLE. De conformidad con la reforma introducida al artículo 41 del Código de Familia por la Ley n° 7689, del 21 de agosto de 1997, ambos cónyuges adquieren el derecho a participar en los bienes gananciales que se constaten en el patrimonio del otro, con absoluta independencia del calificativo de inocente o de culpable, dentro de un proceso que concluya con la disolución del vínculo matrimonial. [162-10]

 


 

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES

 

Luego de anotada la demanda de liquidación anticipada de bienes, demandado traspasó propiedad a mujer con quien convive, por lo cual se acoge la demanda. [ 241 -86]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. DONACIÓN SE REALIZÓ CON FIN ILEGÍTIMO DE HACER NUGATORIO EL EVENTUAL DERECHO DE LA ACTORA. Es evidente que, en este caso, la donación realizada por el demandado a un hermano suyo, tenía como claro objetivo el sustraer formalmente de su patrimonio la finca, con el fin ilegítimo, por espúreo, de tratar de hacer nugatorio el eventual derecho de gananciales de la actora. Esa conclusión se refuerza si se toma en cuenta que, el hermano del accionado, posteriormente le vendió la finca a una sociedad en la cual, el actor, fungía como Presidente y como apoderado generalísimo, sin límite de suma. Es decir, la donación fue tan sólo un mero subterfugio; toda vez que, realmente lo que se pretendía era poner la finca a nombre de una persona jurídica, para que el demandado pudiera disponer de ella y que, no estando ya en su patrimonio personal, la actora no pudiera alegar la naturaleza ganancial del bien. [950-2000]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA. SUPUESTOS: MALA GESTIÓN DEL CONSORTE Y AMENAZA O PELIGRO DEL DERECHO A GANANCIALES POR CUALQUIER OTRO MOTIVO: Se explican los alcances del artículo 41 del Código de Familia respecto de la liquidación anticipada de bienes gananciales. La norma autoriza la liquidación anticipada también por hechos que amenacen el derecho, aún cuando no sean estrictamente de mala gestión. Debe ser analizada a la luz de la situación real de las parejas; es decir, en cada caso concreto, de modo que existiendo comportamientos como lo son la misma separación de hecho, el impedimento del disfrute del bien y la negación misma del derecho, entre otros, sea un mecanismo efectivo de desprotección. [ 214 -02]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA. El derecho a la libre disposición queda limitado cuando la relación entra en crisis. Se trata de un derecho personal y no real, por lo que no es indispensable declarar la simulación. Luego , a pesar de la libertad indicada, de cada uno de los cónyuges, para poder disponer de los bienes que adquieran durante la vigencia del matrimonio, la Sala ha indicado que, esa libertad no resulta ser plena, cuando el vínculo entra en conflicto y se vislumbra su disolución; pues, en tal caso, la validez de los actos quedaría necesariamente sujeta a la existencia de la buena fe. De lo anterior se deduce que, en realidad, lo pretendido por el demandado, fue sustraer de su patrimonio esos bienes, cuya naturaleza de gananciales no fue desvirtuada, para tratar de hacer nugatorio el derecho de la actora, previsto en el artículo 41, del Código de Familia, respecto de ellos. Por consiguiente, en aplicación de los numerales 20, 21 y 22 del Código Civil, esos actos deben considerarse realizados en abierto fraude de ley; y, consecuentemente, no impiden la aplicación de la norma que se trató de eludir. En cuanto al hecho de que los bienes están inscritos, ahora, a nombre de terceras personas –en este caso, los hijos de la actora y el demandado-, eso no es óbice para resolver en la forma en que se hace; pues está claro que, el derecho a gananciales, jurídicamente es un derecho personal, de valor sobre los bienes que tenga ese carácter; y no se trata, entonces, de un derecho real de copropiedad, sobre éstos, por lo que en nada afecta resolver en la forma en que se ha hecho; pues, la accionante, está en la posibilidad de ejecutar su derecho, en la forma en que lo estime conveniente. [372-02], [646-03]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA. Acuerdo sobre liquidación anticipada de bienes gananciales firmado por actora y demandado previa la sentencia  de separación judicial que  declaró al demandado cónyuge culpable y consecuentemente le negó el derecho a bienes gananciales, constituye cosa juzgada que impide otorgarle a la actora el derecho a gananciales sobre la mitad de la finca que obtuvo el demandado a raíz de ese acuerdo. [531-03]

Se discute la ganancialidad de los bienes en una unión de hecho. RENUNCIA A GANANCIALES.  [113-05]

Liquidación anticipada. SE PROBÓ CONFLICTO CONYUGAL. Además considerando que el demandado ha proferido amenazas en relación con  ese patrimonio diciendo que lo va a vender y que no le va a dar ni un cinco, existe la posibilidad de que él pueda disponer de esos bienes en perjuicio de los intereses de doña ... . [991-05]

SE DIERON ACTOS QUE AMENAZARON BURLAR EL DERECHO A GANANCIALES DE LA ACTORA. La liquidación anticipada de bienes gananciales viene regulada en el artículo 41 del Código de Familia, el cual contempla dos supuestos para que ésta se de: la mala gestión de actos por alguno de los cónyuges y la realización de actos que amenacen burlar el derecho a gananciales del otro. En este caso en concreto se dio el segundo supuesto, ya que el demandado le prohibió la entrada al restaurante que se había abierto con el esfuerzo de ambos cónyuges -en el que había gran cantidad de bienes gananciales- a su mujer, escudándose en el pretexto de que esa decisión la tomó la Junta Directiva de ..., supuesta propietaria del restaurante.  Además, traspasó sus acciones de ... S.A. (que son gananciales) a sus hijos, y cedió las patentes de licores adquiridas por él estando vigente el vínculo matrimonial a la sociedad dicha.   La conducta desplegada por don ... puso en peligro los intereses legítimos de su consorte, pues es evidente que su propósito era burlar su derecho a gananciales. Los actos descritos tuvieron lugar en un claro contexto de desarmonía conyugal. [1010-05]

NO SON GANANCIALES. NO SE DEMOSTRÓ QUE TRASPASOS SE HICIERAN CON PROPÓSITO DE HACER NUGATORIO EL DERECHO PATRIMONIAL DE LA ACTORA. No existe prueba de la cual se pueda deducir, sin lugar a dudas, que las referidas ventas o el reporte de robo, se realizaran con el propósito de hacer nugatorios los derechos patrimoniales de la demandante o en momentos de crisis matrimonial. [1014-06]  

BIENES GANANCIALES. LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. No se da la trasgresión a los numerales 40 y 41 del Código de Familia que se acusa, ya que puede procederse a la liquidación anticipada de bienes gananciales cuando el Tribunal, previa solicitud de uno de los cónyuges, compruebe, de modo indubitable, que los intereses de éste corren el riesgo de ser comprometidos por la mala gestión de su consorte, o por actos que amenacen burlarlos, salvo los supuestos de exclusión establecidos por la normativa. Se declara que derecho sobre finca tiene naturaleza ganancial, y en consecuencia, la demandante tiene derecho a participar en la mitad de su valor neto, así como que, sobre la misma procede la liquidación anticipada. [261-07]

LIQUIDACIÓN DE BIENES GANANCIALES. Prescripción. Interrupción de la prescripción. Gestión judicial interrumpió la prescripción, toda vez que, no solo se dio en el marco de los acuerdos suscritos por las partes, y homologados por el Juzgado, sino además, en cumplimiento de la condición suspensiva dispuesta por el propio Juzgado, indispensable, a su vez, para el cumplimiento del convenio de transacción. [100-07]

PROCEDE LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. SITUACIÓN REAL DE PAREJA REPRESENTA PELIGRO VIRTUAL PARA EL DERECHO DE LA ACTORA. El mismo accionado en la prueba confesional, admite que él es quien administra el negocio comercial y que los bienes inmuebles se encuentran registralmente a su nombre. Esa situación unida a que los cónyuges tienen cuatro años de separados de hecho, permite pensar que la demandante no tiene control sobre la administración del negocio comercial ni de los bienes, existiendo un riesgo para sus derechos gananciales. De esta manera, interpretadas todas esas cuestiones de hecho de conformidad con lo dispuesto en el artículo 8 del Código de Familia, la realidad de lo que acontece en la pareja representa una situación de peligro virtual para el derecho de la actora y existe razón para acoger su demanda. [869-08]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. RECONOCIMIENTO DE LABORES AGRÍCOLAS DE CÓNYUGE EN INMUEBLE DONADO. El Código excluye los inmuebles adquiridos por causa de donación, como lo fue el inmueble de interés para esta causa, que le fuera donado al demandado. Sin embargo, la pretensión de la actora no es sobre el fundo en sí mismo, sino sobre el mayor valor que su trabajo le introdujo durante el tiempo que perduró su convivencia con el demandado. Además del trabajo propio de las labores domésticas, ella realizaba labores agrícolas en esa finca, que era entonces una empresa familiar. Desconocer el derecho de la actora gestaría un evidente enriquecimiento sin causa a favor del demandado.[534-08]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. TRASPASO DE ACCIONES DE SOCIEDAD. El documento acreditativo de un traspaso, refuerza la tesis de la demandante de que su derecho a gananciales se hallaba en riesgo inminente ante la separación de hecho y la vinculación de su marido con otra mujer, que fue precisamente lo que la motivó a solicitar la liquidación anticipada. Por lo tanto, le tocaba al demandado demostrar que esa transmisión no tuvo como finalidad frustrar el derecho a gananciales de su esposa, sino que se hizo de buena fe, al amparo de la libre disposición que tutela el ordinal 40 del Código de Familia. Para cumplir con esa carga probatoria el recurrente ofrece ante este despacho, prueba para mejor proveer, lo que no es de recibo, pues eso debió hacerlo desde la segunda instancia y no a estas alturas del proceso. [376-09]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES CARECE DE INTERÉS. Las alegaciones del recurrente en torno a que la mala gestión o actos que amenacen burlar su eventual derecho a gananciales, lo motivó a formular la liquidación anticipada de bienes gananciales, carecen de interés, ya que se dio el supuesto para la liquidación ordinaria, cual es la disolución del vínculo matrimonial. Además, de que en el acuerdo de homologación de referencia, se dispuso el derecho genérico de las partes a participar del cincuenta por ciento del valor neto de los bienes gananciales. Además, existe prueba que hace creíble lo afirmado por la señora, en el proceso de liquidación anticipada de bienes gananciales, en cuanto a que los gastos de construcción se hicieron mediante préstamos a su progenitor. Aunado a ello, él no ha demostrado su dicho en cuanto a que aportó varios millones en efectivo para la compra del lote y construcción de la vivienda, producto del ahorro de varios años y préstamos que le facilitaron amigos e instituciones; lo que incluso se desvirtúa con la prueba analizada, pues según se indicó, el lote se adquirió con el crédito hipotecario.[549-09]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. CONCEPTO DE BIEN GANANCIAL. BIENES ADQUIRIDOS ANTES Y DESPUÉS DEL MATRIMONIO. Se tienen como acreditada la existencia de una convivencia entre las partes de no menos de treinta años, antes de contraer matrimonio, y vigente en las fechas en que fueron adquiridos los bienes declarados gananciales. Si bien el demandado, antes había estado casado con otra persona, para las fechas en que se adquirieron los bienes cuestionados, ya estaba divorciado. De manera que, caeríamos en un contrasentido si se le niega protección a esa unión que surtió todos los efectos patrimoniales propios del matrimonio. [955-09]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. ACTO DE DISPOSICIÓN DE BIENES DEL ESPOSO TENDIENTE A DEFRAUDAR INTERESES DE SU CÓNYUGE. El actor solicitó una liquidación anticipada de bienes gananciales y la demandada planteó la reconvención. Ella reclama ante la Sala, la naturaleza ganancial de una finca adquirida por su esposo en forma onerosa, quien la traspasó a la madre en época de conflicto matrimonial. La Sala considera que el acto de disposición del esposo tendiente a defraudar los intereses de su cónyuge, no puede ser invocado por él, para hacer nugatorio aquel derecho. Por otro lado, el hecho de que el inmueble aparezca formalmente a nombre de otra persona, no constituye un obstáculo para reconocer el derecho a gananciales a su respecto, por no constituir un derecho real sobre la finca, sino, un derecho de participación del cincuenta por ciento de su valor neto (derecho personal, derecho de crédito). [1135-09]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. LIBRE DISPOSICIÓN QUEDA LIMITADA CUANDO RELACIÓN ENTRA EN CONFLICTO. NULIDAD DE DONACIONES DE CÓNYUGE A SOCIEDADES CODEMANDADAS. Se está en el supuesto de la existencia de actos que pretendían burlar el derecho a gananciales de la actora. Véase que los cónyuges se separaron en diciembre de 2004 y para el 1° de febrero de 2005 el esposo traspasó dos inmuebles a las sociedades que tiempo antes había conformado con sus hijos. Ya el accionado no estaba en condiciones de disponer libremente de sus bienes; pues, ante la crisis conyugal, la buena fe le imponía la obligación de respetar el derecho de su consorte. Aunado a ello, se extrae que las donaciones fueron simuladas, por cuanto, realmente, el ánimo era afectar el derecho de la cónyuge y seguir manteniendo el dominio de los inmuebles mediante personas jurídicas constituidas con sus hijos. [139-10]

BIEN ADQUIRIDO EN PROCESO DE TITULACIÓN ANTES DEL MATRIMONIO NO ERA GANANCIAL. El inmueble carece de naturaleza ganancial según los términos del artículo 41 inciso 3 del Código de Familia. Se confirma que el inmueble inscrito registralmente a nombre del demandado corresponde a los inmuebles que adquirió como fincas sin inscribir, antes de su matrimonio con la actora, por adjudicación del entonces denominado Instituto de Tierras y Colonización (proceso de titulación). De este modo no es posible entender que fuera en el momento de la inscripción registral cuando el demandado adquirió la propiedad sobre el inmueble. Las escrituras reafirman la identidad del inmueble; así pues la disparidad de la medida indicada en la inscripción registral es evidentemente un error material que se cometió desde la escritura de titulación. [405-10]

PROCEDE LA LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. EL DEMANDADO TRASPASÓ EL BIEN INMUEBLE CUANDO SE ENCONTRABA SEPARADO DE HECHO DE LA ACTORA. EL VALOR NETO DEBE DETERMINARSE DE ACUERDO AL VALOR ACTUAL DEL BIEN. Los esposos pueden disponer libremente de los bienes que estén en su patrimonio, pero esa libertad de disposición no resulta plena cuando la relación entra en conflicto y se vislumbra su final. En el caso bajo análisis, los consortes se separaron de hecho, en forma definitiva, desde principios de 1979. Se considera que cuando el cónyuge demandado dispuso del bien inmueble, el 14 de setiembre de 1990, debió respetar el derecho de gananciales que a su esposa le asistía. El derecho de esta no puede verse afectado con la venta que de la nuda propiedad aquel hizo y se impone declarar su derecho de participación sobre el valor del mismo. De igual forma, la sentencia debe ser revocada en cuanto estableció que el derecho a gananciales de la actora debe fijarse según el valor que tuvieron el vehículo y el inmueble a inicios de 1979; ya que el valor neto habrá de determinarse en la fase de ejecución de sentencia, según el peritaje que ahí se realice en atención al valor actual de los bienes y no deben tomarse en cuenta las mejoras introducidas después de la separación. [620-10]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. LA SEPARACIÓN DE LOS CÓNYUGES HACE PRESUMIR EL DETERIORO Y LA CRISIS EN QUE SE ENCUENTRA LA RELACIÓN. RÉGIMEN DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. La actora dio cuenta de que se encuentra separada de su esposo, circunstancia que fue admitida por el accionado. Además se acreditó que los bienes reclamados se encuentran inscritos a nombre del demandado. El simple hecho de la separación de los cónyuges hace presumir que la relación se encuentra deteriorada y en crisis, situación que implica además, que la actora haya dejado de ejercer algún tipo de control sobre la administración de los bienes del accionado y alegados como gananciales, de manera que se corre el riesgo de que, en cualquier momento, su cónyuge pueda disponer de estos indebidamente y hacer nugatorio el derecho de la accionante. La simple separación de los cónyuges es un indicio suficiente para demostrar que la relación matrimonial es precaria y, por ende, una justificación suficiente para liquidar anticipadamente el derecho sobre los bienes gananciales constatados durante la unión. [897-10]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. sociedad de hecho. CARGA DE LA PRUEBA. CORRESPONDÍA A LA ACTORA DEMOSTRAR LA EXISTENCIA DE UN FONDO COMÚN INTEGRADO POR LOS APORTES DEL CODEMANDADO CON SUS PADRES. Se muestra agraviada la parte actora con lo dispuesto en instancias precedentes en relación con la supuesta existencia de una sociedad de hecho entre don ... y sus padres. Para la recurrente, no es posible, bajo el argumento de que el codemandado ..., no aparece formalmente como socio en las sociedades propiedad de sus padres, descartarlo como tal, pues el hecho de ocupar cargos importantes en las directivas de aquellas, es un indicio que permite determinar su condición de socio de hecho en ellas. En el caso concreto, si bien se acreditó que el señor ... ocupó algunos cargos en las Juntas Directivas de las sociedades de sus padres, la actora no demostró como era su obligación, la existencia de un fondo común integrado por los aportes de don ... y  los de sus padres. Así como tampoco acreditó la existencia de acuerdos respecto de cómo repartir las ganancias obtenidas por el esfuerzo común, o las pérdidas. La ausencia de elementos probatorios que acrediten tales aspectos, obligan a declarar sin lugar el recurso de la parte actora. [1340-10]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. OBJETIVO DEL PROCESO. PROCEDE RESTITUIR EL EQUIVALENTE AL VALOR DE LOS BIENES PROPIOS DE LA ACTORA. Caso donde el demandado vendió bienes de la actora sin su autorización. Dentro del proceso de ejecución de sentencia se acreditó que la actora adquirió durante la vigencia de la convivencia matrimonial una vaca y un ternero, con un dinero que le donó su hermana. Igualmente quedó acreditado que estos semovientes fueron vendidos por el demandado. Considera la Sala que si la competencia del/la Juez(a) de familia le permite establecer el derecho de los cónyuges a participar de la ganancialidad de los bienes que formalmente aparecen inscritos a nombre de su consorte, e incluso restituirlos al patrimonio de éste último, cuando se demuestre que mediante actos fraudulentos los distrajo de su patrimonio con el fin de perjudicarle su derecho; con mucha más razón puede ordenar la restitución del equivalente al valor de los bienes propios  de uno de los esposos, cuando durante un proceso de liquidación de bienes gananciales, estos hayan sido vendidos sin autorización de su titular y de este modo resguardarle los derechos patrimoniales que le puedan corresponder sobre los mismos. Debe declararse con lugar el recurso de casación interpuesto por la actora y anular lo resuelto por el ad quem, únicamente en cuanto denegó el derecho de la actora a que se le reintegre el precio de una vaca de cría lechera y un torete de dos y medio años de edad, establecido mediante dictamen pericial en la suma de ochocientos mil colones. En su lugar deberá condenarse al demandado al pago de dicha suma. [1390-10]

PROCEDE LA LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. ESPOSO TRASPASÓ NUDA PROPIEDAD DE ALGUNOS BIENES A HIJOS Y SE RESERVÓ EL USUFRUCTO. Se cita el artículo 41 del Código de Familia, el cual establece que en los supuestos de disolución o de nulidad del matrimonio, de separación judicial, o al celebrarse después de las nupcias capitulaciones matrimoniales, nace el derecho de cada cónyuge a participar en la mitad del valor neto de los bienes gananciales constatados en el patrimonio del otro. Sin embargo, por vía de excepción, el párrafo segundo de esa norma también posibilita la eventual liquidación anticipada de dichos bienes. En el caso concreto, se observan diversos elementos que denotan que entre las partes existía (al momento de interponer esta litis) una severa crisis familiar, que incluso provocó que el esposo abandonara el domicilio conyugal y se fuera a vivir con dos de sus hijos. Esto último sucedió cuando ella le planteó la posibilidad de disolver el vínculo matrimonial y repartir el patrimonio con vocación ganancial, lo que no fue sino el desenlace de una serie de conflictos que venían arrastrando las partes desde mucho tiempo atrás, según declaró la hija de ambos. Lo anterior pone en evidencia que los traspasos efectuados por él a dos de sus hijos, respecto de la nuda propiedad de algunos de sus inmuebles, tenían un claro afán de impedir que su cónyuge accediera al derecho a gananciales sobre esas propiedades, conservando él, de forma exclusiva, el disfrute de los mismos, al reservarse para sí el derecho de usufructo de manera vitalicia. [910-11]

 


 

MEJORAS

 

 

MEJORAS Y PAGO DE HIPOTECA SON BIENES GANANCIALES. Una finca adquirida por el demandado antes del matrimonio, no es bien ganancial, pero las mejoras y el pago de la hipoteca de esa finca, son consecuencias directas del aporte realizado por ambas partes, durante la convivencia matrimonial, por lo que constituyen bienes gananciales. [199-97]

BIENES GANANCIALES. MEJORAS. En el expediente constan suficientes elementos probatorios, según los cuales, la actora solicitó préstamos a efecto de realizar mejoras en la vivienda, que compartía con su esposo, para cuyos efectos, incluso, éste consintió en hipotecar la finca que le pertenecía. En aplicación del contenido del artículo 41 del Código de Familia, esas mejoras constituyen, a todas luces, bienes gananciales, pues fueron realizadas durante la vigencia de la relación matrimonial y sobre ellas la actora tiene derecho a participar en el 50% del valor neto de las mejoras introducidas durante el matrimonio a ese bien. [32-01]

Valor de gananciales. NO SE TOMAN EN CUENTA LAS MEJORAS REALIZADAS DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN DE HECHO. SE DEBEN RECONOCER LOS GASTOS EFECTUADOS POR CONCEPTO DE IMPUESTOS MUNICIPALES Y TERRITORIALES. Se modifica la sentencia impugnada en cuanto declaró que al actor le corresponde, por concepto de gananciales, el 50% del valor neto que tenía la finca a la fecha de la separación de hecho. En su lugar, se le confiere al actor el derecho al 50% del valor neto actualizado de las cuotas hipotecarias pagadas antes de la separación de hecho, con motivo de los préstamos solicitados para adquirir el lote y construir la casa, en proporción al valor total del inmueble, pero aclarándose que para fijar ese valor actualizado del bien no deberán tomarse en cuenta las mejoras realizadas por la demandada luego de la separación de hecho. Además, al realizar la liquidación de los gananciales, se han de tomar en cuenta los gastos efectuados por la accionada a partir de la separación de hecho por concepto de impuestos municipales y territoriales, según lo resolvió el   Ad-quem. [364-05]

SON GANANCIALES LAS MEJORAS HECHAS AL DOMICILIO CONYUGAL INDEPENDIENTEMENTE DEL APORTE ECONÓMICO. El requisito fáctico principal para declarar la ganancialidad de los bienes es que estos -en este caso las mejoras- se realizaran durante la unión matrimonial, -por lo que se presume que medió colaboración de ambos cónyuges-, independientemente de si los materiales fueron aportados por un cónyuge, por ambos o si el aporte económico de uno u otro cónyuge fue mucho o poco. [1038-06]

GANANCIALES. MEJORAS EN INMUEBLE. El demandado no prueba que el dinero que solicitó por medio de préstamo hipotecario, haya sido efectivamente utilizado para el arreglo de la vivienda; en refuerzo de su dicho,  no aporta al menos una factura de compra de materiales, conforme le correspondía probar, ya que tiene la carga probatoria en cuanto a los hechos que afirma, al contestar la demanda. En consecuencia, no tiene derecho a participar en la mitad del valor neto de las mejoras introducidas en la finca. [195-08]

MEJORAS. ACTOR NO TIENE DERECHO A PARTICIPAR DE LAS MEJORAS NECESARIAS REALIZADAS POR LA DEMANDADA DURANTE LA SEPARACIÓN DE HECHO. Los trabajos e inversiones en mejoras y mantenimiento realizados por la accionada reconviniente -durante casi diez años de separación de hecho, sin la participación del actor reconvenido- en la finca que se declaró bien ganancial, son de las denominadas "mejoras necesarias”, por cuanto con ellas se generaron gastos ineludibles e imprescindibles para la conservación y mantenimiento de aquel bien inmueble dedicado a la actividad ganadera, evitando con ello que la propiedad se deteriorara por abandono -se cayeran las cercas, se perdieran los pastos cultivados y se encharralara- o dejara de ser apta para la actividad económica a la que se dedica, inversiones con las cuales la contrademandante mantuvo el valor venal del inmueble y por ende son constitutivas de aquellas mejoras que por disposición legal deben reconocérsele o concedérsele.  Le corresponde a la demandada reconviniente conservar en su peculio lo invertido por ella -sin la ayuda ni participación del actor en la manutención y cuido de la finca desde inicios de 2001 a la fecha- en mejoras y mantenimiento de dicho inmueble, de tal manera que del derecho al cincuenta por ciento del valor neto que el actor adquiere con respecto a ese bien ganancial, no tiene derecho de participación en relación con las mejoras hechas por la demanda de 2001 a la fecha. [352-11]

MEJORAS INTRODUCIDAS ANTES DEL MATRIMONIO NO SON GANANCIALES. Se deben excluir como mejoras con vocación de ganancial la cocina y el cuarto construidos antes del matrimonio en el inmueble que fungía como habitación familiar. [240-13]

 

 


 

NULIDAD DE TRASPASO DE BIENES GANANCIALES

 

No procede el recurso, por cuanto al discutirse sobre bienes gananciales debe citarse como violado el artículo 41 y no sólo el 48, inciso 1 y el 34 del Código de Familia. [ 56 -81]

No existe incongruencia, si la sentencia se refiere a “bienes gananciales”, son los que la actora designó como bienes adquiridos durante el matrimonio, a título oneroso. [ 59 -81]

Fincas traspasadas a sociedad no forman parte del patrimonio del cónyuge sino del haber social.  El derecho se tiene sobre las acciones. Se anula la sentencia del Tribunal que concedió gananciales sobre bienes propiedad de una sociedad, lo cual no había sido solicitado. (6-82)

Anotación de demanda de divorcio prevalece sobre la venta del inmueble, dado que la presentación al Registro Público, de la escritura de traspaso se dio luego de tres mes de otorgada. Adquirente de inmueble, lo hizo al amparo del Registro Público en donde constaba la existencia de la demanda de división material, por lo cual adquirió acorde con las resultas de ese juicio. El derecho a gananciales sobre la finca adquirida se tiene en relación con el monto pagado hasta antes de la separación de hecho. (86-82)

No se proveyó contra lo ejecutoriado al declarar la gananciabilidad de un galerón y de un horno ubicados dentro de inmuebles considerados gananciales. (94-83)

Si en el acuerdo de separación de bienes, únicamente se señaló un bien ganancial, ello no significa una  renuncia a otros bienes adquiridos durante el matrimonio, pues renuncia a un derecho  patrimonial, debe ser expresa. (140-83)

NULIDAD DE CONTRATO. No hay falta de competencia de los tribunales civiles para decretar la nulidad de compraventas por simulación, ya que no se está declarando la existencia del ²delito de simulación², sino la falta o defecto de elementos esenciales para la validez  del negocio. [11-90]

Si las partes firmaron con anterioridad un convenio de divorcio en el cual se dijo que no existían gananciales por distribuir, ello no puede ahora considerarse como una renuncia si hay certeza de que sí los hubo. [159-93]

Como cónyuge culpable, pierde su derecho a participar en el valor neto de aquellos bienes adquiridos durante el matrimonio por el reconventor. [189-93]

Al haber sido declarados culpables ambos cónyuges, los dos pierden el derecho a reclamar la mitad del patrimonio del otro. [196-93]

NULIDAD DE VENTA. FRAUDE DE LEY. Legitimación. La ganancialidad del inmueble, le dio a la actora el interés jurídico para solicitar la nulidad de venta simulada, hecha por el consorte. Se declara la nulidad de venta del inmueble ganancial, por ser acto en fraude de la ley, y no existir verdadera voluntad, sino con el objeto de sustraerlo de la sociedad conyugal. [47-94]

La relación jurídica que subyace, es la existencia de un derecho a gananciales, surgido con la muerte de la señora..., a favor de su sucesión. Tal derecho no fue satisfecho en dinerario y, según se desprende de los autos, se vio burlado con el traspaso que, del bien ganancial, realizó el señor... El punto concreto en discusión, radica en determinar si, el actor, estaba o no legitimado para reclamar la nulidad del traspaso, a los efectos de que se restableciera el patrimonio del señor... La Sala llega a la conclusión de que, para el caso concreto, el accionante, bien podía gestionar, tal y como lo hizo, pues el accionante demostró su condición de hijo, respecto de la señora... y, desde la interposición de la demanda, señaló que procedía en su condición de legítimo heredero; pues según lo señaló, era hijo de la causante. Esa condición de hijo, genera, en la realidad, una vocación o predisposición para ser heredero; toda vez que, de conformidad con el artículo 520 del Código Civil, tratándose de una sucesión ab intestado, los hijos del causante son, entre otras personas y en el rango superior, sus herederos legítimos, lo cual lo legitimó para accionar el presente proceso. [168 -01], [575 -01]

Cónyuge supérstite dona bien ganancial antes de que se liquide derecho de la sucesión: La tesis de la recurrente es que el señor... tenía la plena disposición sobre los bienes donados, por ser el derecho de gananciales de carácter personal y no uno real de copropiedad, en lo que lleva razón. El derecho a gananciales no tiene naturaleza real, como sucedía antes de la reforma al artículo 77 del Código Civil, sino que es un derecho personal o de crédito. Por ende, el cónyuge supérstite en cuyo patrimonio figuren bienes de naturaleza ganancial conserva sus plenas facultades de disposición una vez disuelto el vínculo por causa de muerte, pero eso sí, sin perjuicio de los derechos que le puedan corresponder a la sucesión del cónyuge premuerto. Por lo tanto, las donaciones efectuadas por don... podrían reputarse como válidas en ese tanto, cabiendo la posibilidad de reintegrarle a la sucesión de su cónyuge premuerta el monto a que asciende su derecho de participación sobre esos bienes. La nulidad de las referidas donaciones deriva de la clara intención de los contratantes de distraer esos bienes de las resultas de esa mortual que se encontraba en trámite.  El propósito de la codemandada... de burlar los derechos hereditarios de su hermana quedó al descubierto al haber admitido que fue ella quien le indicó al Notario Público encargado de confeccionar el instrumento que el estado civil de don... era el de “casado una vez”, cuando llevaba ya más de seis años de ser viudo, lo que era conocido por ella según se colige de la declaración de defunción. Si la coaccionada... hubiese indicado el verdadero estado civil del donante, como lo hizo al declarar su muerte unos días después, no habría mayor razón para sospechar de sus fraudulentas intenciones, pero el hecho de haberlo ocultado pone en evidencia sus verdaderos propósitos, por las consecuencias que ese relevante hecho conlleva a nivel registral –ya que de otro modo el Registro Público no hubiese procedido a inscribir los traspasos-. En síntesis, estamos en presencia de un ánimo doloso que tiene la virtud de viciar el acto. [ 575 -01]

BIENES GANANCIALES. CONCEPTO. NULIDAD DE TRASPASO. EXISTIÓ SIMULACIÓN EN LOS TRASPASOS. ACCIÓN PAULIANA Y ACCIÓN DE SIMULACIÓN. Se hace un análisis del concepto de bienes gananciales y se hace cita variada de autores y de jurisprudencia al respecto. No existe violación del artículo 42 del Código de Familia, por parte del Tribunal, toda vez que logra comprobarse que en el caso analizado lo que existió fue una simulación en los traspasos de los bienes gananciales. [361-03]

Se analiza este supuesto con la nulidad de los traspasos y la violación de los numerales 40 y 41 del Código de Familia. La causa es un traspaso de bienes sin el consentimiento del cónyuge.  [223-05]

NULIDAD DE TRASPASO. Se hace un análisis de la nulidad de traspaso en base a un divorcio alegando sevicia y abandono voluntario y malicioso. Hay voto salvado del Magistrado Rolando Vega Robert . [ 324 -05]

VENTA SE HIZO A SOBRINA POR PRECIO MUCHO MENOR AL VALOR REAL Y ESTA NO ENTRÓ EN POSESIÓN DEL INMUEBLE. El informe valoró la finca en ¢22.047.400 al 13 de julio del 2004 y en la escritura de compra venta se consigna el precio de ¢200.000. La misma co-demandada confesó que no ha realizado ningún acto posesorio en el inmueble y que tampoco le informó a la actora sobre la compra venta. Es evidente que el traspaso realizado por el demandado a su sobrina, tenía como claro objetivo el sustraer formalmente de su patrimonio la finca aludida, con el fin ilegítimo de tratar de hacer nugatorio el eventual derecho de gananciales de la actora. [107-06]

VENTA FRAUDULENTA DEL BIEN. NULIDAD DE CONTRATO. ACCIONADO NO HABÍA SIDO NOTIFICADO DE DEMANDA DE DIVORCIO PERO TENÍA PLENO CONOCIMIENTO DE LA CRISIS CONYUGAL. Lo procedente fue anular la venta fraudulenta del bien hecha entre los coaccionados y dejar sin efecto la inscripción registral a favor del nuevo adquirente; pues, aún y cuando se parta del hecho de que el señor …no había sido notificado debidamente de la demanda de divorcio, como sujeto activo de los actos de agresión en contra de la demandante, tenía pleno conocimiento de la crisis conyugal provocada por él mismo. [482-06]

NO PROCEDE NULIDAD DE TRASPASO. DONACIÓN SE REALIZÓ DESPUÉS DE QUE EL ACTOR ABANDONÓ EL HOGAR CONYUGAL. El actor donó al hijo en común su derecho de copropiedad, sobre el inmueble que había sido adquirido por él y la demandada, en común y por partes iguales, mediante causa onerosa. Esa donación se dio durante el matrimonio pero días después de que el actor abandonara el hogar conyugal; por lo cual el accionante no estaba en condiciones de disponer libremente de sus bienes (buena fe le imponía la obligación de respetar el derecho de su cónyuge). No procede la nulidad de ese traspaso, pues no se evidencia que se haya tratado de un supuesto de simulación y como el derecho a gananciales es de naturaleza personal y no real, la accionada reconventora podría hacer efectivo su derecho sobre la totalidad del patrimonio del accionante. [1106-06]

BIENES GANANCIALES. NO SE VIOLENTÓ PRINCIPIO DE CONGRUENCIA. DERECHO A BIENES GANANCIALES ES UN DERECHO DE VALOR Y NO UN DERECHO REAL. NO SE REQUIERE GESTIONAR NULIDAD DE TRASPASOS. Por consiguiente, se ha establecido que no resulta necesario demandar la nulidad de traspasos ni integrar la litis, en el tanto en que el derecho puede hacerse efectivo con otros bienes o valores. En ese sentido se pronunció esta Sala en la sentencia 606, de las 9:40 horas del 30 de julio de 2008. Queda claro que el órgano de alzada no incurrió en vicio de incongruencia alguno al declarar gananciales los bienes relacionados, a pesar de que la demandada no haya gestionado la nulidad de los traspasos hechos por su ex cónyuge. [035-09]

BIENES GANANCIALES EN CASO DE DIVORCIO. INVALIDEZ DE ACTOS DE DISPOSICIÓN DE BIENES. NO HUBO BUENA FE EN EL TRASPASO. Donación de finca a su hermano fue posterior a la presentación y anotación de la demanda de divorcio. Considerando que con este acto de intentaba burlar el derecho de la contraparte y que se trata de una conducta indebida, se debe tener dicho acto de disposición como si no existiera. Situación similar se da con respecto a otra finca, de la cual es demandado donó el usufructo a su hermano. También procede el derecho a gananciales sobre los certificados de inversión de los que el demandado era poseedor en aquel momento. [458-09]

DIVORCIO. NULIDAD DE TRASPASO. SIMULACIÓN DE VENTA. NO EXISTE PROBLEMA DE INCONGRUENCIA. No existió incongruencia por no solicitarse la investigación de un fraude de simulación, pues, de los hechos y las pretensiones se infiere que la actora solicitó la anulación de la venta del inmueble, por corresponder a un bien ganancial y haber sido traspasado por el accionado para burlar los derechos de aquélla. [795-09]

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA DE BIENES GANANCIALES. NO PROCEDE NULIDAD DE TRASPASO DE BIENES. Los inmuebles e hipotecas inscritos a nombre de la demandada fueron adquiridos por ella con recursos provenientes de la venta de un lote heredado de su padre, que ella utilizó para dedicarse al negocio de arrendamiento de dinero. En lo que toca a las edificaciones, una fue construida por el actor en un lote que siempre había pertenecido a los hijos, el cual fue excluido por ese motivo como ganancial mediante resolución firme. Respecto al otro edificio, no quedó desvirtuada su ganancialidad, por lo que era presumible el esfuerzo común de los cónyuges; sin embargo, fue traspasado -junto con el inmueble donde se asentaba- mediante un acto de libre disposición de la demandada; traspaso que no fue clandestino ni constituyó un fraude para burlar el derecho de gananciales del actor, sino que obedeció a un antiguo deseo de la señora, expresado infinidad de veces en público, de “heredar en vida” a sus hijos, habida cuenta de que ya sentía próximo su fin. Para la data de los traspasos cuestionados no existía una crisis matrimonial que haga pensar en una simulación, pues en esa fecha no se había descubierto el adulterio del cónyuge. [1162-09]

TRASPASO DE BIENES SE REALIZÓ CON EL DELIBERADO PROPÓSITO DE SUSTRAER A LA ACTORA DE SU DERECHO A GANANCIALES. PROBLEMAS ENTRE LA PAREJA FUERON PREVIOS A LA SEPARACIÓN. Caso en que demandado aceptó ante su hija que mantenía una relación sentimental con una tercera persona. El demandado no demostró una justificación razonable sobre las circunstancias por las cuales trasmitió todo su patrimonio a sociedades en las cuales él mantiene su poder. Consta además que desde que estaba conviviendo en su casa, con la actora, ya existían los problemas conyugales entre las partes y no es cierto que estos surgieran sólo a partir de la separación. Asimismo, consta que antes de la separación ya mantenía una relación sentimental con otra persona, pues además, la aceptación pública de una relación de infidelidad sobre todo ante los hijos, de ordinario no es algo que se da en un período corto de tiempo. Es razonable pensar que los traspasos hechos durante los  tres años anteriores a la salida del hogar del demandado fueron ejecutados con el deliberado propósito de sustraer a la actora de ese derecho. Dentro de un período que puede considerarse sospechoso por cercano a la decisión que finalmente tomó el demandado de abandonar su hogar. [585-10]

DERECHO A GANANCIALES. SIMULACIÓN DE CONTRATOS. Aunque la actora indicó que se eliminaran de la demanda las pretensiones sobre gananciales, lo cierto es que esa circunstancia debe ser tomada en cuenta para determinar si se dio una causa de simulación ilegítima. Esta Sala considera que existen indicios claros, graves, precisos y concordantes de que el contrato de venta se realizó en condiciones particulares con el fin de enervar un eventual reclamo a gananciales por parte de la accionante, lo cual lleva a concluir que la causa del contrato fue irreal y que se abusó de la personalidad jurídica en fraude de ley. En el presente asunto, como los bienes en discusión fueron adquiridos por sociedades familiares constituidas y representadas por el accionado durante la vigencia del matrimonio, esa sola circunstancia hace que la actora deba tenerse como eventual acreedora del derecho que reclama. Lo anterior es así por cuanto, aunque los bienes relacionados no pertenecían a la esfera personal del demandado, lo cierto es que él era el representante de las sociedades dueñas de los predios. Asimismo, dichas sociedades estaban conformadas por un capital accionario del cual él participaba, por lo que, es evidente que a la actora le asiste un virtual derecho ganancial. VOTO SALVADO. Aunque pueda decirse que la actuación del esposo de la actora fue maliciosa, no es posible declarar la nulidad pedida, porque posteriormente a la presentación de la demanda se dieron actuaciones procesales que dejaron la pretensión de nulidad sin su razón de ser. En efecto, el juzgado le previno a la actora desacumular su pretensión civil (de nulidad) de la relativa a los gananciales, según su interés, por ser incompatibles en cuanto al procedimiento. La actora accedió y excluyó la pretensión familiar, indicando que ya la estaba tramitando en pieza separada, con lo cual dejó sin fundamento o razón de ser la nulidad pedida, porque la invalidez no se justifica por sí misma sino para la tutela de un derecho; de modo que si renunció a la pretensión de ese derecho aquella medida perdió interés. En realidad, el juzgado, al prevenir la desacumulación no procedió correctamente, porque se está en presencia de una conexidad que hace absolutamente necesario tramitar ambas pretensiones en forma acumulada. Por su parte la actora no debió haber aceptado sin más la prevención que se le hizo. Así las cosas, no es posible declarar que fueran o no bienes gananciales y, consecuentemente, tampoco la nulidad de los traspasos. [1027-10]

NULIDAD DE TRASPASO DE BIENES GANANCIALES. FRAUDE DE LEY, ABUSO DEL DERECHO, CONTRA LA BUENA FE. Existen indicios claros y concordantes de que a pesar de la donación con reserva de usufructo que hiciera el demandado a sus hijos (codemandados) y los traspasos realizados por uno de ellos a una sociedad anónima (codemandada), los bienes siempre han estado bajo el control del demandado (propietario de 18 acciones de la sociedad y apoderado generalísimo sin límite de suma de la misma, lo que demuestra que tenía el poder real y no sus hijos). Por otro lado, la parte demandada alegó que los traspasos fueron realizados 4 años antes, durante la convivencia de la pareja, reproche formulado contra la sentencia de primera instancia que el tribunal denegó. Sin embargo, de la prueba testimonial deriva que hubo violencia doméstica en contra de la actora, desde mucho tiempo atrás, al menos desde aproximadamente seis años atrás. En este caso, si bien la testigo es hermana de la peticionaria, ese solo hecho no la descalifica respecto de su conocimiento de lo ocurrido entre los esposos, su declaración es clara y coherente, ubicada en tiempo y espacio, sin que el hecho de que las visitas a su hermana –actora- no fueran frecuentes, quizá por vivir a gran distancia, incluso en algún momento en otro país,  le  impidiera tener conocimiento por otros medios de lo que estaba viviendo esta última (se cita la sentencia n° 123-09). Y si alguna duda quedara al respecto, se demostró que el demandado, como apoderado generalísimo de la sociedad, estableció una demanda de desalojo contra la actora, de la casa donde vive con su menor hijo, pese a que la ganancialidad de dicho bien es discutida en este proceso. Para la Sala, si bien la normativa permite el libre traspaso de la propiedad y la posibilidad de crear sociedades mercantiles para aunar esfuerzos y recursos entre varias personas, en el caso concreto es evidente que estos instrumentos jurídicos fueron utilizados con fines que contradicen el derecho mismo, es decir, para burlar otras normas del ordenamiento jurídico que establecen la ganancialidad de los bienes adquiridos a título oneroso por los cónyuges durante el matrimonio. Se citan en este sentido los votos n° 322-97 reiterado en el 950-00; 035-09 citando a su vez el n° 606-08. Para esta Sala, si aún en caso de que no se solicite la nulidad de los traspasos de los bienes objeto de ganancialidad, debe otorgarse ese derecho levantando incluso el velo social, con mucha más razón en el caso que nos ocupa en que la actora lo solicitó expresamente. [324-11]

BIENES GANANCIALES. NO PROCEDE NULIDAD DE TRASPASO POR SIMULACIÓN. NEGOCIO DE VENTA ES VÁLIDO. GANANCIALIDAD DE DINERO RESULTANTE DESPUÉS DE REBAJAR LO CORRESPONDIENTE A LA VENTA Y GASTOS DE CANCELACIÓN DE HIPOTECAS. La Sala no estima que en este caso estemos en presencia de un traspaso simulado o fraudulento, con el claro propósito de hacer nugatorio el derecho a gananciales. Lo anterior, por cuanto no hay duda de que la venta existió, es decir, de que la codemandada en verdad compró la propiedad, como tampoco la hay, acerca de la existencia de tres deudas garantizadas con una hipoteca sobre el inmueble y que por una de las cuales se planteó un proceso ejecutivo hipotecario, razón por la cual existía la posibilidad de que se sacara el inmueble a remate. Ahora bien, tal y como quedó plasmado, la actora tenía pleno conocimiento de esa apremiante y acongojante situación. Por ello suscribió con su esposo un documento encargando diligenciar la venta a un tercero, al punto de que en la propiedad, por varios meses, se colocó un rótulo que anunciaba la venta. Lo anterior explica que el precio de la misma fuera inferior al valor asignado en el peritaje (el que dicho sea de paso se realizó más de dos años después de la venta que interesa). También se pudo constatar la solvencia económica de la adquirente, así como los movimientos que aparecen en su cuenta relacionados con sumas muy similares a las que debió desembolsar para pagar las hipotecas que tenía el inmueble y el saldo en descubierto al demandado. Además, se desprende que las tres deudas fueron en verdad pagadas. De esta manera, procede declarar el derecho a gananciales de la actora respecto de la cantidad de dinero que resulte de rebajarle al precio de la venta del inmueble (treinta y cinco millones), los gastos por la cancelación de las deudas garantizadas con las hipotecas; suma que se dejó el demandado y respecto de la cual, la actora tiene derecho de participar en el cincuenta por ciento. Su liquidación debe dejarse para la etapa de ejecución de sentencia. [462-11]

DERECHO A GANANCIALES ES DE NATURALEZA PERSONAL O DE VALOR. SISTEMA DE PARTICIPACIÓN DIFERIDA. CONTRATO SIMULADO DE TRASPASO DE ACCIÓN. Se cuenta con indicios de que operó un contrato simulado. Se constata que el traspaso de la acción de la sociedad, del codemandado a su madre, se realizó con la única intención de evitar que la actora reclamara los derechos gananciales sobre la misma. Si el título valor fue adquirido por el esposo durante el matrimonio a título oneroso, se presume ganancial. Por otro lado, antes de transmitir la acción, el matrimonio había sufrido tal crisis que llevó a los cónyuges a tramitar el divorcio por mutuo consentimiento, pero con la particularidad de que en ese acuerdo no se incluyeron como gananciales las acciones que poseía él en las sociedades; lo que obligó a la actora a tramitar un nuevo proceso judicial de inclusión de bienes gananciales, en el que se resolvió que dichas acciones tenían el carácter solicitado, excepto la que se menciona en el presente proceso pues había sido transferida a su madre durante la tramitación de aquel. [110-12]

BIENES GANANCIALES. NULIDAD DE TRASPASO DE BIENES. Se anula traspaso efectuado por esposo a empresa de familiar. Al momento de efectuar la compra del inmueble, el codemandado razonablemente podía advertir que se trataba de un bien respecto del cual la esposa del vendedor tenía algún derecho a gananciales y que la situación conflictiva existente entre las partes significaba un mecanismo por el que el vendedor, su sobrino, hacía nugatorio el derecho de la esposa, como efectivamente sucedió. Ese panorama otorga el fundamento a la determinación del tribunal de considerar que el traspaso se realizó en forma abusiva, con fraude de ley, por el claro conocimiento del detrimento causado al derecho ganancial de la actora concebido en el artículo 41 del Código de Familia; y por lo cual el ad quem confirmó la decisión de anular la venta impugnada, decisión con la que esta Sala coincide.  [027-13]

NO PROCEDE DECLARATORIA DE NULIDAD DE ESCRITURA SOBRE DONACIÓN DE INMUEBLE. EXISTE DERECHO AL 50% DEL VALOR DEL BIEN. No hay ningún elemento probatorio que acredite que el acto notarial, de traspaso del bien inmueble, se haya realizado de mala fe; es decir, de manera simulada para perjudicar a terceras personas. Por eso, lo resuelto en las instancias precedentes debe mantenerse en cuanto declaró la ganancialidad de la finca y, reconoció el derecho de la sucesión de la actora a participar en el cincuenta por ciento del valor (no del derecho real) que al momento de la donación realizada afectó ese bien. [594-13]

 


 

PARCELAS ASIGNADAS POR EL INSTITUTO DE DESARROLLO AGRARIO (IDA)

 

 

La designación de los beneficiarios se da mediante acuerdo de la Junta Directiva del Instituto de Desarrollo Agrario; y, una vez acordada la adjudicación de las parcelas, por venta, el Instituto expide a favor del ocupante un título de posesión provisional, en que constan sus derechos y sus obligaciones. Una vez transcurrido el período de prueba, señalado por el Instituto, el beneficiario tiene derecho a que se le otorgue el contrato de asignación de tierras, el cual reviste las formalidades de una venta, pero no es propiamente tal, pues está sujeto a una serie de limitaciones y de restricciones  (artículos 65, 66, 67 y 68 de esa Ley Nº 2825).  En síntesis, el beneficiario que se encuentra a prueba, no ejerce actos posesorios como dueño del inmueble, sino como simple adjudicatario, sometido a un proceso de demostración de sus capacidades, para poner en producción la correspondiente parcela. De lo expuesto se colige, que la tesis de la recurrente, carece de asidero jurídico, pues si bien es cierto que esa propiedad en litigio, le  fue adjudicada en 1986, al núcleo familiar compuesto por ella y su excónyuge, ello no significa que, en ese momento, se haya adquirido plenamente el bien, pues más bien a partir de ahí tenían que empezarse a cumplir las obligaciones tendientes a la concesión del título de propiedad; por lo que si, el actor, comenzó a convivir con la demandada desde 1987, cabe concluir que efectivamente existió esfuerzo común en la adquisición final de ese bien. [ 94 -02]

Alcances de la reforma al artículo 41 del Código de Familia. Aplicación en el tiempo. Se aplica el contenido de la norma vigente al momento en que sucedieron los hechos que sustentaron el divorcio, por lo que se resuelve que la actora al igual que su marido, por ser cónyuge culpable de adulterio, también pierde el derecho a gananciales. [ 165 -02]

El demandado ha sostenido durante el proceso e incluso en esta otra instancia que en realidad, la causa de la adquisición no fue la venta como se hizo constar en el documento público, sino, una donación, razón por la cual, su derecho a la nuda propiedad no puede considerarse bien ganancial; como a su criterio con error lo estimaron los jueces sentenciadores. Mas, para la Sala, el tema es de carácter formal. No se puede declarar una no ganancialidad, como se pretende en el recurso, con el argumento que el contrato en virtud del cual el accionado adquirió el derecho a la nuda propiedad, no es en realidad una venta como se hizo, sino, una donación. Una declaratoria en ese sentido implicaría declarar una simulación relativa, la cual no ha sido demandada expresamente, con intervención de todas las partes involucradas en el acto de que se trata, a saber, el accionado, su madre y su hermano. Aparte de lo anterior, desde el punto de vista de fondo, si como se dice en la contestación de la demanda, en la escritura pública se hizo constar una venta “... para evitar problemas en la valoración de los inmuebles, que por esa época estaba efectuando indiscriminadamente tributación directa”, es decir, para evadir consecuencias fiscales, es inaceptable desde el punto de vista, ético, moral y legal, apreciar un contenido diferente para los efectos que le puedan resultar favorables. En ese orden de ideas, debe quedar claro que, la declaración de una simulación relativa tiene implicaciones sobre el contenido del acto, motivo por el cual sólo es posible realizarla estando presentes todos los sujetos involucrados en la relación controvertida, los que como se dijo, se echan de menos como partes en este proceso. [ 260 -02]

En las instancias precedentes se declaró al actor como cónyuge culpable de la separación judicial. En el recurso únicamente reclama su derecho a participar en una casa adquirida por la demandada mientras estuvo vigente el matrimonio. Carece de ese derecho, porque cuando sucedieron los hechos que dieron lugar a la separación judicial, la norma vigente era el artículo 41 del Código de Familia derogado, conforme al cual, el cónyuge culpable pierde el derecho a gananciales. [331-02]

No es posible declarar, en este proceso abreviado de divorcio, la nulidad del traspaso del vehículo, como se solicita en el recurso, debido a que para ello resulta imprescindible que también figurase como demandada la señora..., actual propietaria del bien. Sin embargo, el hecho de que el vehículo en la actualidad figure inscrito a nombra de una tercera persona, en nada obsta para que se declare el derecho a gananciales que le asiste a la actora sobre dicho bien, dado que se trata de un derecho personal de valor y no de uno real de copropiedad, razón por la cual se puede ejecutar sobre cualquier otro bien que figure en el patrimonio del demandado, sin necesidad de reintegrar a éste el automotor en cuestión (sin perjuicio de que, si a bien lo tiene, la actora gestione lo concerniente a la nulidad del traspaso en la vía ordinaria). [451-02]

BIEN GANANCIAL. CUOTAS DE OBLIGACIÓN HIPOTECARIA. Se concluye sin lugar a dudas que, el pago de las cuotas de la obligación hipotecaria, efectuado durante la vigencia del matrimonio y hasta la separación de hecho, se hizo mediante el trabajo, esfuerzo y cooperación de ambos cónyuges. Debe partirse siempre que, salvo prueba en contrario, ambos cónyuges, se esfuerzan en la medida de sus posibilidades, por el mejoramiento de las condiciones de la familia. Por tal razón, el cumplimiento de la deuda contraída por el demandado, en el lapso descrito, debe ser considerado como ganancial, y computarse como un aumento patrimonial, respecto de lo aportado al momento de constituirse el matrimonio; no como una simple deuda. [473-02]

Nuestro sistema jurídico contempla un régimen de participación diferida en los bienes gananciales; conforme con el cual, cada uno de los cónyuges puede disponer libremente de los bienes que consten en su patrimonio –de los que tenía al contraer matrimonio y de los que por cualquier título adquiera durante la existencia del vínculo-. Es entonces al declararse disuelta o nula la unión matrimonial, al disponerse la separación judicial y al celebrarse, después de las nupcias, capitulaciones matrimoniales, cuando cada uno adquiere el derecho de participar en la mitad del valor neto de los bienes que, en ese carácter jurídico, sean constatados dentro del patrimonio del otro (artículos 40 y 41 del Código de Familia). [ 588-02]

En el caso concreto, realmente no se está en presencia de un contrato de asignación de tierras, como lo concluyó el Tribunal de Familia, sino que el bien fue adquirido por el cónyuge demandado mediante un proceso de titulación, cuya naturaleza y causa adquisitiva es distinta del otro contrato indicado. El proceso de titulación consiste precisamente en la adquisición del legítimo y formal título, y su base esencial es la posesión. En el caso concreto, el demandado no acreditó que la posesión hubiera comenzado a darse antes de contraer matrimonio con la actora; razón por la cual el bien debe considerarse ganancial. [588-02], [646-03]

Las inversiones dinerarias a nombre del demandado, son bienes gananciales, a pesar de que varios testigos indicaron que le entregaban dineros para invertirlos. [641-02]

El actor se mostró inconforme en cuanto se declaró la ganancialidad de la finca...; por cuanto, según lo indicó, para la fecha en que adquirió ese bien inmueble, ya estaba separado de su esposa. Por el contrario, no puede tenerse por demostrado, con el material probatorio que consta en los autos, que el actor y la demandada estuvieran separados de hecho en el momento en que el actor compró el inmueble. Bien pudo suceder que cuando lo compró la relación comenzara nuevamente a distanciarse, véase que la última tarjeta que consta en los autos es de abril de 1995, y resultó ser menos expresiva que las anteriores; más la compraventa se produjo varios meses antes, en noviembre de 1994. Por consiguiente, no puede tenerse debidamente por acreditada la separación de hecho que adujo el demandante y al no haberse probado tal separación, debe resolverse con base en la presunción prevista en el artículo 41 del Codigo de Familia. [145-03]

Los reparos de la reconventora son que la casa no ha de estar dentro del régimen de gananciales, no porque califique en alguno de los cinco incisos o supuestos de exclusión del artículo 41 del Código de Familia como bien no ganancial, sino porque, según afirma, ha quedado demostrado que la propiedad fue adquirida por un único esfuerzo, el suyo y que el actor nunca demostró que ayudara en otras cuestiones a la casa. No obstante, en sus escritos de contestación, contrademanda y réplica, no sólo reconoció el carácter ganancial del inmueble sino además una situación un tanto diferente, a propósito del esfuerzo común. O sea que el actor sí ayudaba con los gastos de la casa, solo que era muy poca la colaboración que él brindaba a la familia. Lo que es distinto a decir que no se hubiese demostrado su dicho de que ayudara en otras cuestiones de la casa. Ha de tenerse en cuenta, además, que por principio la confesión judicial es indivisible y que en distintas ocasiones y escritos ella manifestó, valiéndose precisamente de la confesional, que: “incluso sin haber transcurrido el año de separación de hecho el actor había vuelto en dos ocasiones, en diferentes años, a la casa de habitación y que estuvo viviendo en ella. Ocasiones esas en que el actor cortaba el jardín y bañaba el perro, entre otras cosas y que se trataba de actividades normales como cuando llevaba una relación de pareja con ella”. O cuando afirmó que: “el mismo actor con sus respuestas había demostrado que habían existido dos ocasiones en las cuales él mismo estuvo viviendo en la propiedad, realizando funciones propias de un esposo. Agregando que no había sido ella la que había contestado dichas preguntas sino el mismo actor quien con sus declaraciones había realizado plena prueba en su contra”. Con ello la reconventora reconoce que, aparte la cuestión de puro dinero, el actor sí realizaba en la casa funciones propias de un esposo. Ha de tenerse en cuenta que cuando se habla del esfuerzo mutuo con ello no quiere decirse que deban ser ambos cónyuges los que sufraguen todos y cada uno de los gastos necesarios para la adquisición de un bien determinado. Por ello, aunque no haya sido el actor el que gestionó la adquisición del inmueble o nunca haya colaborado con la amortización del préstamo, sí ha confesado el actor y reconocido la reconventora, que aunque poco, lo cierto es que él colaboraba en el hogar  encargándose de otras cosas. Cabe pensar que al menos eso aligeró en alguna manera las cargas de la reconventora, ayudándola a sobrellevar el peso de su propia deuda. Razones por las que se debe rechazar el citado reproche. [170-03]

Debe estimarse infundada, además, la crítica del impugnante a la decisión de las autoridades de instancia, de considerar ganancial al valor neto del inmueble sin inscribir –lote y casa- descrito en el plano catastro No....  En efecto, aunque la acusada contradicción entre los hechos probados es manifiesta, para la Sala ni el terreno es un bien subrogado ni la vivienda fue adquirida a título gratuito. [277-03]

En el caso concreto que se analiza, la posición del accionante es que los inmuebles citados no revisten el carácter de ganancial, con base en lo dispuesto en el inciso 3) del artículo 41 del Código de Familia; pues, precisamente, se trata de fincas derivadas de un inmueble que adquirió antes de contraer matrimonio. La representación de la parte accionada, por el contrario, plantea que el actor los adquirió  cuando estaba casado. Analizada las pruebas traídas a los autos está claro, que se trató de varias segregaciones de una misma finca, que no tenía carácter de ganancial y precisamente el inmueble..., cuya ganancialidad se reclama, también derivó de una segregación realizada por el actor en su finca número..., sea, aquélla surgida a la vida jurídica en razón de la localización efectiva de su derecho, sobre la que era propietario en una cuarta parte en la finca número..., que había adquirido antes del matrimonio. [293-03]

UNIÓN DE HECHO. NO SON BIENES GANANCIALES LOS ADQUIRIDOS POR MEDIO DEL IDA, SI LA POSESIÓN SE DIO ANTES DE LA UNIÓN. Los bienes fueron adquiridos cuando ya ambos convivientes estaban viviendo juntos y la causa de adquisición fue por compraventa, pero debe tomarse en cuenta que fueron adquiridos por medio del IDA. La condición esencial para poder optar por la titulación de tierras radica en el hecho mismo de la posesión. La accionada ejerció la posesión de dichos bienes y cumplió con los requisitos legales mucho antes de iniciar la unión de hecho con el actor. Si la posesión se concretiza antes de la unión de hecho, el bien pierde su carácter de ganancial. [911-06] 

UNIÓN DE HECHO. ES BIEN GANANCIAL CUANDO LA POSESIÓN SE CONCRETA DURANTE LA CONVIVENCIA. CASO DE “LEY DE TITULACIÓN DE TIERRAS UBICADAS EN RESERVAS NACIONALES”. El bien inmueble adquirido en 1999 entró a formar parte del haber patrimonial de la demandada, de conformidad con la “Ley de Titulación de tierras ubicadas en reservas nacionales”; por lo que al haber sido adquirido este inmueble cuando los convivientes ya tenían seis años de vivir en unión de hecho, el plazo de los cinco años de posesión que establece la ley, había transcurrido durante la unión, por lo que sí debe considerarse como bien ganancial. VOTO SALVADO. Resulta totalmente improcedente venir a cuestionar en este proceso, y muchos años después, una posesión declarada por las autoridades del IDA en el ejercicio de puntuales obligaciones legales a través de las cuales los funcionarios de esa institución, en ese momento y con base en la información recabada, concluyeron que los actos posesorios válidos para el otorgamiento del título de propiedad habían sido ejercidos por la demandada. Además la verdadera causa por la cual la actora obtuvo la titulación de esa propiedad, obedeció a que fue su padre quien le heredó la posesión ejercida sobre ese inmueble. [911-06] 

PARCELAS DEL INSTITUTO DE DESARROLLO AGRARIO COMO BIENES GANANCIALES. PARCELAS ADQUIRIDAS ANTES DE LA SEPARACIÓN DE LOS CÓNYUGES. Al momento de separación de los cónyuges ya los inmuebles habían ingresado al patrimonio de la demandada, pues el IDA había conferido el título de propiedad respecto de estos. Además, la prueba no permite concluir sobre la inexistencia de colaboración mutua entre los cónyuges para su adquisición. Cabe aclarar que no se pueden incluir mejoras que se hayan introducido con posterioridad a la separación de las partes. Caso de divorcio por adulterio  de la demandada. [275-10]